Los mexicanos prefieren el efectivo |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Economía

Los mexicanos prefieren el efectivo

La demanda de dinero en efectivo es creciente pese al boom de otros instrumentos. Este año, Banxico producirá mil 450 millones de billetes

Los mexicanos prefieren el efectivo | El Imparcial de Oaxaca

A pesar del boom de las monedas virtuales, los monederos y transferencias electrónicas, las tarjetas de crédito y débito, la mayoría de los mexicanos prefiere el dinero en efectivo. Cada vez crece más la demanda del dinero contante y sonante, es decir, los billetes y monedas que circulan en la economía y cambian de manos día a día.

 Para satisfacer la demanda de 125 millones de usuarios mexicanos del efectivo y de los 40 millones de turistas que visitan el país cada año, el Banco de México (Banxico) se encarga de fabricar los billetes y ponerlos en circulación.
Este año tiene programado producir mil 450 millones de billetes de todas las denominaciones —menos la de mil pesos porque tienen en inventario—, lo que significa un aumento de 18.8% en comparación con 2016, cuando se fabricaron mil 220 millones de piezas.

Del total de los billetes, el que más se producirá será el de 500 pesos, que trae impreso la figura del muralista Diego Rivera y al reverso a Frida Kahlo, porque es el de mayor demanda; por eso se fabricarán 600 millones de piezas.

“Más que emitir, es fabricar billetes y la emisión se da conforme se da el ciclo; pronosticamos cuántos billetes y monedas requiere la economía y en función de eso tomamos en cuenta las variables económicas, demográficas y consideramos de una manera muy importante el tiempo estimado de vida del billete en circulación”, explica el director general de Emisión de Banxico, Alejandro Alegre Rabiela.

En entrevista, dice que la variación de la cifra entre un año y otro se debe en parte en cómo se administran los inventarios y en otras ocasiones con la estacionalidad de la demanda, así como por el programa de mantenimiento de los equipos de impresión.

Agrega que toman en cuenta todo lo anterior, y con base en ello le proponen a la Junta de Gobierno de Banxico cuál puede ser el plan de fabricación de billetes para el año entrante.

También cuál debe ser el plan de acuñación del año próximo. En este caso, aclara, que las monedas no las acuña Banxico porque la ley dice que sólo les corresponde ordenarle a la Casa de Moneda de México, que depende de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la emisión de moneda metálica.

Una vez que reciben los billetes y monedas comienza el proceso de distribución o la puesta en circulación y conforme se va agotando su tiempo de vida útil, los retiran.