Autoridades holandesas investigan ingreso de veneno a Corte de La Haya | Internacional
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Internacional

Autoridades holandesas investigan ingreso de veneno a Corte de La Haya

El suicidio de Praljak no fue el primero durante los juicios de La Haya, ya que el sospechoso de crímenes de guerra de los serbios croatas, Slavko Dokmanovic, se ahorcó en su celda en 1998 y su colega croata serbio Milan Babic se suicidó en 2006.

Autoridades holandesas investigan ingreso de veneno a Corte de La Haya | El Imparcial de Oaxaca

Países Bajos

La policía holandesa inició este jueves una investigación para determinar cómo ingresó el veneno a la sala de audiencia del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY), con el que se quitó la vida el criminal de guerra croata Slobodan Praljak.

“La Policía está a cargo de la investigación sobre el suicidio de Praljak”, informó este jueves Vincent Veenman, portavoz de la Fiscalía holandesa, al confirmar el inicio de una investigación oficial sobre la muerte del excomandante de las fuerzas croatas durante la guerra de Bosnia.

Paljak falleció la tarde de este miércoles a los 72 años de edad en un hospital cercano al TPIY de la ciudad de La Haya, después de “beber veneno” durante una audiencia de apelación en la Corte Internacional de La Haya, que ratificó su sentencia de 20 años de cárcel.

Poco después de escuchar que había perdido su apelación, el ex general declaró: “Slobodan Praljak no es un criminal de guerra”. Luego bebió de una pequeña botella de vidrio marrón y anunció: “He tomado veneno”, narró el portavoz de la Corte, Nenad Golcevski, al confirmar la muerte.

“Todavía no podemos decir cuál fue esa sustancia”, dijo Veenman este jueves en declaraciones a la prensa, tras señalar la prioridad de las autoridades holandesas es determinar cómo ingreso una sustancia tóxica a un tribunal internacional de alta seguridad.

Cómo Praljak obtuvo el veneno es hasta ahora un misterio, indicó el vocero de la fiscalía, al resaltar que todos los visitantes al TPIY deben pasar por controles de seguridad similares a los de un aeropuerto, según un reporte de la cadena holandesa Dutch News.

En este sentido, Peter Robinson, un abogado del criminal de guerra serbio bosnio, Radovan Karadzic, quien también fue juzgado por la Corte dijo que no podía entender cómo alguien podría haberle pasado veneno a un prisionero.

“Pasamos por dos controles de seguridad cuando visitamos a los detenidos. Por dos detectores de metales. No puedes traer bebidas, ni siquiera una botella de agua o Coca Cola. Todo se registra antes de entrar”, indicó.

El abogado recordó que siembre que visitó la Corte vio a Praljak con su familia, en una habitación contigua, en la que no hay guardias de seguridad para dar privacidad al encuentro entre los acusados y sus familiares y que cuándo los visitan médicos, siempre necesitan de un permiso especial y son supervisados.

De acuerdo con los protocolos de seguridad de la Corte internacional es muy probable que Praljak haya sido conducido a la sala de audiencia por una unidad de detención del TPIY, que lo tuvo que haber registrado antes de ingresar, por lo que no es inconcebible que haya ingresado con una botella.

El portavoz de la Fiscalía holandesa confirmó que el Instituto Forense Holandés (NFI) llevará a cabo una autopsia del cuerpo de Praljak para llevar a cabo la investigación toxicológica y revelar la causa real de su muerte.

En tanto, algunos croatas de Bosnia realizaron vigilias de oración durante la madrugada de este jueves en la Plaza de Mostar para recordar a un hombre al que consideran un héroe, mientras que el Parlamento de Croacia guardó un minuto de silencio en su honor.

Praljak fue declarado culpable en 2013 por el TPIY de crímenes de lesa humanidad cometidos al mando de las fuerzas croatas de Bosnia, durante la guerra (1992-1995), por lo que fue sentenciado a 20 años de cárcel.

De acuerdo con el dictamen del TPIY, el ex general croata no hizo ningún esfuerzo “serio” para evitar que sus soldados acorralaran a los musulmanes en el verano de 1993, los ataques contra miembros de organizaciones internacionales y la destrucción del histórico Puente Viejo y mezquitas de Mostar.