Entre los escombros San Blas Atempa, Oaxaca | Istmo
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Especiales

Entre los escombros San Blas Atempa, Oaxaca

En este poblado pocas construcciones han quedado de pie y cada día que pasa crece la incertidumbre entre los lugareños, quienes no tienen comida ni un techo bajo el cual dormir

Entre los escombros San Blas Atempa, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

San Blas Atempa, Oaxaca

El Ejército Mexicano, con su Plan D-N-III, repartió ayer despensas y agua embotellada a familias de la colonia Costa Verde y la agencia Santa Rosa de Lima en este municipio, por ser de los más afectados a causa del terremoto de 8.2 grados.

En Santa Rosa de Lima las labores iniciaron con el derribo de casas, con el apoyo municipal, porque la ayuda del gobierno estatal no les llega todavía a los cientos de damnificados.

“Esta es la primera ayuda que nos llega, nadie había venido a vernos y aunque ya recogieron los escombros estamos temerosos de que algo pase”, dijeron en Costa Verde al tener algunos productos de primera necesidad en sus manos.

Las familias colocaron en la calle sus casas de campaña y camastros de petate para dormir, ya que existe un riesgo inminente de que continúen los sismos.

Aunque el panorama es poco alentador las vías de este pueblo zapoteco se visten de sonrisas con los niños quienes juegan e improvisan sus destrezas en medio del miedo de sus padres.

“¡Voy a salir en el periódico!”, exclamó Arturo, un menor que estaba en su mecedora en la calle.

Nos asustó mucho este sismo, dijo el señor Samuel quien vive a un costado del río Tehuantepec, que durante más de 70 años no había sentido algo parecido.

La carretera a Santa Rosa presenta grietas y fisuras, aunque a simple vista el pavimento se observa en buenas condiciones.

En las colonias donde se registran más daños, los elementos castrenses llegaron a repartir los víveres en un camión tipo codiak. También una brigada de la Sección 22 del magisterio oaxaqueño hizo entrega de despensas.

En Santa Rosa de Lima el anuncio de bienvenida está fisurado. En este poblado se empezó con la demolición de las viviendas, el agente municipal, Domingo Ojeda Sánchez, reportó unas 300 casas dañadas y algunas en desastre total.

Es el caso de la señora Olivia Morales Medina, cuyo domicilio está en la esquina de Insurgente y Miguel Hidalgo; ayer fue derrumbada su vivienda con una retroexcavadora y ahora ya no tiene un lugar donde vivir.

“¿Dónde vamos a ir, si no hay un lugar para vivir, somos campesinos y de escasos recursos económicos? Hacemos tortilla y totopos para vivir pero se nos fue todo”, mencionó entre llantos la señora.

Ahora Olivia duerme bajo una lona de plástico con sus 3 hijos y esposo ante la falta de un techo para pasar la noche. Las cosas que recuperaron de entre los escombros los tienen en la explanada.

“Es una señora sin nada. Se quedaron en la calle literalmente. Ojalá nos ayuden porque no nos damos abasto para la emergencia”, mencionó la autoridad de la agencia.

La calle Aldama se está hundiendo, reportó la gente que teme que el agua abra el suelo y sus casas desaparezcan. Las grietas en el suelo cada vez se pronuncian más y es un temor para los moradores de esta zona de San Blas Atempa.

Aquí en esta agencia hay gente que perdió todo y están en espera de ser censados para recuperarse de esta emergencia. Aunque las constantes réplicas les causa pánico entre la población.

La carretera que sale de Santa Rosa de Lima a Juchitán está ya con grietas y la gente cuenta que por su cercanía con el mar de Salina Cruz puede tener agua por debajo o en su caso, es zona de lagunas y aguas estancadas.

Datos

  • 4 de cada 10 viviendas quedaron destruidas
  • 300 viviendas están dañadas

 

Relacionadas: