Alitas de pollo al horno | Nutrición
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

ESTILO

Alitas de pollo al horno

Su jugoso interior, la piel crujiente, la potencia de los aderezos…

Alitas de pollo al horno | El Imparcial de Oaxaca

Es pensar en ver una película en casa o invitar a unos amigos para ver un partido de fútbol y nos vienen a la cabeza.

Esta receta nos encanta porque, además de ser fácil y rápida, tiene un toque mediterráneo muy apetecible. El vino blanco, el perejil y el ajo son tres ingredientes que casan de maravilla con las alitas de pollo. Ah, otra cosa que nos gusta mucho: al hacerlas en el horno puedes usar la cocina para prepara una ensalada de patata que las acompañe. ¿Qué te parece?

Bueno, cuando las tengas listas, ya sólo tendrás que pensar una cosa… ¿con qué película las vas a acompañar?

Ingredientes

8 alitas de pollo

1 pechuga de pollo

1 muslo de pollo

1 pastilla de Avecrem Caldo de Pollo

Un poco de ajo en polvo

Un poco de perejil picado

Un chorro de vino blanco

1 cucharadas de mantequilla

Una pizca de pimienta

Verduras asadas

Cómo hacer Alitas de pollo al horno

 

  • Paso 1

    Sazona las alitas, la pechuga y el muslo con la pimienta y la pastilla desmenuzada de Avecrem Caldo de Pollo y úntalas con la mantequilla. Ponlas en una fuente de horno.

  • Paso 2

    En un bol, mezcla el aceite, el ajo y el perejil. Añade la mezcla a las piezas de pollo.

  • Paso 3

    Añade el vino blanco y hornea 45 minutos a 180 ºC. Sirve acompañado de verduras asadas.

Si esta receta te gusta prueba a hacer todo tipo de combinaciones con los ingredientes aromáticos que dan sabor a las alitas. Puedes añadir un poco de curry o comino. Estragón, tomillo o romero. Un toque de pimentón de la vera les vendrá fenomenal… Improvisa, las alitas van bien con todo.

Consejos para cocinar Alitas de pollo al horno

 

 

Antes de poner a marinar las alas, es conveniente quemarles los restos de plumas que puedan tener adheridas. Para ello, puedes usar la llama del fogón o, si trabajas con una cocina eléctrica, con un soplete de cocina. En este caso, ten la precaución de colocar las alas en un recipiente que aguante bien el calor (puede ser una sartén). Puedes disponerlo sobre la superficie de los fuegos, que aguanta temperatura.