Poder femenino contra Trump, en la Cámara de Representantes
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Internacional

Poder femenino contra Trump, en la Cámara de Representantes

De acuerdo con datos compilados por The Associated Press, 237 mujeres fueron candidatas a la cámara por uno de los partidos grandes este año.

Poder femenino contra Trump, en la Cámara de Representantes | El Imparcial de Oaxaca

Un número récord de mujeres fueron elegidas el martes a la Cámara de Representantes, casi dos años después de que las mujeres de lanzaron a las calles en Washington y otras ciudades del país en desafío a la toma de posesión de Donald Trump.

La nueva generación de legisladoras pudiera tener un fuerte impacto en las políticas de la nación, particularmente dentro del Partido Demócrata, luego de unos comicios vistos ampliamente como un referéndum sobre el primer término de Trump.

Para el miércoles por la mañana, al menos 99 mujeres iban a ocupar escaños en la cámara baja, superando la marca previa de 84. De acuerdo con datos compilados por The Associated Press, 237 mujeres fueron candidatas a la cámara por uno de los partidos grandes este año.

Entre las nuevas legisladoras está Jennifer Wexton, una senadora estatal de Virginia que derrotó a la representante republicana Barbara Comstock. Y Alexandria Ocasio-Cortez, la ex organizadora de campaña de Bernie Sanders que ganó una primaria demócrata contra un establecido líder del partido en Nueva York.

Las ganancias logradas por las mujeres en las elecciones fueron el toque final en una campaña que ha sido definida por la energía de las mujeres. No solamente las mujeres se presentaron como candidatas a una tasa sin precedentes, varias derrotaron a hombres blancos en las primarias de sus partidos. Movilizaron su apoyo a nivel de base y tuvieron un mayor papel como donantes que en precios ciclos electorales.

Hubo además una brecha histórica que mostró a las mujeres dando un respaldo mucho mayor a los demócratas que a los republicanos. De acuerdo con VoteCast, las mujeres votaron en proporción considerablemente mayor en favor de su candidato demócrata al Congreso: Aproximadamente 6 de cada 10 votaron por un demócrata. Los hombres, en contraste, estuvieron más divididos en sus votos.

En sus discursos de victoria electoral en todo el país, las mujeres reconocieron el carácter histórico de la ocasión.

“Estoy muy honrada por compartir las boletas y el escenario con las muchas mujeres visionarias y atrevidas que alzaron sus manos para ser candidatas a cargos públicos”, dijo Ayanna Pressley, que se convirtió en la primera mujer negra en ser elegida al Congreso por Massachusetts. “Ahora, escuchen, sé con certeza que ninguna de nosotras lo hizo para entrar en la historia, lo hicimos para lograr cambios. Pero el significado histórico no me elude. Incluso en lo personal”.

Las mujeres también se presentaron a las contiendas para las gubernaturas en numerosos estados. Veintidós estados nunca han elegido a una mujer como gobernadora y seis estados tienen gobernadoras actualmente. Este año, las mujeres igualaron la marca de más puestos de gobernador en poder de mujeres: nueve. S

LAS GANADORAS

En la zona de Miami, Donna Shalala, que en su día formó parte del equipo de Clinton, ganó un escaño mientras que el representante republicano Carlos Curbelo buscó en su intento de renovar su mandato por tercera vez en otro distrito.

En los suburbios de la capital, la representante de Virginia, Barbara Comstock, quien fue una de las repúblicas en el riesgo de tener un problema, se presentó ante Jennifer Wexton.

En Kansas, la demócrata Sharice Davids obtuvo el título de republicano y se convirtió en la primera mujer indígena y homosexual en la elegida a la cámara baja.

Los protagonistas son otras elecciones pioneras, como las mujeres musulmanas, Rhasida Tlaib en Michigan y Ilhan Oman en Minnesota, que también es la primera parte de los Estados Unidos que ocuparán una banca en el Congreso. En el lado republicano, la mayoría de los vencedores fueron hombres blancos.

Las elecciones de mitad de mandato han supuesto un cambio de 180 grados en la vida de Alexandria Ocasio-Cortez, que en menos de cinco meses ha pasado de servir cocteles en un bar neoyorquino, a convertirse en la congresista más joven de la historia de Estados Unidos con sólo 29 años.

“Se supone que las mujeres como yo no deberíamos presentarnos a cargos políticos”, afirmaba esta joven latina, de tez morena y autodenominada socialista en su video de campaña de las primarias del Partido Demócrata para el Distrito 14 de Nueva York, una circunscripción electoral a caballo entre Queens y el Bronx.

Ocasio-Cortez, nacida en el Bronx el 13 de octubre de 1989 de madre puertorriqueña, ganó en junio contra todo pronóstico la nominación de su partido al veterano congresista Joe Crowley, un peso pesado de los Demócratas que llevaba en su escaño desde 1999 y era conocido como el Rey de Queens.

Crowley, que aspiraba a sustituir a Nancy Pelosi como líder de los Demócratas en la Cámara de Representantes e incluso presidirla, perdió contra Ocasio-Cortez, a pesar de que ella solo disponía de 194 mil dólares frente a los 3.4 millones de presupuesto del veterano congresista.

 

 

Relacionadas: