Los Tatamandones celebran a San Pablo |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Costa

Los Tatamandones celebran a San Pablo

Centraron su ritual en la música, el aguardiente y la comida

Los Tatamandones celebran a San Pablo | El Imparcial de Oaxaca

Para celebrar el día de San Pablo, los Tatamandones realizaron un ritual, mezclado de tradiciones indígenas y católicas, en esta ciudad de la costa de Oaxaca.

Vestidos de blanco, entre los que se encontraban mujeres, los Tatamandones, centraron su ritual en la música, el aguardiente y la comida.

Utilizaronutensilios de jícaras y barro, donde sirvieron la bebida y la comida; el lavado de manos en una bandeja única, las tortillas hechas a mano así como el licor que fue tomado por los presentes en un solo envase junto con los cigarros fueron parte de este ritual

Los Tatamandones, juegan un papel sumamente importante en esta ciudad costeña, para la conservación y difusión de las costumbres y tradiciones indígenas, entre la que destacan las mayordomías.

Por la mañana del sábado, los Tatamandones acompañaron a la familia que tiene a su cargo la mayordomía de la imagen de San Pablo, a una misa en la iglesia de Santiago Apóstol de esta ciudad de la costa de Oaxaca.

Posteriormente, realizaron una caminata desde el templo católico principal en el centro hasta la colonia 5 de Mayo, lugar donde se encuentra el domicilio de la familia, donde la imagen de San Pablo está albergado por un año.

Durante el día, además del ritual principal, que encabezan los Tatamandones, los invitados, en su mayoría descendientes indígenas mixtecos, llegan al domicilio para entregar una cooperación económica y, disfrutar de las actividades religiosas como la música, las plegarias, el convite así como de la algarabía del momento.

El Fandango, un baile autóctono, donde las parejas, al son del violín y la guitarra, arrastran los pies, descalzos, sobre el piso por varios minutos, con lo cual, expresan su idiosincrasia e identidad a la población.

Pese a que, las mayordomías son constantes en esta ciudad costeña, por el número de Santos a los que se veneran durante el año, se ve poca participación de la población indígena; de igual manera, los descendientes jóvenes de los Tatamandones tiene poca o nula participación en estas mayordomías.