Las medidas adoptas por ciudades contaminadas y por qué Londres es la más drástica |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Ecología

Las medidas adoptas por ciudades contaminadas y por qué Londres es la más drástica

Cerca de nueve mil 500 personas mueren prematuramente cada año en la capital británica debido a la exposición a aire contaminado.

Las medidas adoptas por ciudades contaminadas y por qué Londres es la más drástica | El Imparcial de Oaxaca

Le llaman ULEZ y es la medida más drástica adoptada hasta ahora en Londres para combatir los altos niveles de contaminación en la capital británica.

ULEZ es un acrónimo de Ultra Low Emissions Zone, Zona de Emisiones Ultrabajas. La nueva zona comenzó a operar esta semana y busca reducir el grave impacto de los vehículos más tóxicos en la salud, especialmente en los niños.

Cerca de nueve mil 500 personas mueren prematuramente cada año en la capital británica debido a la exposición a aire contaminado, según un estudio de Kings College, una de las facultades de la Universidad de Londres.

Las muertes se deben especialmente a dos contaminantes: las partículas finas denominadas PM2,5, y dióxido de nitrógeno, un gas tóxico emitido principalmente por autos, camiones y autobuses diesel.

El impacto es particularmente grave en los niños. La Organización Mundial de la Salud señaló que la contaminación afecta no solo el desarrollo de sus pulmones sino de sus habilidades cognitivas.

Las medidas en Londres se suman a intentos similares en ciudades alrededor del mundo, como Ciudad de México o Bogotá, para combatir un mal cada vez más global.

La contaminación atmosférica del aire causa cerca de 7 millones de muertes al año a nivel mundial, según la OMS, y solo en 2016 cerca de 600.00 niños murieron de infecciones respiratorias agudas causadas por aire contaminado.

¿Cómo funciona ULEZ?
El plan se implementará en tres fases. La primera, que entró en vigencia el 8 de abril, implica el establecimiento de una nueva zona de emisiones ultrabajas.

Antes, los vehículos más contaminantes ya debían pagar una “tasa de congestión” por entrar al centro de la ciudad. Con la nueva zona, la mayoría de los vehículos deberán pagar 12,50 libras esterlinas, unos US$16, además de las 11,5 libras de la tasa de congestión que ya abonan.

Para los vehículos más pesados como camiones, el precio de ULEZ es de 100 libras, unos US$130.

La multa por no pagar las nuevas tasas llegan a 160 libras para los autos (US$209) y 1.000 libras (US$1300) para los camiones.

¿Cómo se compara ULEZ con iniciativas en México y Colombia?
“Ciudad de México ha tenido dificultades para lograr reducciones significativas en contaminantes”, señaló Matt McGrath, corresponsal de medio ambiente de la BBC.

La ONU declaró a Ciudad de México en 1992 el centro urbano más contaminado del mundo. Y en un esfuerzo por mejorar la calidad del aire, el gobierno introdujo en 1989 un sistema llamado “Hoy no circula”.

Dependiendo del número de matrícula, por ejemplo, el vehículo tiene prohibido circular un determinado día a la semana.

Las restricciones se extendieron a los sábados en 2008 y el sistema ha tenido algunos impactos positivos.

México ya no es la ciudad más contaminada del planeta, ya que fue superada por Delhi y Pekín.

Pero las medidas no han tenido el efecto esperado, según un estudio de 2017.*

“La idea era que la gente usaría el transporte público, pero eso no fue así”, señaló a la BBC en ocasión de la publicación del estudio su autor, Lucas Davis, investigador de la Universidad de California, Berkeley.

“En los días en que no podían usar su auto, las personas, según relatos anecdóticos, tomaban un taxi o le pedían a un familiar que las llevara en su auto”. Algunas familias usaron otra estrategia para burlar la restricción: adquirir más de un vehículo.

En el caso de Bogotá, Matt McGrath señala que la ciudad ha venido implementado estrategias para reducir la circulación de vehículos desde 1974.

“Cada domingo muchas calles están cerradas hasta las 2 de la tarde. Y también han intentado con menos éxito restringir la circulación basándose en el número de la matrícula”.

Europa y Estados Unidos
Algunas de las iniciativas más ambiciosas a nivel europeo se encuentran en España, Noruega e Italia.

En Madrid, hay una zona de cero emisiones desde noviembre.

Para ingresar a esa zona se requiere autorización, que solo es concedida a vehículos de cero emisiones como los autos eléctricos. Sin embargo, los residentes de la zona pueden estar exentos y continuar usando sus viejos vehículos hasta que compren uno nuevo.

Oslo, por su parte, ya retiró del centro de la ciudad 700 espacios de estacionamiento para autos, que fueron reemplazados por vías para bicicletas y pequeños parques.

La ciudad tiene además una zona de cero emisiones en el centro de la ciudad.

En el caso de Milán, “la zona baja de emisiones combinada con la tasa de congestión redujo el dióxido de nitrogeno en un 10%”, señaló Lucy Sadler, quien trabajó en el equipo de calidad del aire de la Municipalidad de Londres y ahora dirige un sitio que compara las medidas para combatir la contaminación en ciudades europeas.

En Estados Unidos, San Francisco tiene planes para prohibir la circulación de autos en Market Street y hay planes similares en Los Angeles, Denver y Charlotte.

“Pero ninguna ciudad estadounidense ha prohibido aún la circulación de vehículos diesel”, afirmó McGrath.

“No es suficiente”
¿Es ULEZ el plan más restrictivo a nivel mundial?

“Es difícil dar una respuesta definitiva, porque diferentes ciudades tienen diferentes niveles de restricciones. Pero ciertamente es una de las estrategias más ambiciosas entre las grandes urbes del planeta”, afirmó McGrath.

Algunos críticos señalan, sin embargo, que en lugar de cobrar una tasa a los vehículos contaminantes, la municipalidad de Londres debería simplemente prohibir los vehículos diesel en el centro de la ciudad.

“Es algo muy valiente lo que está haciendo el alcalde de Londres, Sadiq Khan, con las nuevas medidas. Sé que le importa el daño que la contaminación está causando a nuestros niños, pero ULEZ no es suficiente”, señaló al diario The Guardian Rosamund Kissi-Debrah.

La hija de Kissi-Debrah, Ella, murió a los 9 años de un ataque de asma en 2013.

Su madre presentó un recurso ante la justicia para que se reconociera oficialmente que la causa de su fallecimiento fue la contaminación.

Expertos médicos constataron que las crisis de Ella coincidieron con los días de mayor contaminación en el barrio de la niña en el sur de Londres. Y el fiscal general, Geoffrey Cox, habilitó recientemente a Rosamund a presentar su caso ante un tribunal superior.

 

Relacionadas: