Sector empresarial muestra optimismo para la última parte del año |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Economía

Sector empresarial muestra optimismo para la última parte del año

El Indicador de Confianza Empresarial de los sectores manufacturero, comercial y de la construcción registró resultados positivos en el octavo mes de este año.

Sector empresarial muestra optimismo para la última parte del año | El Imparcial de Oaxaca

Los empresarios en México se mostraron más optimistas que en meses anteriores respecto de la situación económica presente de sus empresas en relación con el año pasado, además, tienen mejores expectativas para el futuro de sus empresas y de la economía del país en general.

El Indicador de Confianza Empresarial de los sectores manufacturero, comercial y de la construcción registró resultados positivos en el octavo mes de este año. La tendencia creciente comenzada un par de meses previos se ha pronunciado, alcanzando un crecimiento promedio de 5.7% en el periodo junio-agosto del 2018.

Confianza en las constructoras despega

Por primera vez desde enero del 2015, la confianza de los empresarios del sector constructor se ubicó por encima del umbral mínimo en el octavo mes del 2018. Esto implicó un crecimiento del Indicador de Confianza Empresarial de 3.0% anual, impulsado por las altas expectativas sobre el futuro del país y de la empresa.

La confianza de las empresas constructoras aumentó 6.7% anual respecto de la situación futura del país en relación con la que se tiene actualmente, la confianza en que existirá un momento adecuado para invertir (4.1%), la situación presente del país respecto de la que se vivía el año pasado (3.0%), la situación económica presente de la empresa (0.6%) y la situación económica de sus empresas en el futuro (0.2 por ciento).

Pese a la recuperación registrada en el Indicador de Confianza Empresarial, las constructoras no mostraron mucho optimismo respecto del valor de sus obras, ni del total de contratos o subcontratos para el futuro. Esperan también que tendrán un menor número de personal ocupado en sus unidades.

Comerciantes, los más optimistas

La confianza empresarial en el sector comercial del país incrementó 3.0% en agosto del 2018 en relación con el mes anterior, siento este mes el segundo presentado por encima del umbral mínimo. Esta situación expresa un mayor nivel de optimismo acerca de la situación económica del país y de sus unidades.

El rubro en que el que la confianza aumentó de manera más pronunciada fue el de la situación se vive actualmente en el país comparada con la de hace un año (5.9%), le siguieron la situación futura en relación con la presente (5.4%), la situación futura de la empresa (1.5%), la situación presente de la empresa (1.3%) y la confianza en que existirá un momento adecuado para invertir (0.7 por ciento).

Las expectativas del sector comercio crecieron en todos los ámbitos, esperan mejores resultados en sus ventas netas, los ingresos por consignación o comisión, compras netas, inventarios de mercancía y en personal ocupado en sus unidades.

Sector manufacturero, más reservado

Pese a que la confianza de los empresarios manufactureros continúa creciendo, no lo hace al ritmo que las empresas constructoras y comerciales, el Indicador de Confianza Empresarial Manufacturero creció 2.3% a tasa anual en agosto del 2018, siendo éste el segundo mes por encima del umbral mínimo.

Las expectativas de las empresas manufactureras respecto de la situación futura del país en relación con la actual aumentaron 4.6%, la situación presente de la empresa comparada con la de hace un año (2.4%), la confianza en que la empresa estará económicamente mejor en un año que ahora (2.1%), la situación presente del país (1.6%) y la confianza en que existirá un buen momento para invertir (1.2 por ciento).

Dentro de la industria manufacturera, los empresarios registraron optimismo en que mejorarán los precios de los insumos, la utilización de planta y equipo, el monto de exportaciones que realicen de sus productos, el personal ocupado en sus empresas, la inversión en capital y los precios de venta de sus mercancías.

Los resultados negativos fueron que las empresas manufactureras esperan una menor producción, una caída en la demanda nacional de sus productos y menor nivel de inventarios de mercancías terminadas.

 

 

Relacionadas: