Ángel Sánchez un héroe entre la oscuridad del 7 de septiembre |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Especiales

Ángel Sánchez un héroe entre la oscuridad del 7 de septiembre

La imagen de Ángel Sánchez izando la bandera entre la oscuridad y en medio de la tragedia, entre los escombros de un palacio municipal derrumbado por el terremoto le dio la vuelta al mundo

  • Ángel Sánchez un héroe entre la oscuridad del 7 de septiembre
  • Ángel Sánchez un héroe entre la oscuridad del 7 de septiembre
  • Ángel Sánchez un héroe entre la oscuridad del 7 de septiembre
  • Ángel Sánchez un héroe entre la oscuridad del 7 de septiembre
  • Ángel Sánchez un héroe entre la oscuridad del 7 de septiembre
  • Ángel Sánchez un héroe entre la oscuridad del 7 de septiembre
  • Ángel Sánchez un héroe entre la oscuridad del 7 de septiembre
  • Ángel Sánchez un héroe entre la oscuridad del 7 de septiembre

La noche del 7 de septiembre de 2017, difícilmente se podrá olvidar, pues un terremoto de magnitud 8.2 sacudió a México, causando severos daños en los Estados de Chiapas y Oaxaca, siendo la región del Istmo la zona más devastada.

Esa noche de acuerdo al Servicio Sismológico Nacional (SSN), se registró un sismo con magnitud 8.2 localizado en el Golfo de Tehuantepec, a 133 km al suroeste de Pijijiapan, Chiapas a las 23:49:17 horas.

En el caso de Juchitán el terremoto ocasionó que edificios como el palacio municipal, el mercado público, la iglesia de San Vicente Ferrer, el Hospital General “Dr. Macedonio Benítez Fuentes”, así como muchas casas se colapsaran, lo que hizo que mucha gente saliera a las calles para ver cómo se encontraban sus familiares, otros a ayudar y algunos otros a ver la dimensión de la tragedia.

Esa noche Ángel Sánchez Santiago, un hombre de 58 años de edad originario de la séptima sección de Juchitán, zona donde el sismo se ensañó con cientos de viviendas tradicionales y dejó a miles de damnificados, decidió salir a ver como se encontraban sus hijos y al recorrer las calles de la ciudad, llegó a la zona del centro y vio que el palacio municipal se había derrumbado.

“Me llenó de preocupación al saber de mi familia, cómo estaban, mis hijas pues, mis hijos, pues yo vivo en la séptima y mis hijos en la colonia Rodrigo, lo primero era ir a buscar a mis hijos, ver en qué situación estaban, fue que me desespero, me desesperó bastante y fue que coincidió que yo pasara frente al palacio municipal y yo pues en solidaridad también me uní a los policías que venían en esos momentos en busca del compañero que había quedado abajo y fue que cuando yo subí con ellos arriba de los escombros y cuando veníamos bajando me encontré con la bandera pues, me dio un sentimiento de ver ahí la bandera tirada, no es cualquier cosa, no es cualquier trapo”, indicó.

Esa noche su imagen le dio la vuelta al mundo, pues después de la tragedia que dejó el sismo de 8.2 la noche del siete de septiembre del año pasado, Ángel al izó la bandera nacional entre los escombros del palacio municipal de Juchitán.

Y es que la imagen de Ángel Sánchez izando la bandera entre la oscuridad y en medio de la tragedia, se convirtió en un hecho inédito y de gran significado patriótico.

“De esa manera mucha gente se enteró de lo que estaba pasando en Juchitán, lo que estaba pasando en nuestra ciudad, a raíz de eso, la gente, yo creo que a mucha gente le conmovió pues esa acción que hice y se vio la respuesta de mucha gente de México, la solidaridad con el pueblo juchiteco y todos vimos pues cómo llegaron apoyos de muchas gentes altruistas”, aseguró.

Entrevistado a un año de esta acción, el Ángel de la bandera como se le conoció en ese momento, explicó que esta acción para mucha gente, sobre todo para los istmeños que viven en el extranjero, fue un acto heroico que les conmovió mucho, “Para nuestra gente que vive en el extranjero, lo que yo hice, según ellos, es un acto heroico lo que yo hice pues y les conmovió a ellos, les pegó en el corazón a ellos y valoran más a nuestra insignia nacional”.

De oficio herrero, sigue siendo el hombre sencillo que lo ha caracterizado y así recuerda la tragedia de esa noche, de cómo tomó la decisión de levantar la bandera entre los escombros, acción que, según ángel, cualquier mexicano bien nacido, lo hubiera hecho.

“A mí me dio sentimiento ver la bandera tirada, no es cualquier cosa, no es cualquier trapo, algunos dicen en internet, es un trapo cualquiera que levantó el, pues para algunos, pero para otros si significa mucho, yo hice lo que cualquier mexicano bien nacido hubiera hecho”, destacó.

Actualmente, fue contratado por una compañía constructora encargada de la reconstrucción de escuelas en Juchitán, en donde desempeña su trabajo, “ En la vida de ángel no ha pasado nada, pues yo sigo siendo aquel ángel que trabaja, que tiene que trabajar para sacar a su familia adelante, yo en estos momentos, pues estoy aquí en esta escuela, la reconstrucción de esta escuela Daniel C Pineda, trabajando para ganarme el pan de cada día”.

Con tristeza, lamenta que muchas familias no hayan podido reconstruir su vivienda a un año del terremoto, “A mí me da tristeza pues, de muchas gentes que todavía no han podido salir adelante porque es difícil pues, ante el encarecimiento de los materiales para construir la casa, se disparó pues, tal vez al 100 o al 200 por ciento, y eso ha mermado la capacidad de la gente para levantar sus hogares “.

Hoy a un año de la tragedia el palacio municipal sigue en las mismas condiciones, no hay aun noticias de que se vaya a reconstruir, se trabaja en el mercado, la iglesia y en el hospital, así como en las escuelas y casas colapsadas, sin embrago la reconstrucción es muy lenta y difícilmente se podrá recuperar el Juchitán que conocimos, pero la imagen de Ángel colocando la bandera mexicana entre los escombros quedara ahí para la posteridad, además de recordarnos que somos mexicanos y que pese a las adversidades nos levantamos.

 

 

Relacionadas: