Urge arzobispo de Oaxaca, frenar corrupción | La Capital
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

La Capital

Urge arzobispo de Oaxaca, frenar corrupción

Llama José Luis Chávez Botello a trabajar por un Oaxaca fuerte

Urge arzobispo de Oaxaca, frenar corrupción | El Imparcial de Oaxaca

Al llamar a reestructurar a la sociedad con personas honestas que respeten las leyes, el arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera, José Luis Chávez Botello, urgió trabajar por una sociedad y un estado fuerte.

Para el purpurado, el tomar conciencia para detener la ola de corrupción y violencia que envenena que destruye a todos los sectores es un paso elemental para cambiar.

Dentro de esta reorganización, consideró que deben participar personas capaces, honestas, basadas en los valores, pues sólo así se dará solución a los diversos conflictos como el del sector salud que está afectando a la sociedad.

“Que cada sector haga lo que le toque hacer. En el área de procuración de justicia, no es pisoteando las leyes, no interpretándolas de manera egoista ni manipulándolas como se deben de ver las cosas”, dijo.

Para el prelado, es importante volver al fondo de los conflictos, y preguntarse ¿qué hace falta?; cuestionarse por qué no mejoramos a nivel de sociedad, no en lo personal.

En el mensaje dominical, conminó a reconstruir los cimientos y estructuras sociales, después de que la inercia destructora de la corrupción y la violencia crece y se agrava dañando a terceros.“Cuando se posicionan tanto la corrupción como la impunidad y la violencia, perdemos todos”, afirmó.

Ante las constantes afectaciones sociales, no bastan parches, “Oaxaca requiere con urgencia una reconstrucción de sus cimientos y estructuras, así como diseñar pronto una solución incluyente que toque a fondo la educación, la economía, en la política y desarrollo social”.

Chávez Botello pidió corregir los errores del pasado que han llevado a la pobreza extendida, al bajo nivel de educación, a la carencia de principios sólidos que se han generado por la corrupción.

Otro conflicto que observó es el desconocimiento de valores elementales de civismo al no distinguir al Estado del Gobierno, a la sociedad de sus instituciones que la sostienen y la alimentan.

Urgió definir el campo y competencia de cada una de ellas, pues desconocerlo propicia que sectores políticos y autoridades se atribuyan ser el Estado y grupos y organizaciones no gubernamentales se atribuyan ser la voz y representar la sociedad, sin tener interés ni capacidad para solucionar los problemas, sólo se palpa interés de lucrar.

Chávez Botello observó una tarea importante en los docentes, en los políticos, en las organizaciones no gubernamentales, quienes deberán cumplir con su deber, de ocupar su lugar, ayudando a la ciudadanía.

Y a la población pidió hacer el compromiso de no dañar al otro, de aprender a participar constructivamente.

Relacionadas: