Slash admite sexismo en canciones de Guns N' Roses
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

En Escena

Slash admite sexismo en canciones de Guns N’ Roses

El guitarrista señaló que “no cree” que fuera algo malicioso.

Slash admite sexismo en canciones de Guns N’ Roses | El Imparcial de Oaxaca

En una nueva entrevista para Yahoo! Music, Slash admitió que algunas de las canciones de Guns N’ Roses tenían “algo de sexismo”.

Esto surge a raíz de la petición de algunos seguidores de considerar su discografía luego de que surgiera el movimiento #MeToo, el cual nació después de varias acusaciones sexuales a personajes de Hollywood y la industria del entretenimiento.

“Nunca lo había pensado… nunca pasó por mi mente. Es decir, creo que cuando el (movimiento) #MeToo realmente estalló, el pensamiento cruzó por mi mente, de que un montón de músicos, ninguno en particular, que pudieran estar implicados, pero la mayoría que conozco no”.

“Nosotros (Guns N’ Roses) no tuvimos una relación (predatoria) con chicas. Fue al contrario en la mayoría de los casos. De todas formas, algunas de las canciones son sexistas a su manera pero no deben tomarse tan en serio. No creo que fuera algo malicioso ni nada por el estilo”, señaló.

Previamente, el guitarrista se pronunció a favor del movimiento pero se dijo preocupado por los supuestos inocentes implicados: “el problema es que se te puede acusar falsamente de algo y de pronto ya está ahí… si fueras inocente y tuvieras que limpiar tu nombre, el daño ya está hecho y eso es bastante triste”, dijo.

El glam, el sexismo y Guns N’ Roses

Desde los años ochenta, el movimiento musical conocido como glam, desde su vertiente rock hasta metal, contenía líricas potencialmente sexistas. En las listas de popularidad rondaban temas como “Girls, Girls, Girls” de Mötley Crüe, “I Want Action” de Posion y casi todo el catálogo de Kiss, que contribuyó a la objetivación de la mujer como una posesión.

A la llegada de Guns N’ Roses en la escena, en 1989, sus líricas no eran la excepción. En canciones como “It’s So Easy”, la banda le cantaba a una chica que estaba “lista” para tener sexo y, en pocas palabras, la satisfacción masculina era el centro de la narrativa del tema.

“Used To Love Her” es uno de los tracks más polémicos. En él, el vocalista Axl Rose canta sobre cómo se convierte en un feminicida. En un país como Estados Unidos donde más de dos mil mujeres fueron asesinadas por violencia de género tan solo en 2015 y contando, el papel de la música adquiere una importancia vital a nivel simbólico y del discurso, por lo que este tipo de canciones, deberían ser desplazadas.

Hace unos meses, Guns N’ Roses dio el primer paso -a petición de sus seguidores- y retiró de la reedición de Appetite For Destruction, la canción “One In A Million”, la cual contenía en su letra comentarios homofóbicos y xenófobos.

 

 

Relacionadas: