Quantcast

Especiales

Reconciliación, el camino del arzobispo

José Luis Chávez Botello cumple 20 años como obispo y, a sus 76 años, pese a haber renunciado por norma eclesiástica a la Arquidiócesis, goza de plena salud y amplio reconocimiento a su labor religiosa y social
por Sayra Cruz

20 AÑOS COMO OBSIPO

La renuncia que presentó José Luis Chávez Botello, por norma eclesial al papa Francisco, está poco relacionada con su salud. El arzobispo, que el domingo cumplió 20 años como obispo, a sus 76 años –nació el 8 de febrero de 1941- goza de excelente salud, no toma ningún medicamento y lleva una dieta equilibrada.

Quienes lo acompañan diariamente en sus actividades cotidianas, desde que se levanta hasta que duerme, aproximadamente a las 22:45 horas, lo describen como un hombre ordenado, que no toma decisiones apresuradas.

Chávez fue ordenado obispo el 19 de marzo de 1997 por el papa Juan Pablo II, título que logró tras una constante preparación y vocación. En la ciudad del El Vaticano su trabajo intelectual cuenta con un fuerte reconocimiento; sus escritos, confiaron fuentes de la Arquidiócesis, han alcanzado gran relevancia.

Desde 1966 fue enviado a Roma como alumno del Pontificio Colegio Pío Latinoamericano, obteniendo su licenciatura en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana, que concluyó en 1970. El 8 de enero de 2004 tomó posesión como arzobispo de Antequera, sustituyendo a Héctor González.

“Fue un muchacho sereno, amigo de todos y bien amado”, recuerda Barragán, quien fue compañero de Chávez Botello en el Seminario Diocesano del Señor San José en Guadalajara, de donde los dos son originarios, y quien ahora lo acompaña como vocero de la Arquidiócesis.

José Luis Chávez Botello, originario de Tototlán, Jalisco, después de cumplir 75 años de edad, presentó su renuncia al Papa Francisco, cumpliendo con la norma de la Iglesia católica. Él asegura tener las ganas de seguir trabajando; su renuncia no ha sido contestada, hasta ahora continúa realizando trabajos en el Vaticano.

Entre sus participaciones en actividades de la jerarquía católica se encuentra la Organización Mundial de Catequesis y la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Aparecida, Brasil; recibió el palio arzobispado de manos del Papa Juan Pablo II en Roma.

“Tiene ritmo acelerado”

Aunque cada arzobispo ha dejado una huella y un legado a la Arquidiócesis, Chávez Botello llegó a organizarla, a echarla a andar para reencontrar a los católicos y fomentar la reconciliación y la paz, sus dos principales ejes.

En su andar por las 120 parroquias encontró vacíos, una fe debilitada y creencias confundidas, distantes de “la verdadera fe”. También enfrenta el avance de otras religiones. “Si han avanzado las otras expresiones, es porque nosotros nos hemos descuidado”, ha reconocido el arzobispo.

Después de su llegada a Oaxaca, formó el Plan Diocesano de Pastoral, con seis ejes: kerigma, aplicación del plan, liturgia, proceso evangelizador, familia y proyección de la fe, a los cuales en noviembre de 2016 les sumó la pastoral indígena y pastoral de jóvenes.

También nombró a los vicarios episcopales para que en Ixtlán, Oaxaca de Juárez, Cañada, Sola de Vega y Nochixtlán haya una estructura de gobierno en su plan de 6 años como un modelo que recupere la función de la grey católica.

Para ordenar las funciones de los cargos de esta Arquidiócesis, diseñó la Curia Diocesana dándole a cada secretario o representantes un lugar y delegando responsabilidades.

“Con todas estas funciones marcó lo que quiere Oaxaca, con cada uno en sus lugares y en sus funciones”, contaron quienes conocen al arzobispo y saben del tesón que le imprime a cada uno de sus objetivos.

Así como en el seminario, cuando de joven le gustó el futbol y tuvo una “pata dura” para el deporte, esa misma estructura y sin miedo a caer o a las críticas sigue guiando el equipo que representa. Quien llegue después de Chávez Botello tendrá una base que sostener.

Las decisiones del arzobispo han molestado a varias personas, porque les quitó sus canonjías y sacó a varios de su zona de confort.

Sin embargo, también en su trayecto, ha habido voces que lo señalan como protector de hechos de pederastia; aunque es un constante crítico de la corrupción del gobierno y pugna siempre porque se respete el derecho de los oaxaqueños a recibir una educación de calidad, hay quienes cuestionan su débil respuesta ante los escándalos en Oaxaca por curas acusados de abusar sexualmente contra niños.

Sus peregrinaciones

En el año 2014 Chávez Botello realizó una peregrinación que duró ocho días, de la ciudad de Oaxaca de Juárez al santuario de la Virgen de Juquila en Santa Catarina Juquila, que denominó de la “reconciliación y la paz”.

El 8 de octubre de 2014, el nuncio apostólico Christopher Pierre, en representación del Papa, atestiguó el juramento para participar en la reconciliación del estado. Después de 2006, sus llamados han sido contantes para evitar la violencia y apostar por el bien común.

Antes, en junio de 2005, promovió una peregrinación a pie con imágenes de Nuestra Señora de la Soledad, recorriendo comunidades de la Sierra Sur en conflicto como Santo Domingo Teojomulco y San Lorenzo Texmelucan para solicitar un freno a los enfrentamientos entre pobladores.

Este se selló en el 2008 con una celebración con la población. “La música de bandas y el costo, era juntos en alegría palpable, marcó el fin de 60 años de enfrentamientos, robo, sangre y muertes”, se dijo.

Preparación de fe

Monseñor cuenta con una fuerte, sólida y constante preparación, es licenciado en Teología Dogmática, en Pastoral, así como en Ciencias de la Educación. El día que no esté en la Arquidiócesis para sus cercanos y para la Iglesia en Oaxaca habrá una sentida ausencia.

Su origen de una familia humilde en Jalisco lo hizo saber de la tierra y el trabajo, como la mayoría vivió sin lujos. Su comida preferida son las tostadas con frijoles y así lo demostró cuando caminó con sus creyentes hacia Juquila, en cada parada desayunaba, comía o cenaba con todos.

Aunque monseñor hable otras lenguas como italiano, francés y un poco de alemán, respeta y admira las lenguas indígenas.

En cada viaje disfruta conocer las comunidades, convivir con la gente y aunque es poco expresivo, escucha a todos. Sus cercanos aseguran que difícilmente se enoja, siempre muestra una actitud seria.

“Confía siempre en Dios, no tiene cargos de conciencia y es un gran maestro de la liturgia”, dijeron.

Características de monseñor José Luis Chávez Botello

  • Ora mucho

  • No toma decisiones a la ligera

  • Tiene varios escritos y un libro lo acompaña siempre

  • Duerme poco

  • No vive con lujos

  • Visita todas las parroquias de la Arquidiócesis cada año procurando en ellas el sacramento de la confirmación

8 de febrero de 1941

Nació en Tototlán, Jalisco

ESTUDIOS

1955-1961

Seminario Menor Guadalajara

1961-1966

Seminario Mayor Guadalajara

1966-1970

Licenciatura en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana

8-diciembre-1969

Fue ordenado sacerdote en Roma

1970-1971

Curso en Ciencias de la Educación en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma

1971-1973

Estudios en el Instituto Lumen Vita de Bruselas, Bélgica

Carrera sacerdotal

21-febrero-1997

Es nombrado obispo titular de cova y auxiliar de Guadalajara

19-marzo-1997

Recibe el ordenamiento como obispo

1997-2000

Presidente de la Comisión Episcopal de Evangelio y Catequesis

16-julio-2001

Es nombrado obispo de Tuxtla, Chiapas,

8-noviembre-2003

Nombrado arzobispo de Antequera-Oaxaca

2003-2007

Responsable de la Sección de Catequesis del Consejo Episcopal Latinoamericano

29-junio-2004

Recibe el palio arzobispal de manos del Papa Juan Pablo II

30-marzo-2008

Inician el recorrido por la Arquidiócesis las imágenes peregrinas de la Virgen de la Soledad y Juquila, como motivación y preparación a la celebración del Centenario de la Coronación Pontificia de la imagen de Nuestra Señora de la Soledad

18-enero-2009

Conduce una magna celebración en el Auditorio Guelaguetza por el Centenario de la Coronación Pontificia de Nuestra Señora de la Soledad

8-octubre-2014

200 personas, entre autoridades, políticos, empresarios, líderes sociales y activistas participan en el juramento por la paz y la reconciliación en el marco de la Coronación Pontificia de Nuestra Señora Inmaculada de Juquila

8-octubre-2015

En el primer aniversario de la Coronación más de 100 personas renuevan el juramento

Paz social

Desde 2005 al arzobispo promovió una peregrinación a pie con las imágenes de Nuestra Señora de la Soledad y de la Inmaculada Virgen de Juquila, recorriendo las comunidades limítrofes de Santo Domingo Teojomulco y San Lorenzo Texmelucan para implorar la reconciliación y la paz. El 29 de noviembre de 2008, en una ceremonia eucarística entre las montañas de límite territorial, ante unos 3 mil participantes se selló el compromiso de paz entre ambos municipios. Este acuerdo marcó el fin de 60 años de conflictos.