Girasoles, alternativa contra el cambio climático en Oaxaca |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Girasoles, alternativa contra el cambio climático en Oaxaca

Se pintan de amarillo campos de Valles Centrales y Sierra Norte; crean Corredor de Conservación de abejas, además de romper con los monocultivos, contribuyen a combatir la escasez de agua y la combinación nutre la tierra, recupera su fertilidad

Girasoles, alternativa contra el cambio climático en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

La sequía severa que azota al estado y los efectos del cambio climático han obligado a productores locales a buscar alternativas de producción agrícola y en el girasol han encontrado una excelente oportunidad.

Como avanzada, la asociación civil Agricultura Familiar y Agronegocios puso en marcha proyectos de “cosecha de agua” en el Valle Eteco, a través de la incorporación de materia orgánica a los suelos para mejorar su capacidad de absorción.

“Encontramos en el cultivo del girasol una excelente opción de cultivo, además de resistir la sequía y sobre todo que su flor se puede comercializar en el sitio o en los mercados de la zona”, explica Carlos Barragán García, representante de la asociación civil Agricultura Familiar y Agronegocios.
Con trabajo de campo realizado desde hace más de cuatro años en los cultivos de maíz nativo y, en el último año, dedicados a la rotación de plantaciones como calabaza, amaranto, frijol y maíz para romper con los monocultivos, han encontrado en el girasol una oportunidad para salvar a las abejas.

“Una de las especies más importantes para la polinización son las abejas y cumplen con su función de forma excelente y las atrae la planta, por lo que nos hemos dado a tarea de ampliar el corredor de plantaciones.”

CORREDOR OAXAQUEÑO PARA SALVAR ABEJAS

El ingeniero destaca que hasta el momento se tienen unas 30 plantaciones en comunidades de Valles Centrales, Sierra Norte e Istmo, “estamos avanzando con un grupo de amigo en la consolidación del Corredor para Salvar a las abejas”.

La extensión mínima que se requiere para plantar girasoles es media hectárea y se puedan plantar unas 3 mil semillas y estas a su vez darán en promedio 2 mil 500 flores y el periodo de siembra va de los 15 a 20 días, explica.

Y reconoce la bondad del cultivo al dejar dividendos superiores a los 25 mil pesos a los productores quienes desde hace un año incursionan en la siembra de flor de girasol en el Valle Eteco.

Esta especia de girasoles atrae a los insectos pues ofrece una alternativa que se asemeja a sus hábitats, por lo que se reproducen en estos espacios.

Sus campos experimentales se ubican en la comunidad de Magdaleno Apazco, Etla y Santo Domingo Barrio Bajo, Etla, además de San Pablo Guelatao en la Sierra Norte, San Juan del Estado, Santiago Suchilquitongo, San Jerónimo Tlacochahuaya y otros más en la zona del Istmo.

Añade que de acuerdo a un estudio de fertilidad del suelos en la entidad, siete de cada 10 suelos ya no son aptos para la agricultura debido a problemas de degradación, deforestación y erosión.

DIVERSIFICACIÓN DE CULTIVOS Y FLORICULTURA, LA OPCIÓN PARA PRODUCTORES

Barragán García dice que otro estudio sostiene que las temperaturas van a ir en aumento y también se extenderá la falta de disponibilidad de agua, “nos tendremos que preparar y adaptar a esas condiciones climáticas”.

Reconoce la importancia de mantener el sistema milpa, dado que a la par del maíz crece el frijol, la calabaza, quelites y se garantiza algo más que asegure producción a los campesinos locales y diversificar los cultivos.

“El girasol es una muy buena opción, porque genera recursos económicos adicionales a la siembra del maíz, aunado a que la pueden vender en el plantío y después cosechar el básico”.

El experto en agricultura sostiene que con cultivos diversificados se impulsa y garantiza la autosuficiencia alimentaria, debido a que se pueden tener alimentos para las familias pues de no ser así, crecerá la pobreza alimentaria en Oaxaca.

Apunta que entre sus recomendaciones se encuentran el que después de la cosecha de girasoles, el productor meta una de garbanzo, dado que en un temporal se sacar una o dos cosechas (garbanzo, maíz, calabaza, girasol).

Sostiene que dependiendo de los climas, los periodos de floración del girasol cambian, por ejemplo, en la Costa tarda unos 60 días, mientras que en la Sierra Norte abarca 80 días y en Valles Centrales florea de los 70 a 75 días.

Además que reclama la falta de coordinación entre instancias de gobierno para apoyar entre los productores de Oaxaca la floricultura, pues es una opción rentable aun más que la producción de hortalizas, frutales e incluso de granos básicos.

“No estamos produciendo flores en el estado y cuando hay fiestas en los pueblos y comunidades la demanda es altísima y nuestros compañeros no producen, sino se tiene que comprar a los foráneos”.

DAR PASO A LA INNOVACIÓN, LA ÚNICA ALTERNATIVA

Para el agricultor a pequeña escala Juan Ramos Espinoza, originario de Magdalena Apasco, Etla, el incursionar en los cultivos mixtos o variados no ha sido fácil en una comunidad en la que por años se ha sembrado solamente granos básicos.

No obstante la ausencia de lluvias de temporal en la comunidad enclavada en el Valle Eteco, ha obligado a los productores a conocer nuevas técnicas y de la mano de Agricultura Familiar y Agronegocios, que le han dejado espacio al girasol.

“Muy pocos trabajamos el campo actualmente, los campesinos ya son grandes de edad y los hijos somos los que estamos agarrando el paso”, dice mientras atiende las labores de la superficie sembrada.

Pone de ejemplo a su padre, Nicolás Ramos Daniel, quien les ha heredado el gusto por la siembra de flor de cempasúchitl, borla, San Miguelito y ahora girasoles, las cuales espera estén listas para corte antes de las fiestas de Todos Santos.

Acompañado de su hermana Magdalena, el campesino explica que el mercado es local pero esperan con la cosecha de girasol darse a conocer en otros lados y tener mejores ventas de flores.

Sus actividades comienzan desde las 5 de la mañana cuando sale a regar, todavía con la oscuridad, para evitar los rayos del sol intenso y más tarde pasar al deshierbe y beneficios a la planta.

AGROTURISMO, OAXACA DA EL PRIMER PASO

En la Sierra Norte, poco a poco se abre paso el cultivo del girasol y uno de los campos experimentales se localiza en la comunidad de Guelatao de Juárez, en donde una mujer pone el ejemplo.

Itandehui García Díaz, productora de girasoles en la Sierra Norte, se dice contenta de haber sembrado semilla de girasol y ahora mostrar y vender a los habitantes de la localidad serrana y a los visitantes.

Contrario a lo que se pensara, la flor soporta bastante bien las bajas temperaturas y eso le ha permitido cultivar cerca de 2 mil 500 y ponerlas en venta casi de forma inmediata, pues ha organizado visitas guiadas en los campos de cultivo.

De igual manera explica la importancia del plantío y sobre todo de la preservación de las abejas, las cuales siempre buscan la flor y son vitales para una completa polinización y que en la zona hace mucha falta.

Reconoce el potencial de la región al ser uno de los principales en impulsar el turismo ecológico a través de cabañas, paradores, restaurantes de comida tradicional y ahora con plantas de girasol.

Campos de por lo menos tres regiones del estado se han pintado de amarillo, como una opción para combatir la sequía y el cambio climático.