Quantcast

Especiales

Food trucks, una forma de emprender

Octavio Hernández es un joven que le apuesta a la comida generando un modelo que da trabajo a más de 15 personas
por Andrés Carrera Pineda

MONETARIZANDO EL SAZÓN Y EL AMOR POR LA COMIDA

Fotos: Adrián Gaytán

Para Octavio Hernández Solís, joven de 25 años de edad, el mercado oaxaqueño ofrece miles de oportunidades para emprender proyectos exitosos como su Pig & Fish Food Truck Oaxaca.

Esta exquisita forma de llevar comida a través de carros bien equipados hasta la comodidad de los ciudadanos, principalmente de trabajadores, nació en Estados Unidos y debido a su éxito, poco a poco se extendió a otros países.

Las principales características de estos comercios que cobró auge en el mercado mexicano en 2010, es ofrecer una gastronomía de alta calidad y auténtica a los comensales, pues normalmente los preparativos lo realizan personas especialistas en cocina internacional.

Según datos de la revista Forbes México, los camiones comenzaron a aparecer en las calles del Distrito Federal, principalmente en las colonias Roma y Condesa en donde se concentra una gran población de jóvenes a quienes puede ponérsele la etiqueta de millenials (edad media, buen salario en búsqueda de opciones personalizadas de consumo).

Refiere que no es casualidad que los food trucks busquen a este público, pues estimaciones de la firma de análisis de datos SAP apuntan a que este segmento representará el 50 por ciento del consumo global en 2017.

En Oaxaca, a través de su carrito de comida, Octavio Hernández Solís, decidió viajar y experimentar en diversas zonas de la ciudad capital para encontrar el mercado de esta nueva opción, dirigido especialmente a los jóvenes oficinistas.

“La idea me nació desde que estaba estudiando la preparatoria, quería innovar en Oaxaca este tipo de proyectos, siempre tuve la idea de llevar comida de calidad a la gente, mi objetivo era que los ciudadanos que se van todos días a trabajar, no precisamente tuvieran que ir a un restaurante”.

“Muchos andan apurados y tienen poco tiempo para comer, entonces comen lo que encuentran en el camino, sin saber si cuentan con las medidas de higiene adecuadas, ese fue mi principal preocupación, ofrecer algo rápido pero con higiene, buen servicio y sobre todo con un sabor especial, algo que verdaderamente disfruten los clientes aunque sea rápido”.

Otra de las características de este proyecto innovador es ofrecer una exquisita gastronomía a precio justo. “En los restaurantes suelen cobrar hasta por el servicio, entonces esta idea nace con la finalidad de ofrecer una buena comida y un costo accesible”, señala el joven emprendedor.

Con el apoyo de su padre, Octavio Hernández Herrera, el joven emprendedor refiere que por sazón familiar los primeros tacos fueron de cochinita pibil, camarón y pescado.

“En un principio eran puros tacos, de ahí nació la idea de aumentar productos como baguettes, chapatas, gringas, empanadas y le hemos ido moviendo, utilizaomos pan de ajo, pan de aceitunas negras, pan de arándano con nuez, pan de queso, etc.”.

Octavio, además de contar con su sazón especial, ofrece empleo a 15 ciudadanos, explica que el secreto del éxito es el empeño, la dedicación, el esfuerzo y la calidad.

“Lo que más valora la gente es el buen servicio y ambiente que ofrecemos, porque si vas a un lugar donde la comida es rica y el servicio es malo, le piensas muchas veces en volver a ir, pero si el servicio es bueno, la tención es buena y todavía tenga una salsita que pique pues vuelves a ir”.

Para lograr sus sueños, antes de emprender su proyecto se dedicó a estudiar cocina internacional, en donde aprendió las bases. “Lo básico es saber qué se lleva con qué y qué se puede fusionar, por eso hoy tenemos diferentes tipos de mezcla de salsas, desde fresa con habanero, mango con habanero, mamey con habanero y piña con habanero que da distintos sabores al comer un taco tradicional, porque taco que no tiene salsa picosa no es taco”.

A su primera sucursal de su Pig & Fish Food Truck Oaxaca llegan oficinistas, empresarios, estudiantes y todo el público en general.

Después de un año de haber emprendido el proyecto, señala que en un inicio sus expectativas fueron buenas, “pero no tan grandes, nunca pensé que pudiera llegar hasta donde hemos llegado a muy corto plazo”.

Modelo emprendedor

Hoy en día cuenta con tres sucursales, lo que lo ha llevado a obtener reconocimientos y ser un modelo emprendedor para las diversas universidades que se encuentran en Oaxaca como la Universidad Regional del Sureste (URSE), Instituto de Estudios Superiores de Oaxaca (IESO), la Universidad Anáhuac Oaxaca, Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), al igual que asociaciones como Cuna de Líderes, entre otras.

“Para emprender es cuestión de aventarse, si tenemos un sueño hay que arriesgarnos, hay que seguir los sueños porque si nos quedamos pensando en cómo será y no lo hacemos, jamás nos daremos cuenta de qué pasaría, siempre es mejor sacarnos la espina, si se prende la chispa tomarla y avanzar”.

Entre las recomendaciones que ofrece a los jóvenes oaxaqueños es focalizar sus metas, “ver la manera de entrar en estos esquemas de emprender y luchar por lo que queremos hasta lograrlo”.

Destaca que cuando los proyectos llegan a ser exitosos, el camino se abre y en cuestión de tiempo se expanden a otros mercados. “También estoy pensando llegar a otros estados turísticos”, apuntó.

  • 15 empleos genera hasta el momento este proyecto emprendedor.

  • Octavio Hernández tiene 25 años de edad.

“Para emprender es cuestión de aventarse, si tenemos un sueño hay que arriesgarnos, hay que seguir los sueños porque si nos quedamos pensando en cómo será y no lo hacemos, jamás nos daremos cuenta de qué pasaría, siempre es mejor sacarnos la espina, si se prende la chispa tomarla y avanzar” - Octavio Hernández, Emprendedor