Ceremonia ancestral de la entrega de llaves de la iglesia en Tehuantepec, Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

Ceremonia ancestral de la entrega de llaves de la iglesia en Tehuantepec, Oaxaca

Hasta la parroquia de Asunción de María llegaron los representantes de las comunidades de las iglesias de Lieza, San Juanico, la Soledad, San Isidro Pishishi

  • Ceremonia ancestral de la  entrega de llaves de la iglesia en Tehuantepec, Oaxaca
  • Ceremonia ancestral de la  entrega de llaves de la iglesia en Tehuantepec, Oaxaca
  • Ceremonia ancestral de la  entrega de llaves de la iglesia en Tehuantepec, Oaxaca
  • Ceremonia ancestral de la  entrega de llaves de la iglesia en Tehuantepec, Oaxaca
  • Ceremonia ancestral de la  entrega de llaves de la iglesia en Tehuantepec, Oaxaca
  • Ceremonia ancestral de la  entrega de llaves de la iglesia en Tehuantepec, Oaxaca

Los principales salientes y entrantes de ocho iglesias, integradas en la parroquia de la Asunción de María, ubicada en el barrio de Santa María Reoloteca, se reunieron para dar cumplimiento a lo establecido dentro de las tradiciones de la cultura zapoteca del Istmo, que es la entrega de las llaves de sus iglesias a las personas que cuidaron y representaron durante 365 días.

El presbítero José Inés Romero quien oficio la homilía en donde estuvieron presentes cada uno de los xhuanas, salientes y entrantes para llevar a cabo esta liturgia de entrega de llaves para que los nuevos shuanas encargados de cuidar cada una de las iglesias en Tehuantepec.

Hasta la parroquia de Asunción de María llegaron los representantes de las comunidades de las iglesias de Lieza, San Juanico, la Soledad, San Isidro Pishishi, Agencia Municipal.

Así como de Santa Elena de la Cruz y la Purísima Concepción (en Santa Cruz Tagolaba) y del barrio Santa María la Asunción de María y Cerrito de Dolores, para la realización de la entrega recepción.

El sacerdote José Inés uno a uno los llamó para hacer la entrega de las llaves de las parroquias a quienes pidió de corazón velar y cuidar durante un año los curatos en sus respectivos barrios.

A la conclusión del acto, las nuevas autoridades morales, acompañadas y fortalecidas por ciudadanos de sus comunas, dirigieron sus pasos hacia el sitio predestinado, para saborear los manjares que se preparan para el caso.

Al llegar a un recinto sagrado, primeramente fueron recibidos con una taza de chocolate con pan bolita, después vino la jícara de pozol con panela, ya luego, en plato de vallisto, el mole negro de gallina con arroz y su higadito y para final unos refrescos.

Esta es una tradición que ha perdurado desde nuestros tiempos, expresó el sacerdote por lo que las futuras generaciones tendrán la encomienda de continuar.