Tormenta Eleanor ya causó un muerto y quince heridos en Francia | Internacional
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Internacional

Tormenta Eleanor ya causó un muerto y quince heridos en Francia

Cuatro heridos están graves. La tormenta ha dejado 200.000 hogares sin electricidad. Azota también a Gran Bretaña

Tormenta Eleanor ya causó un muerto y quince heridos en Francia | El Imparcial de Oaxaca

Una persona murió y 15 resultaron heridas hoy en Francia como consecuencia de una serie de tormentas nautizadas Eleanor que se desplazaron desde el Atlántico durante la noche y azotaron también a Reino Unido, Irlanda, Alemania y Holanda.

La muerte se produjo por la caída de un árbol en la estación de esquí de Morillón, en los Alpes franceses, contó el portavoz de protección civil Michael Bernier. Cuatro de los 15 heridos se encuentran en estado grave.

Las tormentas dejaron esta mañana en Francia a 200.000 hogares sin electricidad, sobre todo en el norte y el noreste del país, desde Normandía hasta Lorena, informó la empresa eléctrica Enedis. Según la compañía, ya se ha restablecido el suministro en más de 70.000 viviendas en el norte y en la región de París, después de que pasara la tormenta.

En el tráfico ferroviario regional también se produjeron problemas. Por ejemplo, se interrumpió el tráfico regional en Alsacia como medida de precaución, según indicó una portavoz de la empresa ferroviaria SNCF. Sin embargo, los trenes de larga distancia TGV funcionaron con normalidad.

El tráfico aéreo en los aeropuertos de Basilea-Mulhouse-Friburgo y Estrasburgo también se vio interrumpido.

Eleanor ya causó un muerto y quince heridos en Francia

En la costa francesa se midieron ráfagas de viento de más de 120 kilómetros por hora, según el servicio de meteorología Météo-France. En el interior del país el viento llegó incluso a alcanzar los 147 kilómetros por hora en Cambrai, al sur de Lille.

Las autoridades marítimas francesas informaron de que el capitán de un yate tuvo que ser rescatado en una peligrosa operación con un helicóptero en alta mar y con olas de siete metros frente a la costa de Normandía la noche del martes. Las autoridades advirtieron a las demás embarcaciones del peligro que supone el yate abandonado, que no ha podido ser localizado.

Las tormentas ya causaron daños el lunes en la costa atlántica francesa y decenas de miles de casas se quedaron temporalmente sin luz.
En Irlanda se restableció el suministro para más de 134.000 clientes, según la compañía eléctrica estatal ESB. No obstante 16.000 viviendas, granjas y negocios siguen sin luz. Vientos de más de 155 kilómetros por hora azotaron Irlanda y causaron inundaciones en la costa atlántica en la ciudad de Galway.

En Irlanda del Norte también quedaron 20.000 viviendas sin electricidad, según los medios, y otras 2.500 viviendas y negocios en algunas zonas de Inglaterra.

Eleanor ya causó un muerto y quince heridos en Francia

En Holanda, unos 200 vuelos fueron cancelados y los trenes circulan a poca velocidad mientras que el país se prepara para la primera gran tormenta del año.

Las autoridades holandesas y el personal ferroviario informaron de que el servicio de trenes ha sido suspendido en las zonas costeras. Además se bloqueó el tráfico en las carreteras en diques y puentes cercanos al mar antes de que llegue la tormenta. El país también activó la barrera anti inundaciones en el mar del Norte por primera vez desde 2014 debido a que se esperan crecidas de hasta 3 metros.

Por su parte un temporal provocó vientos de más de 120 kilómetros por hora en el suroeste de Alemania interrumpiendo el tráfico terrestre. Numerosos trabajadores trataban de despejar las vías de tren de árboles caídos. Según las autoridades, no se registró ningún herido. Las tormentas también provocaron el cierre de varios parques zoológicos en el sur de Alemania.

Mientras tanto en la frontera suiza las autoridades tuvieron que cancelar los entrenamientos de salto de esquí debido al fuerte viento.