Caifanes cantan a Toledo, Ayotzinapa y a las mujeres |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

En Escena

Caifanes cantan a Toledo, Ayotzinapa y a las mujeres

La banda de rock hizo que el auditorio Guelaguetza se llenara de sus éxitos y de su apoyo por la legislación del aborto

Caifanes cantan a Toledo, Ayotzinapa y a las mujeres | El Imparcial de Oaxaca

Tan pronto dieron las 21:00 horas, los chiflidos se dejaron escuchar. “¡Chifla, chifla!”, le pedía una joven a su acompañante. “Por eso no me gusta pagarles por adelantado”, reclamaba un veinteañero. En menos de 30 minutos, ya se habían sucedido cuatro series de gritos y silbidos. Era la exigencia porque la banda apareciera en el escenario. Pero los Caifanes no salieron sino hasta pasadas las 22:00.

Al subir al escenario, Saúl, Diego, Sabo y Alfonso arrancaron los coros del público. Al fondo, la pantalla mostraba las imágenes de protestas y de reclamo de justicia por los estudiantes desaparecidos en 2014 en Guerrero.

La canción Antes deque nos olviden acompañaba las frases de la pantalla: “Ayotzinapa”, “Nos faltan 43″… y las fotografías de periodistas asesinados. También la manta de protesta que Saúl Hernández compartió en solidaridad con las mujeres de Oaxaca, víctimas de feminicidios y que ahora están en un contexto de debate por sus derechos reproductivos.

“Acción x el aborto legal, libre, seguro y gratuito”, se leía en la manta que Hernández obsequió en las primeras filas.

La euforia se apoderó del público con las notas de La célula que explota y con Viento. “Antetodaesta situación de drogas y de cárteles, hay una solución y es la voluntad”,dijoSaúlamaneradellamadoa la sociedad para revitar muertes en un país que ha vivido la llamada guerra contra el narcotráfico.

La agrupación formada en los años 80 agradeció a sus públicos, y en especial a las y los niños, a sus nuevos fans, a quienes les dedicaron un tema, el que fue seguido por su nuevo sencillo, Heridos.

Con una frase de Juan Rulfo, los Caifanes recordaron al fallecido artista y activista Francisco Toledo, de quien resaltaron su labor altruista en beneficio de Oaxaca. Ahora, la pantalla de fondo estaba llena de fotografías del autor cuya existencia terrenal acabó el 5 de septiembre.

En 1994 publicaron su último disco, El nervio del volcán, y un año después los Caifanes tomaron caminos distintos. En 2011, a sus miembros se les ocurrió reunirse para algunos conciertos. Hoy, llevan poco más de ocho años de aquel reencuentro, llenos en el Auditorio Nacional y un sinfín de tocadas en las que la nostalgia y el rock siguen en los corazones de sus públicos.

La ciudad de Oaxaca ha sido parte de ese recorrido que ya tiene nuevos temas, y que la noche de ayer logró arrancar los aplausos y coros de unas tres generaciones de fans.

Padres e hijos compartían momentos y gustos que, como ha dicho Diego Herrera, no siempre se dan entre generaciones. Pero la coincidencia no era solo para ellos, el rock logró reunir a amigos que no se veían hace tiempo. También parecía reforzar la relación entre madre e hijo. El ejemplo eran Lorena y su pequeño, de unos siete años, que ya es fan de la banda.

El auditorio Guelaguetza se transformó en el escenario donde la banda liderada por Saúl Hernández tocó éxitos como No dejes que, Los dioses ocultos y Afuera. Además del nuevo sencillo, lanzado 25 años después del último disco.