Jardín Labastida, galería a cielo abierto |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Especiales

Jardín Labastida, galería a cielo abierto

El arte suma y sana el tejido social, así lo dijeron artistas que exponen sus obras en uno de los más bellos espacios de la capital oaxaqueña

  • Jardín Labastida, galería a cielo abierto
  • Jardín Labastida, galería a cielo abierto
  • Jardín Labastida, galería a cielo abierto
  • Jardín Labastida, galería a cielo abierto
  • Jardín Labastida, galería a cielo abierto
  • Jardín Labastida, galería a cielo abierto
  • Jardín Labastida, galería a cielo abierto

Luego del abandono en que se encontraba el Jardín Antonia Labastida, pintores oaxaqueños reviven la esencia de Oaxaca a través de sus obras de arte en este espacio emblemático ubicado en el Centro Histórico de Oaxaca.

De acuerdo a los datos históricos de la ciudad de Oaxaca, el Jardín Antonia Labastida, ubicado entre las calles de Mariano Abasolo y el Andador Turístico Macedonio Alcalá, fue inaugurado en los años 80, se le bautizó con este nombre a la Sra. Antonia Labastida, que durante largos años se distinguió por su valor, talento y patriotismo por la sociedad.

El Jardín del Arte

Pintores oaxaqueños que crecieron profesionalmente en este espacio como Raúl Armenta, recuerdan que lo adornaron con las pinturas que elaboraban, entre los años 1987 y 1991.

Con la llegada de turistas nacionales e internacionales, este espacio fue bautizado por los visitantes como el Jardín del Arte Antonia Labastida, donde se sumaron otros grandes de la pintura como Navarrete, Virgilio Gómez, el mismo Raúl Armenta, entre otros.

En busca de un espacio

En 2010, el Gobierno del Estado de Oaxaca realizó un proyecto de remodelación de espacios públicos en el Centro Histórico, por lo que los pintores se vieron obligados a dejar el jardín y por muchos años deambularon para encontrar un nuevo espacio.

“Desde de ese año anduvimos penando por muchos lugares, pasamos por el Parque Carvajal, Jardín Morelos y muchos lugares más para poder exponer nuestro trabajo, hasta que el compañero Markoa nos apoyó para regresar a este lugar, donde nunca debimos de haber sido desplazados”, señaló Raúl Armenta.

El rescate

Con el paso de los años, el jardín fue invadido por comerciantes ambulantes y se convirtió en un foco rojo por la inseguridad que imperaba en la zona, provocada por el narcomenudeo, prostitución y personas alcohólicas que se congregaban.

Desde hace dos meses, el artista plástico Markoa Vásquez, reunió a un grupo de 50 artistas para volver a exponer sus obras de arte en este lugar simbólico del Centro Histórico, donde ahora presentan al mundo la esencia artística de Oaxaca.

“La finalidad es rescatar un espacio público que se había vuelto un foco rojo de narcomenudeo, alcoholismo y prostitución, porque estamos convencidos que el arte es curativo y preventivo contra el crimen”, expuso Markoa.

Explicó que actualmente participan en su rescate escultores, grabadores y pintores que utilizan diversas técnicas como óleo, acuarela, acrílico y otras variedades. “Cambiamos la imagen de este jardín para que los visitantes nacionales e internacionales se lleven una buena imagen de nuestra ciudad”.

“Estamos a una cuadra del templo de Santo Domingo de Guzmán donde lamentablemente ha sido invadido de indigentes, alcohólicos agudos del escuadrón de la muerte y por personas fumando mariguana, entonces creemos que el arte es muy noble, es la prueba tangible de la evolución del hombre, es la sensación más pura del alma que no se puede corromper”.

 

El arte suma

“Estamos convencidos que solamente sumando podemos hacer un cambio en Oaxaca, Oaxaca necesita de todos y hoy tenemos que sumar y no podemos dejarle toda la responsabilidad a nuestras autoridades”, detalló el artista plástico.

Dijo que mediante sus obras de arte, pretenden ser parte del futuro “por eso estamos trabajando en el presente, queremos aportar para restructurar el tejido social que actualmente está descompuesto”.

Destacó que aunado al embellecimiento que provoca la exposición de las obras, también se genera una gran derrama económica para este sector “y se queda en Oaxaca. Desde hace un tiempo las grandes galerías que se ubican en el centro han sido elitistas y ya no le daban la oportunidad a los pintores de ofrecer y exponer sus obras de arte”.

“El Jardín del Arte es una galería a cielo abierto donde se reciben todos los artistas de todas las índole, están los artistas como el maestro Abel, Gregorio, el maestro Tavo que es egresado de Bellas Artes, Antonio Mejía, el maestro Luis Valencia que en su momento fue becado por la Universidad de Pensilvania, es uno de los mejores ceramistas que tiene Oaxaca, el maestro Claudio Ojeda, Manuel Orozco, Raúl Armenta, Francisco Méndez, Héctor Pablo, Pedro, además de jóvenes que comienzan a ser las nuevas generaciones de los pintores oaxaqueños”.

Markoa Vásquez refirió que es viable exponer en este lugar “porque contribuimos a limpiar y a ahuyentar la delincuencia de esta zona, porque antes se presentaban asaltos, ya hemos tenido acercamientos con el municipio, el presidente municipal José Antonio Fraguas nos ha mostrado su apoyo para seguir promoviendo el arte, el proyecto del Jardín del Arte es para servir a la comunidad, no pretendemos que se concesione, sino que siga siendo un espacio público”, mencionó.

 

Grandes artistas

Entre los grandes artistas que se pueden encontrar en la exposición a cielo abierto, se encuentra el ceramista y pintor escultor Luis Valencia Mendoza, originario de San Antonio Castillo Velasco.

Su trayectoria se basa en una historia de mucho esfuerzo, nació como pintor a lado del reconocido pintor oaxaqueño Rodolfo Morales en Ocotlán. “En el taller del maestro conocí a una persona que me ayudó a estudiar en la Universidad de Comunicales de Pensilvania”.

“De origen Israelí, le gustó mucho mi trabajo y me ofreció ir a trabajar y estudiar en Estados Unidos, cuando ya contaba con su apoyo económico enfrenté muchas coas para poder llegar allá, cuando fui a la embajada se me negó muchas veces la Visa, me desanimé porque lo veía algo imposible pero gracias a que él habló con las autoridades, al final me la dieron”.

Explicó que en el extranjero conoció a muchas personas que valoran las obras de arte que elaboran las manos mágicas de los pintores oaxaqueños. “También me dieron una beca para irme a la Academia Leonardo Da Vinci en Roma, Italia, fui avanzando más y entré a las exposiciones internacionales”.

Recordó que sus ´primeros trabajos se basó en los mitos y leyendas que le contaba su abuelo, relacionadas con la época prehispánica, “de eso hacía mis trabajos, así fue como fui avanzando en el arte, donde me conocen como el pintor erótico, aunque ahora ya he cambiado mi estilo”, señaló.

Claudio Ojeda Morales, es otro de los grandes escultores que se encuentra en el jardín, hijo de los pioneros en la elaboración de los Alebrijes en Arrazola, Xoxocotlán, quien también ha sido reconocido a nivel internacional, incluso en la edición 2018 del Libro del Museo de Soumaya, uno de los más emblemáticos en dar a conocer los mejores artistas de México.

Otra de las actividades que promueven los pintores son los talleres gratuitos de pintura que se llevan a cabo en los días domingo, esto con la finalidad de inculcar la esencia de Oaxaca a las futuras generaciones.