¿Qué tan seguro es dejar de consumir carbohidratos? |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nutrición

¿Qué tan seguro es dejar de consumir carbohidratos?

Las dietas bajas en carbohidratos son conocidas por ser muy efectivas para la pérdida de peso.

¿Qué tan seguro es dejar de consumir carbohidratos? | El Imparcial de Oaxaca

Las dietas bajas en carbohidratos son conocidas por ser muy efectivas para la pérdida de peso. Sin embargo, esta dieta puede tener efectos secundarios, lo que nos lleva a cuestionarnos, ¿qué sucede cuando dejas de comerlos?

De acuerdo a una encuesta reciente de la Fundación del Consejo Internacional de Información Alimentaria, los consumidores califican el azúcar y los carbs entre las razones más comunes por las que se gana peso. Entonces, ¿por qué han surgido historias de que las dietas bajas en carbohidratos son inseguras y deberían de evitarse?

La investigaciones hechas por la Universidad Médica de Lodz en Polonia y un estudio separado por Reader’s Digest concuerdan en los riesgos de una alimentación baja en carbohidratos. Sus resultados concluyen que “las personas que llevan esta dieta están en un mayor riesgo de muerte prematura” con un alarmante incremento en el riesgo de enfermedades cardiacas como infartos y cáncer.

¿Pero qué es lo que le pasa realmente a tu cuerpo cuando dejas de consumir carbohidratos?

La fundadora de The Nutrition Suite, Juliana Shalek comentó con MyDomaine que seguir una dieta baja en carbohidratos tiende a promover la pérdida de peso en un lapso relativamente rápido. Ya que cortar los carbohidratos reduce los niveles de glucosa e insulina en la sangre, lo cual minimiza el almacenamiento de grasa en el cuerpo.

Por otro lado, la nutrióloga Kristin Kirkpatrick, una nutrióloga en Cleveland Clinic, comentó que quitar todos los carbohidratos del consumo puede resultar en fatiga, debilidad, mareos, dolores de cabeza, irritabilidad y náuseas que pueden durar por días o incluso semanas, a este efecto también se le llama “la gripe low-carb”.

Si dejas de comer carbohidratos totalmente, tu cuerpo eventualmente entrará en un estado de cetosis donde “los pequeños fragmentos de carbono llamadas cetonas son liberadas a la sangre porque el cuerpo está quemando grasa en vez de carbohidratos.” La famosa dieta Keto suena muy atractiva al principio, pero la grasa es una fuente más lenta de combustible que la glucosa, lo que significa que le toma más tiempo a tu cuerpo accesarla, entonces será más difícil ponerse en acción al realizar ejercicio y otras actividades.

Durante la dieta Keto, perderás peso del agua en tu cuerpo al principio, lo cual puede ser engañosos, y después perderás más peso. Un estudio del 2013 publicado en el Diario Británico de Nutrición que compara los dos sistemas el cetogénico bajo en carbs y el tradicional bajo en grasa y encontró que las dietas bajas en carbohidratos son efectivas en reducir los niveles de obesidad. Sin embargo, cuando consideramos los riesgos de salud que puede tener la dieta a largo plazo, cortarlos completamente de tu alimentación no suena como una decisión saludable a largo plazo.

En una nota más optimista, hay muchas dietas ricas en fibra y bajas en carbohidratos que puedes comer y te mantendrán en forma y sintiéndote bien. Como la fibra no es ni digerida ni absorbida, solo ocupa espacio en tus intestinos, dando el sentimiento de estar lleno, (lo cual ayuda a minimizar el comer snack poco saludables entre comidas).

La nutrióloga Kelley Leveque explica también que debemos buscar la “densidad de carbohidratos”. En pocas palabras, la densidad de carbohidratos significa el porcentaje de la masa de alimentos que es carbohidrato menos el componente de fibra.

Como explica LeVeque, la mayoría de los alimentos con alto contenido de carbohidratos netos terminarán como azúcar en su cuerpo. Los alimentos integrales en la naturaleza no tienen una densidad de carbohidratos superior al 30%; Incluso las verduras con alto contenido de carbohidratos tendrán una densidad muy inferior a esa. Los alimentos procesados ​​van muy por encima de eso y, como todos sabemos, deben evitarse.