Quantcast

Istmo

Continúa sin insumos y medicamentos Hospital General de Juchitán

La UCIN quedó inconclusa, la obra se encuentra en un 30 por ciento de avance
por Diana Manzo

Juchitán.- Más de 300 pacientes son atendidos a diario en el Hospital General Macedonio Benítez Fuentes ubicado en esta ciudad zapoteca, de los cuales alrededor de 30 son mujeres embarazadas, el 50 por ciento de los usuarios vienen de los 42 municipios del Istmo de Tehuantepec, inclusive de Chiapas y Veracruz, sin embargo los insumos y medicamentos son pocos o inexistentes, la mujer que da a luz y se le practica una cesárea paga entre 2 mil y 3 mil pesos para ser atendida.

Esta unidad de salud desde el año pasado vive un colapso en sus instalaciones, principalmente por la falta de insumos y medicamentos, no es la única en el estado, sin embargo, por su tamaño y gran demanda a 40 días de haber tomado protesta, la actual secretaria de Salud, Gabriela Velásquez Rosas, no ha dado a conocer qué sucederá con esta unidad de salud, es un hospital en el que se resuelven problemas de toda una región oaxaqueña.

Además de esta carencia, el año pasado también por indicaciones del entonces encargado de Salud, Germán Tenorio Vasconcelos se comprometió a rehabilitar la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN), el plan era hacerlo más amplio para mejorar la atención, la obra se encuentra en un 30 por ciento y los bebés que nacen y requieren este apoyo son atendidos en pasillos del área de pediatría sin el equipo necesario.

“Recientemente se nos solicitó atender a un bebé proveniente de la localidad de Tapanatepec que requería de un ventilador mecánico para respirar, desafortunadamente falleció durante el traslado”, explicó Luis Aquino Santiago, neonatólogo del hospital general.

Expresó que muchos padres de familia desconocen la situación de precariedad que atraviesa esta unidad de salud, muchos los critican que en ocasiones no acepten que un bebé ingrese, pero lo que no saben es que no hay UCIN y el bebé puede fallecer si hubiera complicaciones.

“Recibir tratamiento en la UCIN es altamente costoso, en la iniciativa privada un día oscila en los 60 mil pesos, los recién nacidos tienen que permanecer un mes aproximadamente por lo menos para salir del peligro, por eso es valioso que la obra concluya” recalcó.

La UCIN comenzó a rehabilitarse en el mes de marzo del 2015 y debió concluirse en junio del año pasado, posteriormente el encargado del despacho de salud, Héctor González prometió concluirlo el 15 de septiembre del 2015 y a la fecha se encuentra sin avances, la obra está en un 30 por ciento.

Las autoridades municipales deben priorizar el tema de salud como algo regional y no local, Luis Aquino, neonatólogo del Hospital General reconoció que el Istmo de Tehuantepec es un foco rojo en la materia de salud, y señaló que las autoridades municipales deberían analizar el tema de salud como algo regional, no exclusivo de sus comunidades, porque es aquí en esta unidad donde intentan resolver los problemas de salud de toda una región del estado.

“Al tratarse de vidas humanas no podemos parar, pero es una realidad que no basta con el sentido humano para sanar vidas, no hay infraestructura, no existen condiciones óptimas, la salud es un derecho universal”, explicó indignado.

Dijo que las autoridades municipales deben involucrase aportando recursos y levantar esta unidad para que nuevamente vuelva a ser el hospital de excelencia que fue hace mucho años.

De igual forma precisó que la sociedad civil también debe involucrarse a través de un patronato y ser la principal administradora de los recursos.

“Cuando se quiere, se puede, muchos dirán que es una idea loca o descabellada, pero es momento de que lo alcaldes del Istmo volteen a esta unidad de salud, muchos nos envían a sus pacientes y quieren que les demos un buen trato, el trato se da, pero las medicinas no, no las hay”.

Luis Aquino Santiago reconoció que los pensamientos deben cambiar y la sociedad y los gobernantes de los 42 municipios deben analizar que un hospital no es de un alcalde o un gobernador sino de la sociedad.

El hospital civil de Juchitán, fue fundado el 16 de octubre de 1991 y actualmente es catalogado como el segundo nosocomio con mayor productividad del estado de Oaxaca, a pesar de que su capacidad se ha duplicado a un 200 por ciento.

Este edificio de salud atiende a pacientes en el área de consulta externa y urgencias, cuenta con nueve especialidades entre ginecología, pediatría, cirugía general, oftalmología hasta nutriología, además de brindar servicio en el área de rayos X, laboratorio, puesto de sangrado, mastografía y una Unidad de Cuidados intensivos Neonatales (UCIN).