El walkman: cuando la música se volvió portátil | En Escena
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

En Escena

El walkman: cuando la música se volvió portátil

Durante su auge, el vinilo fue acompañado por varios formatos y reproductores que si bien lo hicieron ver supremo, propiciaron su declive

  • El walkman: cuando la música  se volvió portátil
  • El walkman: cuando la música  se volvió portátil
  • El walkman: cuando la música  se volvió portátil
  • El walkman: cuando la música  se volvió portátil

Oaxaca de Juárez, Oaxaca

En su desarrollo, el disco de vinilo tuvo algunos formatos que lo vistieron, que permitieron que fuera supremo, pero también que propiciaron su declive, pues fue entonces cuando la música se pudo llevar a cualquier lado y escuchar en varios momentos, incluso cuando se iba de viaje. Y eso, fue a la vez afortunado y desafortunado.

Esa es la idea que el coleccionista Marco Góngora Carlín tiene sobre los formatos y reproductores que acompañaron al vinilo, uno al que Oaxaca volvió tras 24 años desde la última grabación en este formato.

Así, como centro de esta portabilidad está el walkman, nombre inspirado en el caminante de Manhatan, y que tuvo decenas de modelos (70 tan solo por la marca Walkman) que se hicieron para el grueso de consumidores, así como para aquellos con mayor poder adquisitivo.

Dentro de los todos los formatos desarrollados para hacer de la música algo para llevar y escuchar en todas partes hubo unos muy simpáticos, dice el coleccionista sobre algunos que ni siquiera llegaron a la ciudad de Oaxaca, como lo fue el llamado disco blando (floppy disk), así como el set-disk (videodisco, en Latinoamérica).

Marco Góngora Carlín es coleccionista y empresario de Oaxaca, también uno de los apasionados por los aparatos y formatos con que se ha desarrollado la música en el mundo. Su casa, dicen quienes la han visitado, es como un museo; en tanto, sus pláticas mientras muestra cada pieza de su colección son un tipo de clases que deberían cobrarse, consideran otros que ven en él un verdadero conocedor de los aparatos y formatos que acompañaron el desarrollo y declive del disco de vinilo.

Como uno de los ponentes de la Expo Vinylo Oaxaca 2017, Góngora hizo un recorrido por varios de los formatos y reproductores de música, algunos en ediciones especiales, sin abrir o que tienen estrecha relación con Oaxaca, como el set-disk de la película Under fire, grabada en Oaxaca en la década de los años 80 del siglo pasado.

Góngora también habló de cómo en 1979, cuando el formato de vinilo estaba en su apogeo, la empresa Sony y sus productos generan la caída en la venta de los discos de vinilo. La música, ahora en cassette, se hizo individualista e incluso se pudo copiar.

“Todo mundo quería tener su lista en su casette”, expresa Góngora sobre estos aparatos que ho y día se han vuelto de colección e incluso retomado para hacer reproductores o adaptadores con formas de cassettes.

Más tarde, añade, Sony crea otros walkman en los que no solo se podían tocar dos casettes, sino copiar las canciones de uno a otro, y así como “empieza la piratería”; esto ocurre en 1985.

“Hoy en día solamente existe una fábrica de cassettes en el mundo, en un lugar de Estados Unidos que se llama Springfield”, subraya el coleccionista.

Asimismo, que aunado al Walkman se da paso al Diskman, con lo que los cassettes empiezan a desaparecer o tener declive, así como lo hicieron en su momento los discos de vinilo.

Relacionadas: