Abandonan a damnificados del albergue del ITI en Juchitán, Oaxaca | Istmo
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Abandonan a damnificados del albergue del ITI en Juchitán, Oaxaca

De manera paulatina les fueron quitando los servicios

  • Abandonan a damnificados  del albergue del ITI en Juchitán, Oaxaca
  • Abandonan a damnificados  del albergue del ITI en Juchitán, Oaxaca
  • Abandonan a damnificados  del albergue del ITI en Juchitán, Oaxaca
  • Abandonan a damnificados  del albergue del ITI en Juchitán, Oaxaca
  • Abandonan a damnificados  del albergue del ITI en Juchitán, Oaxaca
  • Abandonan a damnificados  del albergue del ITI en Juchitán, Oaxaca
Los doctores dijeron que regresaban en dos días, pero no lo hicieron.

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca

Para muchos la situación de emergencia causada por el sismo de magnitud 8.2 (terremoto) ocurrido el pasado 7 de septiembre, ya pasó, sin embargo, la crisis continúa pues la gente no quiere o no puede regresar a lo que fueron sus casas, muchos porque se cayeron, otros por el temor de las constantes réplicas que por cierto hasta el 30 de octubre según datos del Servicio Sismológico Nacional (SSN) eran ya 9 mil 240, pero hasta este 6 de noviembre se siguen sintiendo los temblores como el ocurrido a las 11:21 de la mañana al suroeste de Juchitán con magnitud 4.2.

Sin embargo, a dos meses de haber ocurrido esta tragedia que inclusive enlutó hogares en Juchitán, el Gobierno Federal parece querer olvidarse y dejar abandonados a los damnificados, pues cree que con haber hecho entrega de los monederos electrónicos que servirá para la reconstrucción ya cumplió.

Tal es el caso de los damnificados que se encuentran en el albergue que fue instalado en el Instituto Tecnológico del Istmo, el primero que fue instalado, el más grande y el más atendido por las diferentes dependencias.

Este que fuera el albergue que visitarán en muchas ocasiones el gobernador del Estado Alejandro Murat y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) Rosario Robles, hoy está en el abandono, ya no hay servicio médico, retiraron la planta purificadora, la tortillería y la cocina comunitaria que estaba a cargo del Ejército.

Hasta el momento permanecen ahí por lo menos cien personas, quienes por lo menos 30 son infantes, 20 de la tercera edad, los demás hombres y mujeres.

Luz de Luna Sánchez Gómez, quien se encuentra en el lugar con sus cuatro hijos, explicó que tiene indignación por la manera en como los están tratando, pues sin avisar los han ido dejando solos.

“Los militares no nos dijeron nada, simplemente se llevaron las cosas y se fueron, sólo se quedaron unos cuantos que dicen son los de guardia y que vendrá otra vez la cocina, sin embrago este lunes ya no hubo alimentos y nos preocupan los niños, no estamos aquí por gusto, no tenemos a donde ir, nos hubieran avisado antes y buscaríamos la forma y la manera de ir a otro lugar, o en donde estaban nuestras casas”, destacó.

Señaló que el DIF municipal se fue desde hace mucho, pero siempre les condicionaban la ayuda, el jabón les daban un pedacito, la pasta de dientes tenían que llevar su cepillo y ahí les ponían un poco, el shampo se los daban en bolsitas, los pañales contados y a veces los negaban y las despensas no se las entregan, por lo que hoy, ni siquiera eso tiene para comer.

“A nosotros no nos daban despensas como lo hacen en las calles, en las casas, nosotros no tenemos nada, los médicos se fueron, dijeron que en dos días regresaban, hasta ahorita no ha llegado nadie, nos dejaron solos”, afirmó.

Indicó que la preocupación en este momento son los niños que ahí se tienen, por lo que están buscando la manera de darles de comer, “nos estamos organizando para ver cómo vamos a comer, estamos buscando leña para cocinar, no nos dicen nada, nadie nos da la cara, ya todos se fueron”.

Mencionó que hay víveres pero los soldados los están sacando poco a poco, lo que causó más la inconformidad de los damnificados que ahí se encuentran, quienes esperan que alguna autoridad les diga qué hacer o a dónde irse.

Relacionadas: