El año en que el bitcoin nadó a contracorriente | Economía
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Economía

El año en que el bitcoin nadó a contracorriente

El bitcoin superó por segunda vez la barrera de los 1,000 dólares el 1 de enero del 2017 y a unas semanas de que termine diciembre, la criptodivisa ha aumentado más de 1,500% su valor

El año en que el bitcoin nadó a contracorriente | El Imparcial de Oaxaca

El 2017 ha sido el año del bitcoin. El activo virtual superó por segunda vez la barrera de los 1,000 dólares el 1 de enero del 2017 y a unas semanas de que termine diciembre, la criptodivisa ha aumentado más de 1,500% su valor, hasta llegar a los 18,500 dólares por unidad.

En realidad, la volatilidad de la criptomoneda impide saber si esta racha de ganancias se mantendrá durante el 2018. Lo que sí se sabe es que, en México, la discusión sobre la llamada ley fintech y el crecimiento de plataformas y compañías cuyo negocio incluye el tratar con alguna criptodivisa han colocado al bitcoin en el centro de una discusión que parece haberlo fortalecido en vez de debilitarlo.

El Banco de México, junto con la Secretaría de Hacienda y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores publicaron este mes un comunicado para advertir sobre “los riesgos asociados al uso de activos virtuales y a la participación en los esquemas de inversión conocidos como Oferta Inicial de Monedas o Initial Coin Offerings (ICO)”.

Un ICO es una forma de financiar el nacimiento de una nueva criptomoneda. Si alguien desea crear su propio activo virtual, algo que puede hacer para poder solventar la infraestructura y el gasto que esto representa es acudir al financiamiento externo. A cambio de una cantidad de futuras divisas digitales, un inversionista le entrega dinero al creador de la criptomoneda para ponerla en circulación.

Este tipo de esquemas de inversión podrían estar regulados bajo la ley fintech, cuya discusión fue postergada por la Cámara de Diputados hasta el próximo periodo ordinario de sesiones, en 2018, una decisión que preocupa más a algunos actores del sector fintech, entre ellos quienes realizan operaciones con estas criptomonedas, que las advertencias de Banxico y la CNBV sobre los ICO’s.

De acuerdo con un comunicado del exchange de criptomonedas Bitso, esta advertencia “va en sintonía con anuncios realizados por otros reguladores a nivel mundial como lo es la Security Exchange Comission (SEC) de Estados Unidos”. La plataforma de transacciones afirma que este pronunciamiento no es sobre las criptomonedas en general sino sobre una de sus modalidades, los ICO y que siempre y cuando la legislación considere que este tipo de iniciativas fomenta la inversión en tecnología, esta advertencia va por buen camino.

Los anuncios de entidades bancarias o de gobierno, como la que se dio en septiembre pasado cuando Jamie Dimon, CEO de JP Morgan, dijo que el bitcoin era un fraude, parecen alentar la confianza de los usuarios en la criptomoneda más que disminuirla, sobre todo si se considera que desde que Dimon hizo esta declaración, el activo se ha apreciado más de 300 por ciento.

Cuando el Senado de Estados Unidos realizó una audiencia en noviembre del 2013 para escuchar las preocupaciones de funcionarios de gobierno sobre el posible uso ilegal que se le daba a la criptomoneda, la moneda alcanzó por vez primera un valor mayor a 1,000 dólares, algo que sus defensores adjudicaron a la legitimación que le otorgó el que se discutiera el tema en la Cámara alta estadounidense.

Parece ser que mientras más se hable del bitcoin o de las criptomonedas en general, sobre todo por parte de aquellos actores relevantes en sectores como el bancario o el financiero, la criptomoneda incrementa su valor.

Para Felipe Vallejo, director de Asuntos Regulatorios y de Política Pública de Bitso, la postura del banco central y la Secretaría de Hacienda sobre el bitcoin y sus diferentes modalidades se adapta a las regulaciones en varios países del mundo. Lo que sí considera un problema es la postergación de la ley fintech, que conlleva la regulación de las entidades que estarán facultadas para operar con este tipo de activos, debido a que esto supone un retraso en el despliegue de más proyectos que utilicen esta tecnología.

“Hay un atorón político que no tiene nada que ver con el sector. Creo que los diputados están ateniendo lo importante por lo urgente. Esta industria necesita esa regulación ya, no en febrero o en marzo y nos estamos distrayendo por temas políticos que están dejando desprotegida a esta industria”, dijo Felipe Vallejo.

Relacionadas: