Quantcast

Especiales

"Primero el trabajo y después el festejo"

Pese a los distintos obstáculos que enfrentan los que practican este oficio, la calidad y el amor a su trabajo hacen que los consumidores prefieran sus piezas
por Jose Luis Rosas

Luis Zurita quien desde hace 18 años se dedica a la carpintería festejará el Día del Carpintero laborando en el taller, debido a la gran cantidad de trabajos que tienen pendientes.

"El patrón no ha determinado qué se va hacer ese día, pero por lo general es una comida", comentó el maestro carpintero mientras realizaba su trabajo en el taller de la mueblería Juquilita ubicado sobre la carretera antigua a Santa Cruz Xoxocotlán.

Sin dejar de realizar su trabajo, el maestro carpintero, subrayó que en esta ocasión tenía planeado un viaje a Puerto Escondido, sin embargo, dijo que primero está el trabajo y después el festejo.

"Solo ganamos para sobrevivir"

Don Luis, comento que desde joven empezó a trabajar con la madera, "algo he aprendido de mi trabajo, "solo ganamos para sobre vivir" no se puede decir que alcanza para tener ciertos lujos, sin embargo, sí nos alcanza".

"Aquí trabajamos la madera, todo lo que el cliente pida, y se trabaja con los diferentes tipos de madera que existen, como el Cedro, Pino, Caoba, Guanacaste; el material que se utiliza en el taller se compra en lugares establecidos y es de primera calidad.

"La madera que se utiliza es de primera calidad, es cara y en ocasiones en las tiendas en donde se compra escasea, tal es el caso del Cedro seco" relató Luis Zurita.

Competencia desleal

El carpintero contó que no pueden competir con el comercio informal, sin embargo, como trabajador le va más o menos. Lo que les afecta es la competencia desleal, las personas que venden en las calles muebles de madera con sus 'diablitos' y tienen precios muy bajos porque la madera la compran con taladores ilegales.

"En las mueblerías es diferente, se venden muebles comerciales elaborados de triplay, con materiales de baja calidad, en cambió en el taller se utiliza barniz de marca reconocida, además no existe el riesgo de que el mueble se dañe pronto" aseguró Luis.

Los clientes reconocen su trabajo

El maestro argumentó que la mayoría de la gente que les solicita muebles reconocen la calidad y la pagan y otros cuando se les dice el precio de un mueble tratan de regatear -que se les cobre menos porque se les hace muy caro- "quieren un buen trabajo, pero quieren pagar poco".

"Existen lugares en los que se realizan trabajos a un menor costo, pero utilizan materiales de mala calidad, porque quién va a querer ganar menos", comentó el maestro carpintero.

Sin embargo, pese a la fuerte competencia y el encarecimiento de los materiales dio gracias a Dios por el trabajo que tienen pues las personas que reconocen su calidad siguen acudiendo a la carpintería a encargar muebles.

De igual manera comentó que lo que más les solicitan en la carpintería Juquilita son las concinas integrales, los closets y las puertas.

Carpintería artesanal

Se sigue manteniendo la carpintería artesanal, pero muy pocos la trabajan en Oaxaca, la mayoría se está inclinando por lo comercial, lo rápido, para hacer muchos muebles en poco tiempo, pocos maestros se dedican realmente a la carpintería.

"(La carpintería artesanal) es un trabajo más fino, con mejores acabados, se aplica barniz, se dejan los muebles funcionales para que le gente los pueda utilizar de inmediato, nunca nos ha faltado el trabajo en el taller" recalcó Luis Zurita.

Muchos están utilizando aglomerados que se ven bonitos pero tienen una vida de por lo menos dos años, porque luego se aflojan, siempre son mejor los muebles hechos con madera, acotó el maestro carpintero".