Quantcast

Istmo

Comuneros y ONG´s emprenden caravana de solidaridad con los chimas

El objetivo es alzar la voz en la defensa del territorio
por Diana Manzo

Comuneros zoques de Santa María Chimalapa, organizaciones sociales y también integrantes de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) partieron en caravana de observación civil motorizada en solidaridad con la congregación de Nuevo San Andrés, que pertenece a Santa María Chimalapa y que recientemente sufrió agresiones de integrantes del ejército paramilitar Chamula.

La caravana de cinco vehículos y 20 integrantes partió de Matías Romero con destino a Nuevo San Andrés, sin embargo en las comunidades de La Ventosa y Zanatepec se unieron comuneros de otras congregaciones que pertenecen a San Miguel Chimalapa.

San Andrés fue fundada hace un par de años por indígenas tzotziles chiapanecos pero que hace un año decidieron unirse a los bienes comunales de Santa María Chimalapa para la defensa de su tierra y territorio, lo cual originó molestia entre otro grupo de indígenas llamados Ejército Paramilitar Chamula, quienes los atacaron con arma de fuego el pasado 24 de febrero y los amenazaron con acabar con los más de 150 personas que ahí viven.

Los integrantes de la caravana permanecerán dos días en territorio zoque en los cuales observarán la forma de vida y tomarán datos de la situación social que viven en cuanto a salud, educación y servicios básicos.

Miguel Ángel García Aguirre, coordinador regional del Comité para la Defensa y Conservación de Territorio Chimalapa, informó que la caravana solidaria surgió para observar la realidad que viven las familias de Nuevo San Andrés, quienes a pesar de ser de origen tzotzil merecen el respeto a sus derechos humanos.

“Decidimos unirnos y solicitar el apoyo de organizaciones del Istmo de Tehuantepec, por fortuna aceptaron acompañarnos a esta visita de observación que significará reforzar lazos entre hermanos, ellos decidieron convertirse en comuneros zoques porque defienden la vida y su territorio, no podemos permitir que sigan viviendo violencia, lamentamos que el gobierno de Oaxaca no les haya otorgado medidas cautelares, estamos esperando la resolución de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), es urgente que se atienda este caso”, puntualizó.

El pasado 24 de febrero nueve comuneros de Nuevo San Andrés sufrieron agresiones, privación ilegal de la libertad y también violencia de parte del Ejército Chamula, por lo que se procedió a la denuncia penal contra siete personas que fueron identificadas, sin embargo, existe una latente amenaza de acabar con toda la congregación porque los consideran traidores.