Los beneficios de la natación para los bebés
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Hogar y Familia

Los beneficios de la natación para los bebés

Puede ayudar al bebé a comer y dormir mejor

Los beneficios de la natación para los bebés | El Imparcial de Oaxaca

¿Sabías que hay muchos beneficios de la natación para los bebés? De acuerdo a los expertos, esta actividad puede contribuir a un mejor desarrollo de tu pequeñito.

Así que toma nota de la edad ideal en que debe comenzar la natación para bebés y cómo puedes aprovechar al máximo sus beneficios.

Beneficios de la natación para los bebés
Siempre debes consultar a tu pediatra antes, pero en general, un bebé puede comenzar a aprender natación desde los seis meses.

De acuerdo con la profesora de educación física, Paula Toyansk, los bebés toman clases siempre acompañados de un familiar adulto y de acuerdo a su edad y habilidades.

Es muy importante que el bebé tome sus clases acompañado ya que la piel es su mayor canal de comunicación y al estimular al pequeño con caricias, mimos o con la voz, le damos más seguridad y bienestar para aprender a nadar.

Los beneficios de la natación son muchísimos y persisten para siempre. Algunos de los principales son:

  • Control de la respiración y el equilibrio
  • Aumento de fuerza muscular
  • Coordinación motora en habilidades como rodar, gatear o caminar
  • Noción de espacio
  • Mejor desarrollo cerebral
  • Habilidad para relacionarse en grupos
  • Mejor percepción de formas, colores, texturas y pesos
  • Uno de los mejores beneficios de la natación para los bebés es que los ejercicios suaves y en el agua a temperatura cálida, relajan al bebé y estimulan su apetito.

Esto ayuda a que coma y duerma mejor, lo que mejora su carácter y su comportamiento.

Además, se regula su circulación sanguínea y al desplazarse por el agua, el bebé aumenta su confianza y se favorece el desarrollo de su inteligencia.

Cuando un bebé aprende a nadar, también mejora sus capacidades cardiorespiratorias, hay una mejor alineación de la postura y se estimula su independencia.

La natación es una forma muy divertida y saludable de ejercitarse para los bebés, pero no solo ellos se benefician, también tú porque está comprobado que fortalece el lazo de unión con los padres.

Si te decides a inscribir a tu bebé a clases de natación, recuerda que debes avisarle antes a tu pediatra y debes verificar que el lugar es limpio y con personal preparado.