Quantcast

Especiales

Busca UABJO destacar

Desde hace décadas, los sindicatos, el presupuesto y el porrismo son un lastre para la universidad, que busca estar entre las 100 mejores del país
por Yadira Sosa

Para el rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), Eduardo Bautista Martínez, la institución ha avanzado en gran medida a pesar del poco presupuesto que percibe al año.

Sin embargo, a pesar de los avances, la máxima casa de estudios de la entidad no ha podido posicionarse dentro de las primeras 100 mejores universidades del país, mientras que otras de menos años de creación, como la Universidad de la Mixteca, sí está entre las sobresalientes.

En una reciente reunión con el mandatario estatal, Alejandro Murat Hinojosa, el rector, quien inició funciones en mayo de 2016, resaltó los 28 programas académicos de la UABJO reconocidos por los Organismos Evaluadores Nacionales, que resaltan la calidad y su competitividad con otros de diferentes estados del país.

Y aunque la matrícula de la UABJO cuenta con el 83.43 por ciento en programas de calidad, los conflictos en diferentes unidades académicas por la disputa del poder, el cacicazgo y el control de porros en otras sedes, han opacado las mejoras e influido en el deterioro de la imagen institucional.

A esto se suman los cinco sindicatos que consumen más del 90 por ciento del presupuesto de la Universidad, donde ya está en proceso el sexto que solo espera su reconocimiento ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA).

La UABJO, con más de 24 mil universitarios, se ha visto en los últimos años en constantes conflictos por la disputa de espacios entre sindicatos, la manipulación de calificaciones, las altas cuotas que piden a estudiantes de nuevo ingreso (hasta 20 mil pesos), así como la presencia de porros en puestos directivos y coordinaciones en diferentes facultades.

Las últimas administraciones de la UABJO han reconocido y hecho énfasis en el subsidio que perciben por alumno, que es menor a otras universidades públicas, así como el sueldo de los catedráticos, que va de los 45 a 60 pesos la hora clase.

De acuerdo a las autoridades universitarias, la UABJO cuenta con 38 Licenciaturas, 4 Carreras Técnicas, una instructoría, 30 Maestrías, 8 Doctorados y 10 nuevos programas como la Licenciatura a Distancia en Economía Social y Desarrollo Local, maestrías en Gestión Cultural, a Distancia en el Sistema Penal Acusatorio Adversarial, Ciencias Médicas y Biológicas, Bioética, Cuidados Paliativos y Producción Animal.

Así también, la Especialidad en Enfermería Quirúrgica, Doctorado en Ciencias Médicas y Biológicas, y Doctorado en Ordenamiento Territorial y Dimensiones Científicas de la Protección del Patrimonio.

Retos

Si bien la UABJO mantiene constantes disputas por el control de direcciones y cargos de diferentes áreas académicas, así como la presencia de sindicatos que cada año emplazan a huelga y exigen incremento salarial y diversas prestaciones, para las autoridades otros son los grandes retos a enfrentar y combatir.

En un encuentro con el mandatario estatal en pasados días, se señalaron tres proyectos que resultan indispensables para enfrentar las principales carencias de la institución, como el reconocimiento de plantilla al personal académico, administrativo y directivo, que asciende a 872 y que representa el 20 por ciento del gasto total de la nómina universitaria.

Así también, el sistema de pensiones y jubilaciones sigue perjudicando el presupuesto de la UABJO y por ende a su estudiantado.

“Para atender hoy a 835 jubilados registrados, se aplican recursos económicos del subsidio ordinario, porque no existe un fondo específico”, explicó Bautista Martínez.

En ese sentido, se requiere que los sindicatos y la administración central de la Universidad generen un nuevo esquema de pensiones y jubilaciones que permita dar viabilidad financiera a la Universidad, sin lesionar los derechos laborales adquiridos.

Además, el programa de educación de calidad contemplado en el Plan Institucional de Desarrollo 2016-2020, requiere de una atención puntual y permanente de las recomendaciones emitidas.

Con un presupuesto cercano a los 900 millones de pesos que consumen los sindicatos cada año, la UABJO no puede abatir el déficit de cientos de millones de pesos que arrastra desde hace más de una década.

A diferencia de la UABJO, el Sistema de Universidades Estatales de Oaxaca (SUNEO) que tiene casi tres décadas de creación, ha logrado gran reconocimiento en el ámbito nacional, sobre todo con la Universidad Tecnológica de la Mixteca (UTM), que ha sido colocada en el lugar 60 de las mejores universidades de México.

Con apenas siete años de creación y poco presupuesto anual (30 millones de pesos), la Universidad Tecnológica de los Valles Centrales de Oaxaca (UTVCO) también ha puesto en alto el nombre del Estado y grandes empresas como Bimbo han mostrado interés en lo que hace.

De manera reciente fue galardonada con el premio SEP-ANUT, que la reconoce como la mejor universidad del país creada entre uno a diez años, con gran calidad educativa e innovación constante.

Tanto en el SUNEO como en la UTVCO, no se cuenta con sindicatos y se apuesta por el concurso de proyectos en diversos programas federales.