Mitos y realidades de la grasa | Cuidados y Belleza
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Estilo

Mitos y realidades de la grasa

Es difícil eliminar una mala reputación… algo que la grasa sabe muy bien.

Mitos y realidades de la grasa | El Imparcial de Oaxaca

Las grasas dietéticas han sido cuestión del diablo por años. Y a pesar de que la ciencia ha demostrado que no son tan malas, hay gente que sigue odiándolas con rencor. Pero, lo que en realidad mucha gente no sabe, es que necesitamos grasa para sobrevivir.

Es común escuchar hechos contrarios de la nutrición. Una persona dirá que los carbohidratos son el enemigo, mientras que otros le echarán la culpa a la grasa o al azúcar. Con tanta información contraproducente, es normal que no sepas exactamente qué pensar. Y por eso te contamos bien de lo que la grasa se trata.

¡No sirve de nada!

De hecho necesitas cierta cantidad de grasas para soportar las funciones cerebrales y corporales. Junto con otras cosas, tu cuerpo necesita grasas para producir hormonas, controlar las células y hasta regular tu temperatura corporal. También son la clave de un cabello, piel y uñas saludables.

Existen varios tipos de grasas

Todas las grasas tienden a ser consideradas “grasas”… pero en realidad cada una tiene su chiste. En realidad son diferentes. Las grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas son saludables para el corazón y el cuerpo las quema fácilmente, mientras que las grasas saturadas y las trans se almacenan más fácilmente como grasa corporal.

Las grasas saturadas se encuentran en mayores cantidades en aceite de coco, de palma, mantequilla y grasa de ternera. También se puede encontrar en cerdo y grasas de pollo. Mientras tanto, las grasas trans se encuentran principalmente en aceites vegetales parcialmente hidrogenados y en grasas animales.

¿Es mala para ti?

Como los carbohidratos, existen grasas de alta y baja calidad. Las grasas de baja calidad, como los carbohidratos de baja calidad, no son buenos para tu salud, pues usualmente están dentro de los alimentos procesados. Los alimentos con buenas grasas incluyen: salmón, nueces y semillas.

La grasa sólo sube de peso

Claro, si comes muchísimas grasas, vas a terminar subiendo de peso. Pero si cuidas el consumo de grasas… hasta podrías bajar. Gracias a que la grasa tiene 9 calorías por gramo, hay que tener más cuidado con ella.

Para evitar el aumento de peso, asegúrate de consumir grasas en cantidades apropiadas dentro del contexto del consumo calórico diario. Lo ideal es consumir menos del 10% de calorías al día de grasas saturadas.

Las grasas de calidad…

Aunque las grasas saturadas están ligadas a un incremento de colesterol, otro tipo de grasas, como los ácidos grasos poli-insaturados, que se encuentran en girasoles, soja, semillas de calabaza, sésamo, salmón, atún y nueces, han demostrado disminuir significativamente los niveles de colesterol.