Quantcast

Istmo

Exige S-22 cárcel al responsable de tres muertes

Con pancartas en mano y unidades de motor obstruyendo la vía de comunicación, el bloqueo es para respaldar a los familiares de las ahora occisas
por Diana Manzo

Juchitán.- Integrantes de la Sección 22 de la CNTE que pertenecen al sector Ixtepec bloquearon la carretera federal 180 a la altura del basurero en Juchitán para exigir cárcel al conductor Jerónimo, quien chocó su automóvil con un taxi en el que viajaban una joven madre de nombre Yesenia Cruz y sus dos hijas quienes fallecieron además de otras cuatro personas quienes hasta el momento se encuentran hospitalizadas.

Con pancartas en mano y también unidades de motor que colocaron en la vía de comunicación, los inconformes expresaron que este bloqueo es para respaldar a los familiares de Yesenia Cruz, quien se desempeñaba como trabajadora en la Escuela Normal Urbana Federal del Istmo (ENUFI).

Asimismo señalaron que la manifestación es también para exigir a las autoridades de justicia aplicar la ley conforme a derecho debido a que el conductor quien es un militar retirado de las fuerzas armadas según testigos se encontraba en estado de ebriedad.

El primero de enero en el tramo carretero Unión Hidalgo-Juchitán, Cruz López y sus dos hijas murieron al quedar atrapadas en el taxi en el que viajaban y tras ser alcanzadas por el fuego causado por el choque de los dos vehículos.

Lucio Ulises Gómez Salazar, jefe del sector Ixtepec informó que los familiares de Yesenia pertenecen también a la Sección 22 de la CNTE al igual que su esposo, quien se encuentra hospitalizado por el accidente.

“En este día se realiza el segundo juicio entorno a este caso, estamos haciendo presión como trabajadores de la educación, porque exigimos justicia, un siniestro como este no puede quedar así, aislado, el conductor por las pruebas y según los testigos iba ebrio el día del accidente, por eso estamos manifestándonos para que la ley aplique todo el peso de la ley” expresó.

El conductor Villegas Juárez se encuentra en prisión preventiva por el homicidio culposo, delito por el que podría pasar en prisión 12 años en caso de que el juez resuelva que merezca cárcel.