Lácteos bajos en grasa evitan síndrome metabólico |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nutrición

Lácteos bajos en grasa evitan síndrome metabólico

Un yogur al día puede ser suficiente para obtener los beneficios

Lácteos bajos en grasa evitan síndrome metabólico | El Imparcial de Oaxaca

Algunos afirman que los lácteos son productos altos en grasa que no deben consumirse en una dieta para mantener un peso saludable, sin embargo, un nuevo estudio demostró que en realidad disminuyen el riesgo de obesidad abdominal y de síndrome metabólico, especialmente los lácteos bajos en grasa.

Tras una rigurosa investigación publicada en la revista especializada Advances in Nutrition, se encontró que el consumo de lácteos reduce el riesgo de alteraciones metabólicas asociadas a la acumulación de grasa en el abdomen.

Beneficios de los lácteos bajos en grasa

Los investigadores decidieron averiguar si el consumo de diferentes tipos de productos lácteos como leche, yogur y queso, se asocian con el síndrome metabólico.

El síndrome metabólico es un conjunto de factores de riesgo cardiovasculares que incluyen la obesidad, la presión alta o hipertensión, el aumento de glucosa en la sangre y triglicéridos y colesterol malo elevado.

Este problema se asocia directamente con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes.

Tras una ardua investigación, los científicos descubrieron que aquellas personas que consumen más productos lácteos, como leche y yogurt, tienen un menor riesgo de desarrollar síndrome metabólico, especialmente si los productos son lácteos bajos en grasa.

De hecho, se encontró que el consumo de un yogur al día está asociado con un 23% menos riesgo de síndrome metabólico y obesidad abdominal.

Aunque los lácteos bajos en grasa tuvieron mejores resultados, los lácteos enteros no se asociaron con el riesgo de alguna enfermedad, por lo que también son productos seguros.

Otros estudios han demostrado que consumir habitualmente lácteos ayuda a controlar los niveles de colesterol en sangre, disminuir la hipertensión y fortalecer los huesos en todas las etapas de la vida, especialmente en la infancia, el embarazo y la menopausia.

La leche contiene calcio y vitamina D, dos componentes que se relacionan con un menor riesgo de desarrollar hipertensión.

Por otra parte, se ha demostrado que otro de los beneficios de la leche es que contiene proteínas que ayudan a contribuir a la regulación del peso corporal.

Los deportistas también deben consumir lácteos, ya que ayudan a la rehidratación por sus carbohidratos en forma de lactosa y aportan proteínas que contribuyen a aumentar y conservar la masa muscular.

En el caso de las mujeres embarazadas, es necesario que consuman un poco más de leche de lo normal porque su cuerpo incrementa la necesidad de calcio.

En ese sentido, los expertos recomiendan consumir entre 1,000 y 1,200 miligramos al día.

Ya lo sabes, incluye en tu dieta diaria al menos un vaso de leche o un yogurt al día, si son bajos en grasa, mejor. En caso de que seas intolerante a la lactosa, existen muchas opciones en el mercado que son deslactosadas.