El desastre que dejó el sismo de 8.2 en el Istmo se levanta lentamente | Istmo
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

El desastre que dejó el sismo de 8.2 en el Istmo se levanta lentamente

Grietas, pisos enteros desplomados, muros caídos, escaleras partidas, paredes incompletas, muebles desubicados formaban la composición del cuadro pintado la medianoche del jueves por un sismo que se generó a más de 250 kilómetros de distancia.

El desastre que dejó el sismo de 8.2 en el Istmo se levanta lentamente | El Imparcial de Oaxaca
La Secretaría de la Defensa Nacional desplegó desde ayer el Plan DN-III con al menos mil 842 efectivos que se sumaron a 150 elementos enviados por la Policía Federal. / Foto: Luis Cruz

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca

El sismo tomó todo Juchitán y en 40 segundos lo convirtió en zona de desastre. El camino por la calle 16 de Septiembre mostraba que el palacio municipal no era la única fuente de dramatismo visual. 8.2 grados fueron suficientes para dañar grandes cadenas comerciales, agencias de autos, restaurantes, pequeños negocios y casas.

Grietas, pisos enteros desplomados, muros caídos, escaleras partidas, paredes incompletas, muebles desubicados formaban la composición del cuadro pintado la medianoche del jueves por un sismo que se generó a más de 250 kilómetros de distancia. La lógica tectónica aseguraba que un evento pasaría así en algún momento –Juchitán se ubica en la intersección de tres fallas sísmicas-, pero la indescifrable narrativa de la naturaleza impedía predecir cuándo.

Las indicaciones por la mañana eran confusas. Mientras a algunos habitantes les recomendaron no ingresar a sus edificios otros debían decidir por sí mismos pues de las autoridades no habían escuchado nada. Don Leobardo observaba el desastre generado en esta calle y don Enrique desfogaba las ganas de maldecir con un solo gesto. Su patrimonio, su casa y su negocio, una vidriería, forman parte del listado de afectaciones que horas más tarde la autoridad municipal calcularía en 5 mil edificios.

Más allá, sobre la carretera de acceso a la ciudad, unos 20 trabajadores esperaban órdenes para actuar desde las nueve de la mañana. La agencia de automóviles donde laboran se desplomó en el arco de acceso principal. Horas más tarde, la única respuesta que dio la empresa fue bloquear el acceso con una reja.

La Secretaría de la Defensa Nacional desplegó desde ayer el Plan DN-III con al menos mil 842 efectivos que se sumaron a 150 elementos enviados por la Policía Federal que, paradójicamente, aplicaban los trabajos de forma similar a un sismo, desde el centro hacia fuera. El punto en el que parecía concentrarse la mayor cantidad de energía era el palacio municipal, con una tercera parte derrumbada por el sismo. Desde la mañana hasta la llegada del presidente y posterior a ello un grupo de aproximadamente 100 elementos castrenses retiraban escombros. En los alrededores del zócalo los trabajos de recolección y limpieza avanzaban lentamente.

La Comisión Federal de Electricidad reportó que había un 90 por ciento de restablecimiento del servicio de energía eléctrica en el municipio; sin embargo, en la zona centro el servicio era intermitente.
En las gasolineras tempranas compras de pánico se disiparon por la tarde. Desde las nueve de la mañana hasta el mediodía decenas de automóviles se formaban en las estaciones de servicio y horas más tarde la demanda se regularizó, pese a que en algunos sitios se suspendió la venta.

La mayoría de los comercios de venta de alimentos y bebidas despachaban solo desde ventanas al público. De acuerdo con la presidenta municipal de Juchitán, Gloria Sánchez, era indispensable que se incrementara el acopio de agua potable y víveres para atender a las personas cuyas casas resultaron afectadas.

La regidora de Salud Pública del ayuntamiento juchiteco, Julissa Carrasco Sánchez, informó al mediodía de ayer que el número de decesos era de 26 personas. 15 de ellas fallecieron en el hospital Macedonio Benítez, a donde llegaron con signos vitales bajos.

Dos personas fallecieron al interior del hotel Juchitán y cuatro en el hotel Río. Ambos edificios sufrieron daños considerables tras el evento sísmico. En el bar Jardín fueron sepultadas cuatro personas más.
A las cinco de la tarde, el informe público que dio en la plaza central el presidente Enrique Peña Nieto aumentó la cifra a 36 decesos en Juchitán; en ese momento, dio a conocer que en el país aumentó la cifra hasta 56.

Al final del día, la cifra se cerró en 45 decesos en Oaxaca, 36 de ellos en Juchitán, y 61 en el país.

La munícipe Gloria Sánchez afirmó ante el gobernador Alejandro Murat que el número preliminar de casas afectadas es de 5 mil. Sin definir el monto que se aplicará, Gobierno de la República anunció el proyecto de reconstrucción de Juchitán, para el cual realizará un inventario de personas damnificadas a cargo de las secretaría de Gobernación y de Desarrollo Territorial, cuyos titulares, Miguel Ángel Osorio Chong y Rosario Robles estuvieron presentes en el acto oficial en el que el presidente decretó luto nacional por las personas fallecidas por el peor sismo ocurrido en México en 100 años.

Relacionadas: