Claves para evitar las comidas copiosas en fiestas
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nutrición

Claves para evitar las comidas copiosas en fiestas

Las comidas copiosas son muy comunes en cualquier tipo de fiesta. Sin embargo, si quieres proteger tu salud lo mejor es que las disminuyas y optes por platos saludables.

Claves para evitar las comidas copiosas en fiestas | El Imparcial de Oaxaca

Si eres de las personas que siempre van a fiestas y no sabes cómo hacer para seguir con la dieta, llegaste al lugar ideal. Las comidas copiosas en eventos festivos sobrecargan a nuestro cuerpo de kilos y calorías que después pueden desencadenar una larga lista de malestares.

En una fiesta fácilmente puedes ingerir entre 4000 y 5000 calorías a consecuencia de los aperitivos, platos principales, postres y demás. Así que lo primero que te recomendamos es comer con la cabeza: piensa antes de nublar tu mente y dejarte llevar por tantos platos apetitosos.

Las recetas muy elaboradas con carnes, pescados, pollos, junto a los dulces y las bebidas alcohólicas pueden causar estragos. El descontrol trae consigo días de pesadez y malestares.

Ataquemos al azúcar
El azúcar siempre estará presente en una reunión con amigos, de negocios o familiar. Podemos encontrarla en dulces, bebidas gaseosas o aperitivos. Es uno de los alimentos más dañinos para nuestro organismo, siendo la principal causa de muchas enfermedades.

Ataca el corazón, te hace subir de peso y da su estocada final con la diabetes. En una fiesta, huye de ella o, por lo menos, evita consumirla en grandes cantidades. Dirige tu mirada hacia platos más saludables. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Consecuencias de las comidas copiosas
El día después de la fiesta no sólo tendrás resaca por la cantidad de alcohol que bebiste. También por los empachos y malestares digestivos que te dejarán las comidas copiosas. Se trata de un malestar que puede afectar tu rendimiento durante un tiempo considerable.

No importa si festejaste de día o de noche, las horas siguientes estarán protagonizadas por:

Dolores de estómago
Dolores de cabeza
Diarrea
Vómitos
Con estos malestares no necesitarás ir al hospital. Sin embargo, las comidas abundantes pueden causar, en el peor de los casos, una pancreatitis, para lo cual sí necesitarás ayuda médica. Esto se produciría por comer alimentos con mucha grasa.

Lo anterior será consecuencia de los empachos estomacales que se producen por las grandes comidas hipercalóricas que consumiste. En esta situación, te recomendamos que alternes la dieta con comidas ligeras y alimentos depurativos. Puedes acompañar con agua y té.

También elige frutas como la uva y la piña, ya que ambas son ideales para ayudar en el proceso digestivo. Te aseguramos que la situación se solventará en menor tiempo si durante los dos días siguientes practicas una dieta blanda. Es decir, a base de cremas de verduras, sopas y otros líquidos.

Claves para evitar las comidas copiosas
En este punto ya sabemos que no es conveniente comer desmesuradamente. No obstante, entendemos que en una fiesta la idea es disfrutar y la comida es parte de ello. Por eso, te vamos a decir cómo evitar comer en grandes cantidades y evitar los posteriores malestares:

1. Antes de la fiesta come tus tres platos principales del día
De esta manera, no llegarás con hambre al evento y evitarás comer más de la cuenta. Además, si se trata de una cena, recuerda que después llegarás a tu casa a dormir y esto potenciará los dolores y la pesadez.

2. Hidrátate bien el día del evento
Dos litros de agua es una cantidad aceptable. Con esto evitarás la retención de líquidos que se genera por las comilonas y la deshidratación producto del alcohol. También puedes tomar infusiones depurativas.

3. Come en pocas cantidades
De esa manera probarás de todo. La idea es disfrutar de todos los platos, así que mide las porciones y procura que sean pequeñas para que puedas llegar al postre sin complicaciones.

4. Aprovecha los platos saludables
Puedes tener la suerte de encontrarte con una mesa dedicada a platos saludables. En ese caso, elige las ensaladas o carnes a la plancha o al horno, porque tienen menos grasas. Acompaña con ensaladas. Esta combinación no te hará sentir pesadez.

5. No te olvides del agua
Durante la fiesta bebe mucha agua. Disminuye la cantidad de bebidas alcohólicas. Sabemos que en las comidas copiosas siempre hay brindis; si lo deseas, acompaña el momento con una copa de vino, pero no abuses.

6. Busca los postres con frutas y evita los de muchas calorías
Hay postres que aunque sean pequeños son muy calóricos. Evítalos. Pueden ser un dulce, turrones o mazapanes. Elige uno y basta.

En su lugar, si tienes la posibilidad de optar por brochetas de frutas, escógelas antes que los pasteles. Asimismo, no te pierdas aquellas preparaciones que estén acompañadas de piña: te ayudará a digerir mejor las comidas y es depurativa.

7. Mastica bien las comidas
Unas 40 veces por bocado es lo ideal. La masticación permite que el proceso digestivo se realice sin dificultades. Si las 40 veces te parece una exageración, pues trata de hacerlo, al menos, entre 15 y 20 veces.

8. Divide lo que sobre
Si la fiesta fue en tu casa reparte lo que te quedó entre tus invitados. De esta manera, evitarás seguir comiendo en grandes cantidades los días siguientes.

9. Ten conciencia
Ya ves que sí es posible evitar las comidas copiosas en grandes eventos. Podrás cumplir con los consejos anteriores siempre y cuando estés consciente de que para disfrutar no necesitas comer en grandes cantidades ni hacerle daño a tu cuerpo.

De igual modo, requieres de mucha concentración y disciplina. Sólo así alcanzarás tus objetivos, que a largo plazo son más importantes que unos cuantos bocadillos. ¡Merece la pena!