Electores no dieron un cheque en blanco el 1 de julio: Merino |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

La Capital

Electores no dieron un cheque en blanco el 1 de julio: Merino

Considera el politólogo necesario fortalecer sistema nacional anticorrupción y no bajar la guardia

Electores no dieron un cheque en blanco el 1 de julio: Merino | El Imparcial de Oaxaca

Mauricio Merino Huerta, integrante del Programa Interdisciplinario de Rendición de Cuentas (PIRC), afirmó que la votación recibida por Andrés Manuel López Obrador el primero de julio, no es un cheque en blanco.

En el marco de la firma de convenio de colaboración entre el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), y el Instituto de Acceso a la Información Pública de Oaxaca (IAIPO), rechazó que el futuro presidente, Andrés Manuel López Obrador, destruya lo construido en el Sistema Nacional Anticorrupción.

Junto con el comisionado del IAIPO, Francisco Álvarez Figueroa, Merino Huerta aseguró que el presidente electo se va a oponer a los nombramientos a modo.

Acompañado también de Jaime Hernández Colorado, quien forma parte de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid), el famoso politólogo ofreció la conferencia ‘El combate a la corrupción y la política nacional anticorrupción’.

Externó que el país pasa por un momento crucial de su historia, dado que los resultados de la elección del domingo pasado modificaron dramáticamente el mapa político del país y una nueva clase política va a arribar a los espacios públicos.

Sin embargo, admitió que entre la ciudadanía hay una sensación de esperanza e incertidumbre, porque el sistema político mexicano cambiará, luego de que el viejo sistema hizo crisis.

Afirmó que la corrupción y la violencia son dos cosas que duelen en el alma de los ciudadanos, aunado a la impotencia por la situación que se vive en el país, “hay un techo de cristal en la sociedad”.

Ante el lleno total en el auditorio del Archivo General del Estado, el profesor e investigador del CIDE opinó que México necesita una fontanería democrática y dar esa sensación de alivio que tanto se necesita en el país.

Explicó que ahora, tras los resultados del primero de julio, se esperan reformas de mucho calado para combatir lo que generó el desencanto ciudadano, dado que la gran mayoría de electores otorgaron un mandato “y no podemos ser ni ciegos ni sordos”.

Detalló que México es un país de instituciones y tradiciones y no se puede ir al futuro de espaldas, dejar de ver los dolores y ver hacia adelante, debido a que una cosa es la distribución democrática del poder en las urnas y otra el ejercicio democrático del poder conferido.

Dijo que la ciudadanía dio una cátedra de voluntad democrática, “lo público no puede ser excluyente, nadie puede decidir por sí mismo lo que va a pasar con todos”.

Para el investigador no se debe renunciar a la transparencia, al combate de la corrupción y consolidación de las instituciones, esto para la consolidación de un régimen democrático.

Consideró vital abrir la información y garantizar el acceso pleno a los ciudadanos y combatir la corrupción en todos los rincones del país, no rendirse en la batalla de vigilancia en el ejercicio del servicio público cotidiano.

“Una vez distribuido el poder por vías democráticas y la lección de México, lo que sigue es mantener vigente el espíritu democrático, aunado a que no podemos bajar la guardia ni renunciar al combate a la corrupción y rendición de cuentas”, reiteró.

Dijo que la corrupción es una forma de captura de lo público y se corrompe lo público cuando se vuelve privado, hay quienes se resisten a la transparencia, sumado a que el gobierno actual se resiste a aceptar que la captura es corrupción.

A pesar del caudal de votos, agregó, nadie tiene derecho a apoderarse de lo público y aprender a exigir nuestros derechos, terminar con las castas y cerrar la fragmentación absurda que nos tiene sumidos como país.

Difirió con los dichos de López Obrador, en el sentido que las escaleras se barren de arriba hacia abajo, toda vez que para barrerlas primero se deben construir, porque no hay en el país y para poder tener acceso a la información, primero hay que tenerla.

“En México no hay un sistema de archivos, el país padece de alzheimer administrativo, no hay memoria de México, por lo que se debe construir un sistema de archivos, se ha perdido todo, cuando vengan los historiadores no van a encontrar nada pues no se ha podido concretar la armonización contable”, apuntó.