Cómo inculcar buenos hábitos financieros a tus hijos
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Hogar y Familia

Cómo inculcar buenos hábitos financieros a tus hijos

Aplicar estas técnicas bajo una estricta política de diversión, pues no amarán las finanzas si se convierten en algo aburrido.

Cómo inculcar buenos hábitos financieros a tus hijos | El Imparcial de Oaxaca

Creer que los pequeños son incapaces de entender el mundo monetario es un error. No puedes lanzarlos a la economía real a los 18 años y esperar que tengan éxito en este mar de ahorros e intereses. Pero aún estás a tiempo de mostrarles el buen camino.

¿Lo primero? Aplicar estas técnicas bajo una estricta política de diversión, pues no amarán las finanzas si se convierten en algo aburrido. ¡Intégralas a su vida de manera sutil! Te damos las reglas del juego.

  • 1. Ahorro smart
    La autora de Make Your Kid a Money Genius, Beth Kobliner, aconseja regalarles tres alcancías para ahorrar, gastar y donar. Poner una meta a cada cantidad, a quién les gustaría destinarlas, qué quisieran comprar y qué podrían hacer con el resto del dinero a futuro, les ayudará a establecer prioridades en su vida adulta. Vital: que las metas sean alcanzables.
  • 2. Retrasa la gratificación
    Los niños no soportan esperar por algo que desean. Tú ibas al cine para ver una peli, pero ellos pueden tenerla en segundos en el iPad, y esa impaciencia traspasa todas las áreas de la vida, incluso la financiera. Si quieren algo, haz que esperen a ahorrar lo suficiente, ello ejercita su control ante los impulsos, y es lo que más tarde hará que no se endeuden con tarjetas de crédito por ofertas de “compre ahora y pague después”.
  • 3. Sus prioridades
    Para un niño es difícil visualizarse en el futuro. ¡Ayúdale a escribir una lista de deseos! Desde una bici hasta un viaje a Disney, explícale cuánto tendría que esperar y ahorrar por cada plan, en qué tiempo podría obtenerlo, etc. Así aprenderá el valor de cada cosa.
  • 4. Enséñales las consecuencias
    ¿De compras? Asígnales un presupuesto para gastar y que ellos decidan cómo ejercerlo. Lo más seguro es que deseen usarlo todo en la primera tienda que vean y debes dejarlos, cuando lleguen a la siguiente ya sin dinero aprenderán bien la lección.
  • 5. No pelees por dinero frente a ellos
    Un estudio de la Universidad de California demostró que un niño que crece en una familia donde se discute de manera regular por sus finanzas, suele iniciar la mayoría de edad con deudas y una imagen negativa y desorganizada del dinero. “Y si sueles contarles lo difícil que está la situación en casa y con detalle, pueden tener una percepción equivocada de lo que significan los ingresos por verte tan estresada”, dice el psicólogo financiero Brad Klontz.
  • 6. Haz del dinero un objeto visible
    Tus hijos deben saber que el dinero es algo finito, dales monedas y billetes para ahorrar. Si ya tienen lo suficiente para ese juguete que desean, permíteles entregar de primera mano el dinero al cajero. “La sensación de recibir una recompensa por el esfuerzo será inolvidable”, dice Kobliner.
  • 7. Dale referencias
    Que conozca cuánto cuesta el servicio de luz o un litro de leche, permite a tu hijo ver el contexto de calidad-precio y de salario-poder de compra. Pídele que te ayude a hacer la lista del súper y a comparar precios antes de poner los artículos en el carrito, así sabrá cómo obtener más por su dinero.
  • 8. Sé constante con tus técnicas
    Si decidiste darle una mesada a tu hijos, siempre hazlo en el mismo día y en la misma cantidad, y a cambio, ellos deben anotar en qué lo gastaron para poder recibirla la siguiente semana o mes, de esta manera comienza a girar la rueda de lo que en su vida adulta será un seguimiento de gastos y presupuesto. Una estrategia infalible.
  • 9. Más que comprar
    Explícale que si compra un artículo cada cuatro meses en lugar de cada uno, podría tener un objeto más valioso. Enséñale que puede adquirir bienes tan grandes como un auto o una casa, y que el simple hecho de tener ahorros también es válido; más tarde en la vida descubrirá su fondo para el retiro.