Constructores se aprovecharon de la desagracia; defraudaron a damnificados |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Istmo

Constructores se aprovecharon de la desagracia; defraudaron a damnificados

Denuncian ante el gobernador Alejandro Murat a constructoras por fraude en reconstrucción; acusan a Felipe Valdivieso Rasgado y a su hijo Felipe Valdivieso Vega

  • Constructores se aprovecharon de la desagracia; defraudaron a damnificados
  • Constructores se aprovecharon de la desagracia; defraudaron a damnificados
  • Constructores se aprovecharon de la desagracia; defraudaron a damnificados
  • Constructores se aprovecharon de la desagracia; defraudaron a damnificados
  • Constructores se aprovecharon de la desagracia; defraudaron a damnificados

Además del retraso que hay en la construcción de viviendas en el Istmo de Tehuantepec, pobladores de Juchitán de Zaragoza denunciaron ante el gobernador Alejandro Murat Hinojosa el fraude del que fueron víctimas 37 personas por parte de los constructores Felipe Valdivieso Rasgado y Felipe Valdivieso Vega, quienes de forma irregular obtuvieron hasta 4.4 millones de pesos a través de tarjetas de apoyo a damnificados entregadas por Bansefi.

A pesar de que la secretaria de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano, Rosario Robles, ha señalado que las únicas personas posibilitadas para utilizar los recursos de las tarjetas de Bansefi eran quienes estaban acreditadas como damnificados, las denuncias de los afectados muestran fallas en la operación del mecanismo de apoyo.

Pobladores afectados señalan que el constructor pidió una carta poder a los damnificados y con ella obtuvo los recursos depositados.
En los estados de cuenta de las tarjetas que muestran los damnificados se observan los movimientos que hicieron en las cuentas a su nombre, realizados presuntamente por los representantes legales de las empresas.

“Mi contrato lo hice el 17 de noviembre, él dijo que entregaría la casa máximo en febrero, cuando hicimos el contrato entregamos las tarjetas para los materiales, en enero firmé un papel, disque para los materiales, no sé cómo sacaban el dinero, dicen que pedían materiales y ellos agarraban el dinero, no es justo, por una parte el gobierno nos ayudó y él nos chingó en otro lado, quitándonos todo lo de las tarjetas”, denunció Antonia Ruiz Noriega, una de las afectadas.

Su casa se encuentra en la Séptima Sección de Juchitán de Zaragoza, conocida como Chuegugo, uno de los barrios más peligrosos de esta ciudad. A partir de que la Sedatu les entregó las tarjetas de apoyo por pérdida total de vivienda, con 120 mil pesos, la desinformación de cómo y dónde utilizar esos recursos provocó que acudieran con la primera persona que les ofreció sus servicios para la reconstrucción.
A través de Facebook, Antonio contactó a Valdivieso Rasgado, que anunciaba el proyecto de construcción de vivienda a través de la empresa Fevara Construcciones.

En sus oficinas, Valdivieso mostró una maqueta del proyecto que ofreció construir en 120 días, dos habitaciones, una cocina y sala comedor. Los trabajos comenzaron en noviembre y fueron suspendidos en diciembre. Esperó a que pasaran las festividades para que volvieran los albañiles, pero eso no ocurrió. Se quedó todo en obra negra, las varillas compradas están oxidadas en el terreno sobre el cual el sismo del 7 de septiembre pasado derribó su anterior casa. En el piso de las habitaciones de la que sería su nuevo hogar hay además bultos de cemento que se compraron con recursos federales. El pasado miércoles la denuncia fue presentada ante el gobernador Alejandro Murat, quien designó a Pastor Hernández Santiago, delegado de la Secretaría General de Gobierno, a dar seguimiento al caso.

 

Búsqueda de apoyo

En su búsqueda de apoyo para denunciar y obligar a la constructora a concluir la obra, Antonia junto a Porfiria Aquino, su hermana, encontraron a otras personas defraudadas por Valdivieso Rasgado y su hijo, Felipe Valdivieso Vega.

Además de Fevara, ambos personajes crearon al menos dos empresas más a través de las cuales ofrecieron servicios para la reconstrucción, Mi hogar tradicional y Obras Civiles, con las que en total defraudaron a 37 personas.

Una de las víctimas encontró una solución: “Amenácenlo”, les dijo. Eso hizo, lo encontró, lo amenazó de muerte si no terminaba de construir su casa y el constructor cedió. Las otras personas no pudieron utilizar la misma solución, pues Valdivieso Rasgado se fue de Juchitán.

La “justificación”

Luego de las denuncias realizadas por los damnificados contra Valdivieso Rasgado y Valdivieso Vega, éste último emitió un comunicado en el que descarta que haya defraudado a las personas y admite que su constructora dejó inconclusas las viviendas por “las condiciones de aumento de precio de los materiales”, así como por la “escasez y aumento al doble o triple del costo de la mano de obra de peones y albañiles de la región” que “nos impidieron avanzar al ritmo y costos planeados”.

Valdivieso Vega se anuncia como “Premio Estatal y Nacional de la Juventud, Premio del Emprendimiento del Año 2017” y “exdelegado de México en la ONU”.

Valdivieso Rasgado ha sido señalado por fraudes multimillonarios en Juchitán de Zaragoza, entre ellos el de la construcción de una barda perimetral en el relleno sanitario municipal.

 

 

Relacionadas: