En Francia protestan contra reforma laboral de Macron | Internacional
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Internacional

En Francia protestan contra reforma laboral de Macron

Miles de personas marchan hoy en varias ciudades francesas para protestar contra la reforma, que busca reforzar el papel negociador de las empresas sobre las condiciones laborales.

En Francia protestan contra reforma laboral de Macron | El Imparcial de Oaxaca

El presidente francés, Emmanuel Macron, se enfrenta hoy, en plena caída de popularidad, a una primera jornada de manifestaciones contra su reforma laboral, que pone a prueba su capacidad para transformar a la segunda economía europea.

Más de 180 protestas están previstas en toda Francia, algunas de las cuales se desarrollaron por la mañana, como la de Marsella, con varios miles de personas, en la que participó el líder de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon.

La protesta es contra este texto destinado a flexibilizar el mercado laboral, piedra angular de su programa para doblegar un desempleo que alcanza casi el 10 por ciento, pero el joven mandatario de 39 años no tiene la intención de dar el brazo a torcer sobre esta reforma que forma parte de sus promesas de campaña.

En un discurso pronunciado el pasado viernes reiteró su “determinación absoluta” y advirtió que “no cederá nada” ante “los holgazanes, los cínicos o los extremos”.

Unas palabras que podrían galvanizar a los manifestantes. “Imbéciles, cínicos, holgazanes… ¡Todos a la calle!”, respondió inmediatamente en su cuenta en Twitter el líder de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon, quien se ha alzado como el principal opositor a Macron.

Para Bruno Cautrès, del centro de investigación política Cevipof, Emmanuel Macron “está arrojando aceite al fuego”. “Todos los ingredientes están reunidos para que esto se caliente”, advirtió.

Retrasos en vuelos 

La huelga contra la reforma laboral en Francia ya ha provocado retrasos en los vuelos, de hasta 60 minutos en varios aeropuertos, y anulaciones de algunas compañías de bajo costo, en particular Ryanair.

Un portavoz de la Dirección General de la Aviación Civil (DGAC) dijo que la huelga estaba siendo “poco seguida” por los controladores y que se registraban retrasos de entre 20 y 60 minutos, en particular en las líneas que sobrevuelan el sureste de Francia dependiente del centro de tráfico de Aix en Provence.

Los principales problemas estaban en los dos aeropuertos de París -Charles de Gaulle y Orly-, Beauvais, Marsella y Estrasburgo.

El portavoz insistió en que la DGAC no había pedido a las compañías que cancelaran sus enlaces y no quiso pronunciarse sobre el caso de Ryanair, que desde ayer avanzó que anularía hoy 110 de sus vuelos por las protestas de los controladores aéreos franceses.

Otras aerolíneas de bajo costo, como Easyjet, Vueling y Volotea habían cancelado en torno a una decena de vuelos, precisó la DGAC.

Un portavoz de Air France, principal compañía del país, indicó que “no hay anulaciones” y sólo “algunos retrasos” por el efecto de los controladores aéreos, en particular en Orly y en vuelos que dependen de Aix en Provence.

La jornada de protestas contra la flexibilización del mercado laboral también tuvo incidencia en los ferrocarriles franceses, con anulaciones sobre todo en las líneas regionales y de cercanías de París, así como en los transportes urbanos de algunas ciudades.

Según el sindicato CGT también habrán huelgas en la compañía ferroviaria pública (SNCF), la aerolínea Air France, las refinerías, el sector energético y la función pública.

Sindicatos divididos 

Primer gran desafío de su mandato, la reforma laboral de Emmanuel Macron pretende reforzar el papel negociador de las empresas sobre las condiciones laborales y limitar las indemnizaciones por despido improcedente.

Para imponer sus cambios, Macron optó por el método acelerado de ordenanzas con el objetivo de evitar un largo proceso de debate legislativo.

Las cinco ordenanzas se presentarán ante el Parlamento para su aprobación antes de finales de 2017. La cámara baja, donde Macron cuenta con una holgada mayoría, no tiene posibilidad de enmendar su contenido, sólo podrá dar o no su visto bueno.

El objetivo de Macron es dar más flexibilidad a las empresas para impulsar las contrataciones y frenar el desempleo. El paro en Francia afecta al 9.5 por ciento de la población activa, frente a un promedio de 7.8 por ciento en Europa.

Busca también ganarse la confianza de sus socios europeos, que exigen desde hace años reformas estructurales en Francia.

La jornada del martes será también una prueba para los sindicatos franceses en un contexto de división sobre la línea a adoptar frente al ejecutivo.

Apenas un año después del frente común que se alzó contra la reforma laboral del expresidente socialista François Hollande, dos de los principales sindicatos franceses, FO y CFDT, no secundaron el llamado de la CGT a la huelga.

Los sindicatos estiman que esta reforma da todos los poderes a las empresas y recorta los derechos de los trabajadores.

La reforma del código laboral es una parte fundamental de la agenda de Macron y el primer paso de una revisión más general del modelo social de Francia, que incluirá otros cambios mayores en las prestaciones de desempleo y las pensiones.

Estas protestas se producen en un momento delicado para el mandatario centrista, cuya popularidad se ha desplomado desde que asumió el poder en mayo. Una encuesta reciente mostró que apenas el 40 por ciento de los franceses está satisfecho con su labor.

“El sentimiento de que esta reforma no es justa empieza a instalarse, lo que no es una buena señal” para Macron, observó Frédéric Dabi, de la encuestadora Ifop.

Macron no estará en París para presenciar las protestas, ya que viajó el lunes por la noche al Caribe para visitar las islas francesas arrasadas por el huracán Irma.