"Contaminación en el Istmo nos está acabando"; pescadores | Istmo
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Especiales

“Contaminación en el Istmo nos está acabando”; pescadores

Habitantes pidieron que se active el empleo temporal para que ellos puedan limpiar sus playas de la contaminación que enfrenta, pese que en muchas de las rocas quedaron impregnados los restos del hidrocarburo

  • “Contaminación en el Istmo nos está  acabando”; pescadores
  • “Contaminación en el Istmo nos está  acabando”; pescadores
  • “Contaminación en el Istmo nos está  acabando”; pescadores
  • “Contaminación en el Istmo nos está  acabando”; pescadores
  • “Contaminación en el Istmo nos está  acabando”; pescadores
  • “Contaminación en el Istmo nos está  acabando”; pescadores
  • “Contaminación en el Istmo nos está  acabando”; pescadores
  • “Contaminación en el Istmo nos está  acabando”; pescadores
  • “Contaminación en el Istmo nos está  acabando”; pescadores
  • “Contaminación en el Istmo nos está  acabando”; pescadores

Salina Cruz, Oaxaca

Macario es un pescador que tiene más de 18 años dedicándose al buceo, pero nunca había visto cómo en menos de un mes, el mar se tiñera de negro y café, producto de la contaminación que de forma irresponsable Petróleos Mexicanos vertió combustóleo pesado y residuos a la bahía.

Al igual que otros 200 buzos dedicados a la extracción de ostión, callo de hacha, así como la captura de pulpo, señaló que apenas tenían tres meses en que se había contaminado la bahía por la descarga de hidrocarburo y otra vez ya tienen más contaminación.

“Están acabando con nuestro sustento familiar, no hay empleo por la contaminación que apenas pasamos, pero ni bien nos estamos reponiendo y otra vez ya nos cayó la maldición”, expresó.

Juan Carlos, socio cooperativista, denunció que la bahía está contaminada “qué vamos hacer, nuestro trabajo es la pesca ribereña y ve nada más cómo está el mar, todo negro y el agua turbia”.

Para este pescador padre de cuatro hijos, expuso que este año les ha ido muy mal a consecuencia de los temblores y la contaminación, “ya no sabemos qué va a pasar en estos últimos meses del año”.

La agencia municipal de Ensenada la Ventosa tiene una población de mil 800 habitantes, de los cuales el 60 por ciento se dedica a la actividad pesquera, el resto labora en diversas dependencias gubernamentales.

“Nosotros vivimos aquí desde que tenemos uso de razón y nunca habíamos presenciado en menos tiempo tanta contaminación que nos ha dejado Pemex y que nos tiene preocupados a todos.

Desde pescadores, buzos y restauranteros muestran inconformidad, porque desde este miércoles comenzó a mostrarse algunas manchas de aceite e hidrocarburo. Pero fue hasta este jueves cuando ya se inundó toda la bahía de manchas negras.
“La fauna marina se sigue muriendo a consecuencia de la contaminación, pero no vemos a los ambientalistas y funcionarios encargados de proteger la vida silvestre y marina levantando muestras, eso nos dice que no saben o están en contubernio con Pemex”, expresó María del Carmen Barrera, habitante de Ensenada la Ventosa.

La señora de 45 años, señaló que desde niña se ha criado en esa comunidad y nunca vio tanto daño como la que se apreció este jueves.

“Nosotros sabíamos que se contaminaba las Salinas del Marqués, Playa Azul, Brasil, Chipehua, pero nunca nos imaginamos que nos iba a pegar por este lado y estamos viendo nuestra realidad”.

Pemex minimiza los daños

Luego de tres horas de haberse presentado el derrame de hidrocarburo que afecta a los habitantes de Ensenada la Ventosa, un grupo de funcionarios de Petróleos Mexicanos llegaron a la zona siniestrada, solo para tomar fotografías como evidencia para presentárselos a sus jefes, pero evadieron en todo momento a los pobladores para impedir un altercado.

Temerosos, los hombres de pantalón beige, camisa blanca perfumada y lentes oscuros, sólo estuvieron por espacio de 40 minutos y después emprendieron la huida, ante el temor de ser retenidos como ha ocurrido en otras fugas.

“Venimos a cerciorarnos de los daños, no tenemos facultad para entablar un diálogo con los habitantes o resolver las demandas que piden”, expresó un representante de Pemex.

A fin de no ser increpados, acudieron por el lado de la planta desalinizadora que se ubica en los límites de la agencia municipal de Boca del Río.

En tanto que los pobladores de Ensenada la Ventosa, permanecían a la expectativa y en todo momento moviendo la mano derecha llamaban a los de Pemex, pero éstos simplemente los ignoraban.

Olor y vomito

El aceite y gasolina, se conjugaban para crear un nauseabundo olor que mareó a más de cuatro personas y otros más estuvieron vomitando a consecuencia de lo penetrante que era la contaminación que se respiraba en la playa donde los habitantes, pescadores y comerciantes se encontraban en espera de una respuesta a sus demandas.

Las mujeres y los niños que llegaron a la bahía no aguantaron el olor y tuvieron que retirarse de la zona, para evitar desmayarse a consecuencia de la inhalación de hidrocarburo.

Mientras en un solo tono, los habitantes lanzaban un escupitajo en señal de que se sentían mal por estar inhalando esos gases que se desprendían del hidrocarburo que estaba siendo removido por las olas del mar.

Refutan la presencia del regidor de Ecología

Los habitantes de Bahía la Ventosa manifestaron su descontento en contra del concejal de Ecología Mariano Martínez, quien hasta el momento no ha acudido a la zona siniestrada para levantar evidencias y testimonios de la contaminación que los está acabando.

Y es que Miguel pescador ribereño señaló “el regidor Mariano ni sus luces, sólo ha sido comparsa con otras instancias como Profepa para encubrir a Pemex de lo que nos está haciendo”.

“Nos diera aunque sea un aliento de esperanza, pero ni eso y así quería ser presidente municipal, menos nos iba a hacer caso”, expresó.

La molestia que muestran los habitantes ha sido por la falta de atención de las autoridades, que hasta el momento los han ignorado.

Por otra parte, los habitantes pidieron que se active el empleo temporal para que ellos puedan limpiar sus playas de la contaminación que enfrenta, aunque admiten que resulta un poco difícil porque en muchas de las rocas quedaron impregnados los restos del hidrocarburo.

Relacionadas: