Pobreza detona consumo de drogas en Oaxaca |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Especiales

Pobreza detona consumo de drogas en Oaxaca

Jóvenes con problemas económicos y que padecen desintegración familiar son más propensos a consumir sustancias ilegales

Pobreza detona consumo de drogas en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
12

años, edad en que comienza el consumo de drogas

45.7

millones de pesos se han destinado para combatir las adicciones

75

municipios han sido atendidos por el consumo de las drogas

Para la Comisión Nacional contra las Adicciones, el consumo y el abuso de drogas en los últimos años se ha ubicado en el contexto nacional como uno de los problemas de salud pública de mayor relevancia, debido a las consecuencias sanitarias y sociales que experimentan quienes las consumen.

Las autoridades encargadas de prevenir que los niños y jóvenes se involucren en el consumo de sustancias, han identificado que en Oaxaca los principales factores que conllevan a este sector de la población a refugiarse en las drogas, alcohol y tabaco son la desigualdad social y la desintegración familiar.

Atienden municipios, escuelas y polígonos

Desde 2010, la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación (Segob), atiende diversos polígonos en Oaxaca de Juárez, Tuxtepec, Santa Lucía del Camino y San Jacinto Amilpas considerados como focos rojos en el consumo de drogas y con alta incidencia delictiva.

En este ámbito, cada año la federación destina alrededor de 45.7 millones de pesos para prevenir la delincuencia, a través del Programa Nacional de Prevención del Delito (Pronapred), mediante el cual de establecen actividades como la convivencia y seguridad y el fortalecimiento de las capacidades institucionales para la seguridad pública.

Además se implementaron medidas que ayudan a disminuir los factores de riesgo para que niñas y niños no vivan situaciones de violencia y delincuencia. Se han organizado eventos culturales que involucren contenidos de prevención social.

Esta estrategia ha sido replicada por las autoridades estatales a través de la Dirección General de Prevención del Delito de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), quienes también enfocan su atención en la fase de prevención del delito.

En su momento, el director General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana, Héctor Quiroz, expuso que las actividades que llevan a cabo en las diferentes regiones de la entidad, están enfocadas a crear una red de participación ciudadana, que debe promover valores y formas de conducta adecuadas para el desarrollo de una sociedad libre de violencia y de actos ilícitos.

Hasta el 2017, La SSP atendió a más de 75 municipios mediante redes estatales de Unidades Municipales de Prevención del Delito, visitando instituciones educativas de todos los niveles.

Prolifera consumo de alcohol en la ZMO

Las autoridades municipales de la Zona Metropolitana de Oaxaca (ZMO), han identificado que los jóvenes que se refugian en la drogadicción, comienzan con el consumo de alcohol a corta edad.

Algunas instancias municipales de prevención del delito, como el de Oaxaca de Juárez cuentan con diferentes áreas para atender a la población, desde psicólogos, trabajadores sociales y abogados.

“Hemos detectado que las condiciones que generan inseguridad en las colonias, es el tema de las adicciones, es lo que da pie a que los jóvenes en lugar de hacer deporte, trabajar o estudiar se dediquen a actividades ilícitas”, señaló Jorge Alberto Guillén Alcalá, comisionado de Seguridad Pública y Vialidad del ayuntamiento de Oaxaca de Juárez.

De acuerdo a los reportes con que cuenta la autoridad, los jóvenes inician a una corta edad consumiendo bebidas embriagantes y posteriormente cuando experimentan problemas familiares o económicos, se refugian en otras drogas.

“Hay un exagerado consumo de alcohol entre los niños y jóvenes, especialmente de mezcal porque es una idiosincrasia del oaxaqueño, consumir mezcal en las fiestas, después empiezan con la mariguana hasta llegar a drogas más duras como es la cocaína, heroína y las pastillas como éxtasis o de otros compuestos que se fabrican en laboratorios”.

El comisionado de Seguridad Pública dijo que los especialistas que atienden a los pacientes, se han percatado que uno de los principales factores de este fenómeno que enfrentan los ciudadanos, es generado por la situación económica de Oaxaca. “La situación social está delicada y el tejido social esta resquebrajado, por eso tenemos que ir a las escuelas, a las colonias y en todos los lugares donde se nos permita hacerlo para tratar de reinsertar a los jóvenes en la vida productiva”.

El mando policiaco explicó que el consumo de las drogas generar grandes repercusiones en la sociedad, desde la salud de los consumidores hasta el aumento de la delincuencia. “Muchos buscan la manera de conseguir las drogas y si no trabajan se les hace fácil robar, asaltar o cristalear autos, nosotros los podemos subir a las patrullas, el problema es que quien nos ayuda a atender a todos estos jóvenes”.

Por ello, consideró que es necesaria la colaboración de otras instancias como el DIF, Instituto de Integración Juvenil y todas las asociaciones que han enfocado su esfuerzo para prevenir el consumo de las drogas.

“Lo que debemos de permear en las agencias es que los jóvenes deben dedicarse a actividades productivas, a la escuela, hacer ejercicio o enfocarlos al empleo, debe haber responsabilidad entre padres, colegios y la autoridad de los tres niveles de gobierno e implementar otros planes estratégicos”, detalló Guillén Alcalá.

Alertó que desafortunadamente, el rango de edad de los jóvenes que se involucran en las adicciones ha disminuido, mientras en años anteriores empezaban de 14 a 15 años de edad, en los últimos años se ha detectado que algunos inician incluso desde los 12 años.

“Cuando llegan a los 17 y 18 años, nos hemos encontrado con situaciones tristes en que ya no se puede hacer nada, lo que los impulsa a refugiarse (en las drogas) son los conflictos familiares como la separación de los padres, el desempleo y la falta de oportunidades”, retiró el comisionado.

Repercusiones

Guadalupe Ponciano Rodríguez, especialista en adicciones de la Facultad de Química de la UNAM, los cambios que se generan en el cerebro de los consumidores de drogas son irreversibles y esos daños pueden incluir afectaciones en el control, la memoria y otras funciones. Cuando se consumen por tiempos prolongados, pueden modificar la estructura y funciones del cerebro, lo cual deriva en una adicción.

Frente a esta situación, recomienda que evitar el consumo es la mejor forma de prevención, dado que una persona que sufre de una adicción no se puede curar, sino sólo controlar su consumo hasta la abstinencia.

 

 

Relacionadas: