Cinco gramos de sal al día previene enfermedades crónicas
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nutrición

Cinco gramos de sal al día previene enfermedades crónicas

Consumirla en exceso provoca retención de líquidos e incremento de peso

Cinco gramos de sal al día previene enfermedades crónicas | El Imparcial de Oaxaca

Sabemos que la sal y la azúcar son muy necesarios para un correcto funcionamiento del organismo, ya que la primera es muy útil para mantener la presión de la sangre y los fluidos extracelulares; por otro lado, la azúcar proporciona energía de forma que ambos pueden ayudar a prevenir enfermedades crónicas.

De acuerdo con el Dr. Óscar Castro Guevara, director de la Unidad Médica Familiar número 38 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sonora, consumir al menos 5 gramos de sal al día puede ayudar a enfermedades crónicas.

IMSS: Consumo moderado de sal previene enfermedades crónicas

El especialista señaló que es recomendable consumir cinco gramos de sal al día, incluyendo la que ya contienen los alimentos; no obstante, algunas personas pueden llegar a consumir hasta 11 gramos de sal al día, más del doble de lo permitido.

¨Se ha incrementado el número de pacientes que presentan enfermedades degenerativas como hipertensión y diabetes, padecimientos que además se registran a edades cada vez más tempranas¨, destacó.

En cuanto al azúcar, la porción ideal depende de la condición y estado de salud de cada persona, aunque es muy común que la población exceda en su ingesta.

Por otro lado, el médico del IMSS indicó que el excesivo consumo de sal provoca retención de líquidos e incremento de peso, obligando al hígado, riñones y corazón a trabajar por encima de sus niveles normales, afectando el sistema cardiovascular.

Finalmente, recomiendan que es importante dejar de lado el consumo de productos procesados como los quesos, repostería, carnes frías y la comida rápida. A su vez, incrementar el consumo de sustitutos, como sal marina no tratada y consumirla en menor cantidad.