Reaparecen baches en obras "concluidas" de Oaxaca |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Reaparecen baches en obras “concluidas” de Oaxaca

Los encharcamientos provocan tránsito vehicular lento.

Reaparecen baches  en obras “concluidas” de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

A unos días de haber concluido las obras bajo algunos puentes, la inconformidad se hizo presente ayer en decenas de automovilistas, por los encharcamientos que volvieron a aparecer en el Bicentenario y a un costado del Instituto Tecnológico de Oaxaca (ITO).

La reconstrucción de la infraestructura vial en ambas zonas sólo aligeró el paso de las unidades por algunos días, pero complicó la circulación por los encharcamientos que obligan a pasar a vuelta de rueda.

Bajo el puente ubicado a unos metros del Tecnológico de Oaxaca, los conductores deben disminuir su velocidad por la grava que no está compactada y genera desconfianza entre los mismos automovilistas.

Esta situación provoca que la circulación vial se vuelva lenta, sobre todo cuando se presentan las lluvias y al mismo tiempo los encharcamientos.
Bajo el Puente Bicentenario, decenas de vehículos optan por circular a un costado cuando observan un gran volumen de agua acumulada, que sólo permite el paso de unidades grandes o de carga pesada.

Algunos conductores mostraron su molestia por esta situación, al recordar que hace apenas unas semanas se cerró este paso por los trabajos de reconstrucción, donde sólo se advirtió un menor número de baches.

“Yo paso diariamente por este lugar y no vi gran mejora. Se sigue inundando bajo el puente y más adelante se sienten todavía algunos baches”, señaló uno de los automovilistas que tuvo que pasar a un costado.

En la zona del Puente IV Centenario, donde no se han realizado obras de reconstrucción, el escenario se complica aún más, porque los automovilistas no sólo se enfrentan a grandes hoyancos, sino también a los encharcamientos que cubren los baches y generan peligros a los conductores.

En el lugar, a cambio de algunas monedas, se observan algunos hombres que descalzos pasan entre el lodazal y orientan a los conductores para evitar que estos caigan en algunos de los grandes baches.

 

 

Relacionadas: