10 miedos reales que llegan con la crisis de los 30 |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

10 miedos reales que llegan con la crisis de los 30

Cumplir años en realidad no representa mucho. Si lo piensas bien, solo añades números a tu vida, que son prueba de que has logrado mantenerte respirando por cierta cantidad de tiempo.

10 miedos reales que llegan con la crisis de los 30 | El Imparcial de Oaxaca

Pues bueno, eso es lo que trato de decirme ahora, cada vez que pienso que los 30 se acercan. Porque nunca pensé que tendría esa “crisis de los 30”, pero heme aquí, enumerando los miedos que repentinamente la edad me produce.

Y no estoy hablando de esos absurdos (porque esos también los he tenido), sino de esos que de verdad te mantienen despierta por la noche, pensando en que justo el día de tu cumpleaños número 30, la vida te caerá encima.

En fin, sin más, aquí van.

1. Miedo a que mis padres (o en general, mis seres queridos) mueran

No sé por qué, pero ahora estoy muy consciente de que ya soy “grande” y, por lo tanto, mis padres también, y pues, nada, es lo natural de la vida.

Aunque si estoy pensando realmente en eso, entonces tengo que considerar que todos vamos a morir y podría pasar en cualquier momento. Lo que me lleva al siguiente.

2. Miedo a morir

Quizá fue el temblor (el del 19 de septiembre), pero realmente antes no pensaba en eso y cumplir treinta no ayuda.

3. Quedarme estancada

Siento que tengo que hacer todo ya, ahora mismo, porque el tiempo se me viene encima.

4. Nada de lo que tienes es suficiente

No es que no haya logrado nada para mis 30, sino que llegar con lo que tengo ahora no parece suficiente. Pero ¿respecto a qué parámetros?, ¿boda e hijos?, ¿un trabajo ad hoc para mi edad?, ¡¿cuál sería un trabajo ad hoc para mi edad?!

5. El trabajo

Mientras que por fin encontré algo que me gusta, cambié de giro para el final de mis 20 y empezar casi de cero ha sido difícil.

El miedo a quedarme en un puesto bajo por demasiado tiempo es horrible, pero, por otra parte, quedarme sin trabajo es algo que me aterroriza aún más.

6. El dinero

Tener cuatro trabajos para poder vivir decentemente no es lo que esperaba para mis treinta. Pero hace un año tenía uno y vivía bien, así que espero nivelarme pronto. Lana baja, lana sube…

7. Equivocarme

Creo que el miedo a errar está presente en la vida de todos, pero justo en este momento, los errores me pesan más que nunca.

Y ni siquiera creo haberme equivocado últimamente, pero cada que tomo decisiones, pienso demasiado en todo lo que podría salir mal y, como ya voy a cumplir 30, entonces cualquier error será el error de mi vida.

8. El tiempo

Por alguna razón, el tiempo se está pasando más rápido y apremia más que nunca.

9. No lograr más

¿Qué tal que me quedo con mis cuatro trabajos para siempre y no logro nada de lo planeado para el futuro?

10. El futuro

La incertidumbre de lo que viene es otro de los males que nos aquejan a todos, pero los 30 lo vuelven aún peor. Sé más o menos lo que viene, pero hay tantas cosas que aún quiero modificar y esa es la parte del futuro borrosa y de miedo.

Sin embargo, aún tengo 29. Mejor me ocupo y no me preocupo; y si todo se acaba para cuando cumpla treinta, entonces mejor aprovecho mis últimos días en la veintena para culparla de mis errores, como Rihanna.