Ejecutan en Japón a integrantes de la secta apocalíptica "Aum Shinrikyo" |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Internacional

Ejecutan en Japón a integrantes de la secta apocalíptica “Aum Shinrikyo”

La sentencia de muerte fue dictada en 2006, según la radiodifusora pública NHK, pero los juicios de los otros conspiradores retrasaron el cumplimiento de la pena otros 12 años.

Ejecutan en Japón a integrantes de la secta apocalíptica “Aum Shinrikyo” | El Imparcial de Oaxaca

Seis miembros de una secta apocalíptica japonesa considerados responsables por la muerte de decenas de personas fueron ejecutados, según la ministra de Justicia de Japón.

El líder del grupo Shoko Asahara —cuyo nombre real es Chizuo Matsumoto— fue ejecutado a principios de julio junto con otros seis miembros de la secta, por ser responsables de un ataque con gas sarín en el metro de Tokio en 1995.

Los otros miembros de la secta Aum Shinrikyo que habían sido sentenciados a muerte fueron colgados el jueves en la mañana, les dijo a los reporteros la ministra de Justicia, Yoko Kawakami.

El ataque de Tokio fue parte de una ola de asesinatos en todo el país que dejó 29 personas muertas. Solo el ataque en el metro mató a 13 personas y afectó a más de 6.000.

Kawakami dijo que los crímenes “extremadamente inhumanos” de la secta habían sido “organizados y planeados cuidadosamente” y que ataques de esta magnitud “no deberían volver a pasar nunca”.

Al calificar al ataque de “terrorismo indiscriminado contra el público que conmocionó al mundo”, la ministra dijo que “sacudió a la sociedad con miedo, (porque) se usó un arma química como el sarín”.

Uno de los que fueron ejecutados este jueves, Kazuaki Okazaki, fue una de las primeras personas en unirse al culto y fue fundamental en el crecimiento de los miembros de la secta. Okazaki fue implicado en uno de los primeros asesinatos del grupo: el de un abogado y su familia, así como en el de un seguidor que trató de dejar el culto en 1989.

Otro miembro de la secta, Yasuo Hayashi, fue directamente involucrado en el ataque con gas sarín en el metro y otros ataques en el centro de Japón, según la cadena estatal NHK.

Otros tres seguidores de la secta que fueron ejecutados —Masato Yokoyama, Toru Toyoda y Kenichi Hirose— también estuvieron involucrados en el ataque de Tokio, en otro ataque con gas sarín y en otros asesinatos cometidos por el grupo, así como en la producción de armas y químicos mortales.

Satoru Hashimoto estuvo implicado en al menos diez asesinatos cometidos por el grupo, incluyendo el del abogado y su familia, así como el ataque con gas en el centro de Japón.

La sentencia de muerte de Asahara fue dictada en 2006, según la radiodifusora pública NHK, pero los juicios de los otros conspiradores retrasaron el cumplimiento de la pena otros 12 años. Las últimas apelaciones se agotaron a principios de 2018, allanando el camino para las ejecuciones del líder del culto y sus seguidores.

Las ejecuciones en Japón se hacen en secreto, sin aviso anticipado para el prisionero, su familia o representantes legales, según Amnistía Internacional. Los prisioneros usualmente saben de los hechos horas antes de que vayan a ser ejecutados.

En dos periodos como ministra de Justicia, desde 2014, Kawakami ha recomendado la pena de muerte para 16 personas, incluyendo a los 13 miembros de la secta apocalíptica Aum Shinrikyo. Después de las más recientes ejecuciones, hay 110 presos en el corredor de la muerte, 88 de los cuales están solicitando un nuevo juicio.

En la conferencia de prensa de este jueves, Kawakami dijo que ella había “ordenado las ejecuciones después de revisiones prudentes y repetidas”.

Ella dijo que su gobierno había estudiado argumentos contra la pena capital, pero que el sistema de castigo de un país debe basarse en el sentimiento público.

La ministra aseguró que la opinión pública japonesa aceptó la pena de muerte para crímenes de esta magnitud y que la eliminación de la práctica no sería apropiada en Japón.

Creencias apocalípticas

Asahara fundó el culto Aum Shinrikyo en 1984 y rápidamente atrajo a miles de fieles, combinando pronósticos de un apocalipsis venidero —que podría llegar después de que Estados Unidos atacara Japón y se volviera un páramo nuclear— con enseñanzas religiosas tradicionales y tácticas de nueva era.

El líder del culto Aum Shinrikyo fue ejecutado en julio de 2018 por su responsabilidad en el ataque con sarín en 1995.

Muchos de los seguidores de Asahara eran científicos e ingenieros altamente educados, que ayudaron a atraer grandes cantidades de dinero a los cofres del culto.

Mientras la secta crecía, las familias de los miembros empezaron a elevar sus voces de alerta, y las quejas por lavado de cerebro y abuso entre el culto Aum Shinrikyo empezaron a ser más comunes.

A pesar de esto, pocos predijeron lo que podría venir, y el culto alcanzó una notoriedad global con el ataque de marzo de 1995, en el metro de Tokio, cuando los miembros del Aum Shinrikyolanzaron gas sarín en los vagones llenos de viajeros durante la hora pico. El ataque mató a 13 personas y afectó a 5.500 más.

Asahara y docenas de sus seguidores fueron arrestados en los meses siguientes al ataque, luego de que la Policía hiciera redadas en todo el país.

Un culto asesino

Los asesinatos de la Aum Shinrikyo empezaron en noviembre de 1989, cuando el abogado Tsutsumi Sakamoto —que estaba trabajando en una demanda colectiva contra el culto— fue brutalmente asesinado junto con su esposa y su hijo. El asesinato fue vinculado eventualmente al culto.

Los fiscales dicen que miembros de la secta entraron a la casa de Sakamoto mientras dormía, le inyectaron una dosis letal de cloruro de potasio y lo estrangularon.

El asesinato de Sakamoto y el clamor creciente de las familias de los miembros del culto atrajeron la atención de las autoridades, y la secta asesina empezó a prepararse para el final.

En una granja de ovejas en zona rural de Australia Occidental y otras propiedades, los científicos del culto empezaron a hacer pruebas con sarín mientras otros sintetizaban el agente neurotóxico VX y lanzaron un fallido intento de manufacturar rifles automáticos.

El 27 de junio de 1994, siete personas fueron asesinadas y más de 500 heridas después de que el Aum Shinrikyo lanzara gas sarín desde un camión hacia un complejo de apartamentos en Matsumoto, en la prefectura de Nagano. Otra víctima murió en 2008.

 

 

Relacionadas: