Quantcast

Istmo

Tuberías obsoletas principal causa de fugas y escasez

Reconocen que la mayoría de las tuberías presentan un 70 por ciento de corrosión por lo que hay un sinfín de fugas
por Agustín Santiago

Salina Cruz.- La Comisión Estatal del Agua (CEA) reconoció el pésimo estado en que se encuentran las tuberías que transportan agua a los porteños y que ha originado una serie de fugas en lo que va de este año.

Tras realizar un análisis y en base a los resultados que arrojó, se determinó que el 90 por ciento de las líneas que transportan el agua potable, están a punto del colapso, afirman ingenieros especialistas en la materia que ya cumplieron con su utilidad al tener más de 70 años.

Aunado a la anterior problemática, el gobierno y la Comisión Estatal, están buscando mediante un plan, diseñar una estrategia para poder cambiar a la menor brevedad las líneas y así evitar que miles de hogares sufran la escasez de agua que los ha golpeado en los últimos meses.

Y es que Salina Cruz, por estar considerado dentro de las Zonas Económicas Especiales, requiere de líneas más modernas, pero para ello se requiere más de 50 millones de pesos para poder reestructurar las líneas y así estén en funciones, sin que presenten una sólo avería.

Apenas este martes, el personal técnico del Sistema de Agua Potable (SAP) detectó una fuga frente a la Cruz Roja en una línea de 20 pulgadas que generó la suspensión momentánea del suministro de agua, por ser una tubería general.

Esta línea, al momento de extraerla para su reparación, estaba carcomida, dañada y completamente cubierta de sarro, en donde el personal técnico explicó que tiene entre 20 y 30 años de utilidad.

Por más de dos días, se prolongó la reparación, debido al grado de dificultad que presentaba y por el lugar en que se encontraba ubicada la tubería dañada.

De hecho, el responsable de la administración del agua, Javier Ruiz Morales, destacó que en menos de una semana se han presentado tres enormes fugas, las cuales destaca que se ubica en los límites de San Antonio Monterrey, Jesús Rasgado y otra más el tanque de almacenamiento principal.

De esos tres desperfectos, ha tenido un costo económico importante, recurso que en ocasiones no cuenta esa dependencia y genera retrasos importantes que se refleja en la nula distribución del agua.

Ruiz, aceptó que las tuberías de manera general están obsoletas y que requieren un cambio a la menor brevedad posible, para seguir padeciendo de constantes fugas, porque la mayoría ya está corroída por la utilidad que tiene.

Pero aún así con esas fallas, subrayó que no han bajado la guardia y continúan trabajando para poder dar el servicio a la comunidad.

“No podemos dejarlos sin agua, porque estaría generando malestar generalizado, porque es un servicio que se requiere para usos múltiples”, concluyó.