Video: Las Hijas de Abril llega a las salas mexicanas |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

En Escena

Video: Las Hijas de Abril llega a las salas mexicanas

Las hijas de Abril, del director mexicano Michel Franco, explora las dificultades de la relación madre-hija; la película se estrena en México tras triunfar en Cannes.

Video: Las Hijas de Abril llega a las salas mexicanas | El Imparcial de Oaxaca

Valeria sale de una habitación, desnuda y agitada después de tener sexo con su novio, para descansar y comer una manzana, mientras se escucha la brisa y cómo se mece el mar de Puerto Vallarta, que está a unos cuantos metros de su casa.

Ella tiene 17 años, y está embarazada. Vive solo con su media hermana, Clara, porque sus padres se separaron, y permanecieron distanciados de ellas.
Con todo y la responsabilidad que tendrá por delante, Valeria luce contenta. Está en un sitio de tonos idílicos, al parecer apacible, descalza y con el cabello suelto, como una Eva adolescente… pero ese cuadro comienza a desbaratarse cuando se reencuentra con su madre, y sufre una traición.

En Las Hijas de Abril, cinta que se estrena este viernes 23 de junio en México y con la que el director mexicano Michel Franco triunfó en el festival de Cannes, se narra cómo el personaje de Abril, interpretado por la acriz española Emma Suárez, viaja para estar junto a Valeria y apoyarla con la maternidad.

Lo hace porque Clara la llamó, aunque en realidad Valeria no quería, por un presentimiento de que las cosas no resultaran bien, con su madre española.

En un inicio, Abril parece ser el apoyo perfecto para su hija, cuando por su inexperiencia no sabe qué hacer cuando la bebé está enferma, o cuando simplemente quiere seguir siendo una adolescente, y necesita que alguien la ayude.

Sin embargo, poco a poco comienza a usurpar la maternidad de Valeria (interpretada por Ana Valeria Becerril), hiriendo a su hija y perdiendo su afecto, mientras su conducta se va degradando.

“Me interesan mucho más los personajes femeninos que los masculinos”, dijo en entrevista con Animal Político el director Michel Franco (Chronic, 2015), quien con Las Hijas de Abril ganó en Cannes el premio de la sección Una Cierta Mirada.

“Escribir personajes femeninos es un reto. Yo me quedo el crédito al final, por el guión y el dirección de la película, pero la tridimensionalidad, la profundidad, viene del trabajo que hicieron las actrices”, agregó.

A diferencia de Después de Lucía (2012), donde exploró la relación padre-hija, en esta ocasión Franco explora la relación madre-hija, con todas sus dificultades.

Emma Suárez mencionó que la película le dio la oportunidad de tener un personaje intenso, con el que pudo jugar, “crear y componer”, aunque el riesgo era perderse y presentar algo inverosímil, ya que Abril está llena de vitalidad, pero también es inestable y llena de contrastes.

“Tenía que seducir al espectador, tenía que engancharle desde el primer momento, y luego ya le iría sorprendiendo. Lo importante es que tuviera luz, que no fuera opaco, que no fuera plano”, dijo en entrevista la actriz que trabajó con Pedro Almodóvar en la cinta Julieta (2016).

La película, que se desarrolla tanto en Puerto Vallarta como en calles de la colonia Condesa, de la Ciudad de México, plantea una interrogante respecto al rol que se le asigna a la madre en nuestra cultura, con una mezcla de devoción y presión social, que las obliga a hacer siempre todo por sus hijos, a riesgo de ser criticadas.

“Socialmente se le exige a la mujer que sea una buena madre, que sea una buena esposa, que sea una buena hija, que trabaje, que esté guapa, que no falle nunca. El hombre, a diferencia, como padre puede ir y venir, no siempre tiene que estar presente en la educación, siempre está el pretexto de que fue a trabajar”, comentó Franco.

“La mujer tiene que ser fiel, como perfecta, y en el momento que falla la juzgamos, la etiquetamos”, agregó. “Empujamos a la mujer socialmente a cometer errores, o a que parezcan errores cosas que son muy humanas”.

En el caso del personaje de Abril, mencionó, no es una mujer “mala”, sino alguien que tiene necesidades, y cuya conducta también está definida por el comportamiento que tiene su exesposo, padre de Valeria, con ella.

“A las mujeres se les exige mucho, a las madres se les exige ser perfectas, pero cuando una es mamá no sabes lo que hay que hacer, te dejas llevar por el instinto. Todas las madres cometemos equivocaciones, aunque intentamos hacer lo mejor para nuestros hijos”, opinó al respecto Suárez.

“No siempre tienes las herramientas para saber hacerlo. Somos imperfectos como seres humanos, nos equivocamos, y hay que darle también una tregua a los errores”, agregó.

“Con esto no es que esté defendiendo mi personaje, mi personaje se equivoca, pero cuántas madres no se equivocan… Abril es una personaje con carencias, con frustraciones, que carga con cierta corrupción, alguien que trata de vivir las fantasías que no consiguió realizar en su juventud”.

La actriz dijo que conductas como la de Abril pueden surgir de la sociedad en la que vivimos, con la presión que se asigna a las mujeres desde niñas para tener una familia feliz, una unión de pareja perfecta y ser madres, siendo que a veces las relaciones fallan, o hay embarazos no deseados.

“La vida es diferente, no son los cuentos que nos enseñaron de niños”, mencionó.

 

Relacionadas: