Comerciantes de Puerto Escondido especulan | Costa
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Comerciantes de Puerto Escondido especulan

Los precios que imponen los mercaderes afectan la economía familiar

  • Comerciantes de Puerto Escondido especulan
  • Comerciantes de Puerto Escondido especulan
  • Comerciantes de Puerto Escondido especulan

En el mercado Benito Juárez y comerciantes de la parte exterior, se manejan precios totalmente diferentes. Dentro del mercado los precios son más altos que los que se pueden encontrar en los negocios de afuera, nadie los regula, lo mismo pasa con otros comercios y servicios en este destino por la falta de una autoridad que los regule, en toda la región no hay oficinas de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Los precios que imponen los comerciantes afectan a la economía familiar según denunciaron algunas amas de casa que realizan compras en el mercado municipal y sus alrededores; los productos de la canasta básica son los más inestables, como las frutas, verduras, huevos, frijol, azúcar y tortillas; todos estos productos tienen una variación importante en los precios que le imponen los comerciantes.

“Los precios lo regulamos nosotros de acuerdo a los impuestos que pagamos y por toda la ayuda que brindamos a la comunidad que nos generan muchos gastos”, señaló la mesa directiva del mercado Benito Juárez al cuestionarle por qué la diferencia de los precios con los comerciantes que se ubican a las afueras y alrededores del mercado.

Dijeron que pagan impuestos federales y municipales, que también brindan apoyos económicos a los ciudadanos con alguna premura personal, o a comités de festejos de fiestas patronales equipos deportivos y los comerciantes de las afueras del mercado no tienen esos gastos, por tal motivo dijeron, se ven obligados a incrementar los precios.

Cabe mencionar que los comerciantes del exterior del mercado también pagan impuestos y algunos también pagan renta de locales, pago que no hacen los locatarios del mercado; los ambulantes sólo pagan una cuota a sus dirigentes ya que existe una organización de ellos quienes controla el ambulantaje a las afueras del mercado.

Y es que hay muchas variaciones en los precios, por ejemplo, el jitomate, afuera se vende entre 12 y 15 pesos el kilo, mientras que dentro del mercado lo venden entre 20 y 25 pesos el kilogramo; al igual que la cebolla, los chiles y otras verduras, con las frutas pasa lo mismo, la diferencia en los precios puede ser de 10 a 20 pesos más alto dentro del mercado municipal.

Lo mismo pasa con el frijol, azúcar, huevos y otros productos básicos; en algunas tiendas de las colonias de esta población, a esos productos le aumentan el 100% sin que alguna autoridad los regule o sancione; la tortilla es otro de los productos básicos encarecido en este destino turístico y también es impuesto por los mismos empresarios tortilleros.

Puerto Escondido es una población donde los ciudadanos pueden encontrar los productos de la canasta básica más baratos en tiendas departamentales como Chedraui o Aurrera, cosa contraria de muchas poblaciones del país.

En casi toda la región de la Costa no hay oficinas de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) solo hay un módulo en Bahías de Huatulco por lo que es difícil que un ciudadano se traslade más de dos horas de camino para realizar alguna denuncia.

Los funcionarios de la Profeco solo llegan a este destino en temporadas vacacionales a realizar inspecciones generales a prestadores de servicios turísticos.

En todo el comercio de Puerto Escondido se especula con los precios, desde los servicios mecánicos para automóviles, restaurantes, paseos turísticos y otros nadie los regula y se manejan precios muy altos a comparación del resto del estado o del país y la justificación de los comerciantes o prestadores de servicios siempre es que “estamos en un lugar turístico y todo es caro”, es lo que responden cuando se les cuestiona; todos coinciden en que ellos mismos regulan o imponen los precios.

Por tal motivo, los pobladores se sienten vulnerables al comercio de este lugar, urgen que alguna autoridad supervise, multe y regularice a los comerciantes para que éstos no continúen con los abusos de los precios.

Relacionadas: