Hugo Castañeda, el médico de los quijotes |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Estilo

Hugo Castañeda, el médico de los quijotes

El doctor Hugo, uno de los fundadores de Los Quijotes, comparte con ESTILO OAXACA cómo nació este grupo, así como su objetivo y detalles de su vida profesional.

Hugo Castañeda, el médico de los quijotes | El Imparcial de Oaxaca

PARTE 1

-¿Por qué denominaron al grupo Los Quijotes?
-Somos un grupo de soñadores que como el Quijote venimos a proteger doncellas y enderezar entuertos, venimos a mejorar los problemas de salud de las personas y en lo posible cambiar las circunstancias, no pretendemos curar las enfermedades del individuo o de la sociedad, sino ayudar a que mejoren. Al decir ayudar es ayudar a instituciones de salud tanto federales estales o municipales en el trabajo de todos los días y se hace por el servicio directo al paciente, al dar esa educación es lo que dura más y es una cosa siempre hacemos bien.

– ¿Cómo y porqué se integró a Los Quijotes?
-Fuimos tres los fundadores, yo fui uno de ellos con el doctor Carlos Orozco, y se nos pidió, cuando estaban unas personas de la sociedad religiosa del Verbo encargado, y le interesaba mucho mejorar la situación de salud en el área donde trabajaba en México; habló con el administrador del hospital de donde estamos, yo no tenía ni que hacer, yo estudié en la Ciudad de México y viví ahí muchos años, entonces los tres vimos de qué se trataba, era un lugar cerca del área y fuimos días a ver, veintitantas personas vinieron a recibir atención es un proceso que nunca termina, todo los años aprendemos algo y cada año venimos más preparados.

– Cuáles son las satisfacciones más importantes que ha tenido a lo largo de su trayectoria
-La satisfacción de servir si le ayudo a mis vecinos, si le ayudo a mis compadres en lo que sea, en cosas físicas, en apoyarlo económicamente, en ayudar con sus hijos, produce cierta satisfacción de ayudar al vecino, a alguien que tiene la necesidad de mejorar su salud, y esta acción es lo más importante y lo vemos como algo muy natural porque es nuestro campo, en el que hemos vivido por muchos años y también lo vemos como una responsabilidad.
La satisfacción es la personal de sentirse mejor por ayudar al prójimo, y también el aprender que hemos aprendido de la sociedad, el comportamiento de los pacientes, las costumbres, las finezas, que la gente tiene es un puente muy importante. Hay mucha gente joven de 26 años que son graduados de las universidades de allá y que el recibir esta experiencia es muy importante para ellos en este momento, y será muy importante para ellos en el futuro. Que su experiencia en su servicio no se limite a lo que tienen enseguida sino se expanda fuera de eso tener una visión global, interactuar con otras personas de otros países es de lo más valioso.

– Cuáles son los casos que lo han marcado a lo largo de su trayectoria
-No puedo mencionar un caso en particular, tenemos muchos pacientes con problemas especiales. Hubo un muchacho de quizás 15 años que tenía una deformidad muy importante de su nariz, así nació totalmente deformado, se le llevó a San Antonio se le operó varias veces, se le hizo una reconstrucción, fue muy satisfactoria, el proceso duró bastante tiempo, más de un año, el hecho de ser colaboración del municipio de la ciudad y de San Antonio lo hace más atractivo, el invitado debe saber que sí podemos trabajar juntos, es de lo que se trata.
La satisfacción no es de algo específico, si no es del sentimiento general de cómo responde la sociedad, y siempre queda la sensación de que siempre podemos hacer algo más.
La sociedad local puede hacer algo más, unas cosas que empezamos, en la creación de una clínica Los Quijotes en Xoxocotlán, ya se logró a través del programa 3 x 1 en que si hay un donativo para actividades sociales del extranjero y a nivel local, la ciudad , en el municipio, el estado se da la misma cantidad entonces el Gobierno Federal da la otra parte, y eso lo pude conseguir y Sedesol estuvo muy listo.
Esto inició exactamente a los dos o tres años, se paró por los problemas que hubo aquí y eso quedo a la mitad y es muy triste por el valor relativo de la clínica, el cual es un lugar donde se sigue al paciente, no como una cosa material, si requiere de otro médico, de rayos X, se va al laboratorio, se le dan los medicamentos, luego ya se lo pone la prescripción y se le va a su casa, si esta clínica estuviera funcionando entonces se le puede decir que venga la semana siguiente o cuando lo requiera, usualmente esto no se ha logrado por que la idea es que no fuesen médicos de salario, si no médicos que en la práctica privada ya tuviesen o rentaran consultorios por días, si yo nada más quiero los viernes un cardiólogo, sería otra fuente de pacientes para él.

-¿Cuáles son los municipios que ha abarcado el quijote?
-Ya tenemos 23 años en Oaxaca, en los alrededores han sido muchos por ejemplo, Mitla, Tlahuitoltepec, entre otros.

Continúa mañana…

-Qué opinión tiene su familia sobre la labor que usted desarrolla
-Mi familia vive aquí, los mismo para casi todos, hemos tenido médicos que se traen a su familia por varios años, niños que vimos en el principio ahora los vemos como profesionales, el apoyo de la familia es un componente muy natural para nosotros, no vienen individuos, vienen familias, a veces no es posible, pero si no lo pueden hacer físicamente el apoyo de la familia siempre está ahí, son familias de allá que vienen a apoyar a las familias de acá.

– Algo que me marcó en su estancia en Oaxaca
-La gente es muy fina, siempre hemos sido atendidos de manera excelente, la actitud de manera individual y como agrupación de los quijotes como miembros de una institución, el gobierno del estado de Oaxaca, aun del Gobierno Federal en instituciones como el ISSSTE y el Seguro Social, en las poblaciones donde vamos a llegar ellos ya están muy listos. Preparan las escuelas donde vamos a llegar, ya nos están esperando, pasan la información a las áreas que corresponden para que vengan a consulta, dan transporte para eso, la sociedad del pueblo se mueve para que las personas sean ayudadas, al ver eso uno se da cuenta que no hay límites al interés de la salud, el ambiente de Oaxaca es muy especial, la comida es excelente, las artesanías son excelente, Oaxaca es Oaxaca, tiene su belleza natural artística, el estar aquí lo hace uno más preciado.
Para mí es muy satisfactorio ver que un grupo de veinte personas ahora es un grupo noventa gente de nuevas gentes con nuevas generaciones de los que empezamos. Anoche tuvimos una reunión y estuvieron 7 u 8 de los precursores y ellos han seguido con esto, han sido el espíritu del quijote del ayudar al impacto, de seguir adelante. Y el ver a todos los muchachos con ese espíritu ayudando trabajando arduamente que no se dejen de nada.
Son seres humanos que disfrutan lo que hacen, es una fuerza positiva, para mí lo más importante es que el espíritu del quijote siga y se contagie.
La otra cosa, ojala que esa clínica de los quijotes se desarrolle, existe una asociación que se llama quijotes que son los que nos atienden cuando venimos para acá, oficialmente ellos son los dueños de esa clínica, pero hemos tenido problema de reclutamiento, necesitamos gente motivada que le interese el aspecto administrativo de salud, para echar andar eso, es un tesoro que puede crecer si la sociedad ayuda, la sociedad local, la ciudad, las autoridades municipales, estatales.
En lo particular yo estoy muy comprometido en la asociación.