Piden vecinos atender necesidades de la colonia Heladio Ramírez
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Piden vecinos atender necesidades de la colonia Heladio Ramírez

Por las noches solo se escuchan gritos y el ruido de los vehículos, principalmente motocicletas, pero pocos se atreven a salir de sus viviendas por temor a ser víctimas de la delincuencia

Piden vecinos atender necesidades de la colonia Heladio Ramírez | El Imparcial de Oaxaca
Las lluvias provocan la erosión de los ya atropellados caminos.

Desde su asentamiento, hace 30 años, la colonia Heladio Ramírez López no solo ha crecido en el número de habitantes, también ha crecido la inseguridad y la falta de alumbrado público en la mayoría de las calles.

En esta colonia hay una gran cantidad de viviendas de concreto, sin embargo, todavía hay estructuras de lámina, instaladas en terrenos irregulares, con riesgo de deslaves o hundimientos.

Algunos coinciden en los avances que la colonia ha tenido y que la alejan poco a poco de una zona marginada. “A veces las autoridades ya no nos quieren dar apoyos porque dicen que ya no estamos como estábamos antes, pero hay muchas familias que todavía están en la pobreza”.

La presidenta del comité comunitario de la Colonia Heladio, Felipa Ruiz, aseguró que la mayoría de viviendas cuenta con los servicios de agua potable, electrificación y drenaje, pero algunas calles aún carecen de estos beneficios, que se han solicitado a las respectivas autoridades, sin respuesta alguna.

De acuerdo al último registro de las autoridades municipales de Oaxaca de Juárez, la colonia carecía hasta el año 2010 de agua potable, pavimentación y muros de contención. No hay datos estadísticos actualizados que qué avances ha tenido la zona, ocho años después.

Los primeros pobladores de la colonia realizando tequio.

Recuerdan los inicios
Felipa Ruiz, quien formó parte de los fundadores de la Colonia, recordó que hace 30 años, en 1988, un grupo de personas pidió el apoyo del entonces gobernador Heladio Ramírez López, para poder instalarse en esa zona. Fue así, que en agradecimiento, la colonia tomó el nombre del exmandatario.

Las primeras casas, según los primeros pobladores, fueron hechas de lámina y madera. Con el tiempo, cuando los hijos crecieron o migraron a Estados Unidos, las endebles viviendas fueron reemplazadas por construcciones de cemento.

El entonces gobernador les apoyó en la distribución del agua potable, así como en la electrificación, al trabajo de Ramírez López le dieron continuidad los exmandatarios Diódoro Carrasco Altamirano y José Murat. Éste último ayudó en la construcción de la primaria Educación y el jardín de niños Gabilondo Soler, además de la telesecundaria y la pavimentación de la Avenida que lleva su nombre.

El gobernador José Murat inauguró obras de pavimentación en la colonia Heladio Ramírez.

En otros rubros hay más rezago, el centro de salud más cercano, para los miles de habitantes de esta zona, se ubica en la Colonia Lomas de San Jacinto, con dos núcleos básicos, según las autoridades de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), ahí les corresponde ser atendidos porque forman parte de la jurisdicción.

La presidenta del Comité resaltó que los habitantes solo son apoyados cuando se insiste en las gestiones; por éstas, dijo, se ha logrado también el techado de canchas y la escritura de la mayoría de los predios.

 

 

Muchas viviendas aún son de lámina, madera y otros materiales frágiles.

Ahora sin apoyos
Durante la administración del exgobernador Ulises Ruiz Ortiz, la colonia fue presa de la inseguridad. Con el conflicto de 2006, de acuerdo a las habitantes, surgió un grupo de “cholos” que empezó a colocar barricadas y a cometer una serie de robos, asaltos e incluso violaciones.

“Ellos deshicieron parte de lo que habíamos logrado como colonia. Destruyeron algunos tubos de drenaje y dañaron algunas calles”, expuso una de las vecinas que prefirió omitir su nombre.

Con el inicio de gestión del exgobernador Gabino Cué Monteagudo, la situación no mejoró: la inseguridad fue en incremento y no hubo algún apoyo de esa administración.

Los habitantes recuerdan que solo con el entonces presidente municipal, Javier Villacaña Jiménez, se reparó el drenaje y se apoyó en el alumbrado de algunas calles. Con el actual edil, José Antonio Hernández Fraguas, se pavimentó una calle y un andador.

Para evitar el deslave, vecinos han colocado costales de arena.

En la incertidumbre
El tránsito por esta colonia tiene que realizarse con precaución. Varios ciudadanos refieren la presencia “cholos”, mismos que provocan actos vandálicos desde temprana hora del día, la situación se agudiza desde el momento en que empieza a oscurecer. En esta colonia, se estima que hay al menos mil 500 habitantes.

“Aquí tenemos muchos asaltos y robos. Aquí no respetan si eres hombre o mujer, te clavan el cuchillo para robarte y muchas jovencitas están en constante peligro, sobre todo cuando caminan de noche y solas”, expresa una mujer de avanzada edad.
Varios de los habitantes coinciden en que la inseguridad y el alumbrado es lo que más les preocupa; incluso de noche pocos se atreven a salir por la presencia de cholos que ahuyentan hasta la policía.

“Aquí no llega la policía, y si llega les apedrean la patrulla. Si estuviéramos en peligro y llamamos a los policías, seguro llegan cuando ya nos dieron un balazo”, expresa otra mujer que prefirió omitir su nombre.

Con el inicio de la administración de Alejandro Murat Hinojosa, señalaron los habitantes, no se ha visto el apoyo que en su momento se tuvo con su padre, el exmandatario José Murat.

“A este muchacho parece que no le interesamos; apenas sabemos de él”, expuso otro de los vecinos.
En esta colonia, la presidenta del Comité comunitario aseguró que las principales necesidades el alumbrado público y la seguridad, aunque, recordaron, en algunas zonas todavía se requiere de pavimentación.
Incluso, en algunas calles, mujeres de la tercera edad tienen que bajar con cuidado por empinadas laderas, para poder llegar a sus hogares.

La falta de calles pavimentadas provoca que los vecinos tengan que caminar por atropelladas veredas.

Las principales calles y avenidas cuentan con pavimentación, pero no aquellas que están en la punta de los cerros o en las zonas donde varios se instalaron sin autorización de las autoridades. Quienes habitan en las laderas están en constante peligro ante posibles deslaves ocasionados por lluvias o fenómenos naturales como sismos.

A menos de un mes de iniciar la nueva administración municipal de Oaxaca de Juárez, encabezada por Oswaldo García Jarquín, los habitantes de esta colonia se mantienen en la incertidumbre porque “ni siquiera hizo campaña ni recorrió” la zona para conocer sus principales necesidades.

“No sabemos si nos irá mejor o nos irá peor. Esperamos que el nuevo presidente municipal no nos deje en el desamparo y atienda el problema de inseguridad que tenemos”, insistieron.

Mujeres y hombres coincidieron en que no conocen a quienes serán sus nuevas autoridades, tanto en el ayuntamiento capitalino como en la Cámara local de diputados.

 

Así lucía la Colonia Heladio en sus inicios.

Sin módulo de policías
En esta colonia no hay módulo de policías. Pequeños comerciantes aseguraron que no hay elementos de seguridad porque los han corrido a pedradas.

“Estoy de acuerdo en que urgen policías y el alumbrado, pero a los delincuentes les conviene que no haya porque así operan con más tranquilidad. Desde hace muchos años hemos pedido un módulo de policías, porque teníamos uno en la época de José Murat, pero se quitó precisamente cuando él se fue”.

En el crucero de la colonia, a un costado de la cancha y la telesecundaria, operan algunas bandas delincuenciales que piden cuota a los conductores para poder pasar. “Si no les das te tiran piedras”.

Para autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO), la colonia Heladio Ramírez es considerada foco rojo por su alta incidencia delictiva, otras demarcaciones que son consideradas como foco rojo son: Santa Cruz Xoxocotlán, San Martín Mexicápam y San Juanito.

Para el titular de la Comisión de Seguridad Pública y Vialidad del ayuntamiento capitalino, Jorge Alberto Guillén Alcalá, esta colonia es considerada una zona conflictiva por la existencia de grupos de “cholos”, donde las agresiones son constantes.
El jefe policiaco señaló que es un problema de estructura de la misma colonia, donde no hay una convivencia sana. Y aunque reconoció que en varias ocasiones han sido agredidos en la zona, afirmó que sí se realizan rondines y se acude a los llamados en caso de robos o retención de ladrones.

Mejoran condiciones por migración
Varias mujeres aseguraron que las mejoras en sus viviendas son gracias al dinero que envían los familiares desde Estados Unidos.

“En esta colonia la mayoría somos mujeres. Muchos migran hacia el norte y nos envían dinero, no muchos tenemos estudios; las mujeres aquí son amas de casa, venden tortillas o hacen la limpieza en otras casas, mientras, la mayoría de los hombres son albañiles, pero pocos son profesionistas”.

Con la llegada de la luz eléctrica la vida de las personas cambió.

De acuerdo a registros estatales, se estima que en esta colonia habitan mil 500 personas, de las cuales, 838 son mujeres y el resto hombres. Del total de viviendas, se contabilizaron al menos 438. Muchas son habitadas hasta por nueve personas por vivienda.

En un recorrido por algunas calles de esta Colonia, un gran número de habitantes se dijo temeroso de la inseguridad. “Por las noches solo escuchamos cosas y el sonido de motos de un lugar a otro, pero a muchos nos da miedo salir”, expusieron.