Lanzan el primer banco de esperma de VIH positivo del mundo |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Ciencia

Lanzan el primer banco de esperma de VIH positivo del mundo

El proyecto se lanzó con donantes masculinos que viven con VIH pero que tienen una carga viral indetectable.

Lanzan el primer banco de esperma de VIH positivo del mundo | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

El próximo 1 de diciembre se conmemora Día Mundial de la Lucha contra el Sida y en Nueva Zelanda han creado el primer banco de esperma VIH positivo del mundo, el cual está aceptando donaciones. Pero, tranquilo, no se trata de lo que tú crees.

Este proyecto que cuenta con la venia de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda, recibe el nombre de Sperm Positive y fue lanzado con donantes masculinos que viven con VIH pero que tienen una carga viral indetectable, esto significa que han recibido tratamiento antirretroviral y el nivel de VIH en la sangre es tan bajo que no se puede detectar mediante análisis sanguíneos. En otras palabras, aunque técnicamente todavía son VIH positivos, no pueden transmitir el virus a parejas sexuales o niños a través de su esperma.

De acuerdo con el dr. Mark Thomas, médico especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Auckland:

“Un banco de esperma VIH positivo es perfectamente seguro. Un paciente con VIH que está en tratamiento y tiene una carga viral indetectable no tiene virus en su sangre o secreciones genitales, incluidos sus espermatozoides, y no puede transmitir la infección a nadie más”.

El banco de esperma funcionará como un servicio de emparejamiento para emparejar donantes y posibles receptores. Vale la pena resaltar que se hará explícitamente claro que los donantes tienen VIH, pero que tienen una carga viral indetectable gracias al tratamiento continuo.

Damien Rule-Neal (quien aparece en la foto de arriba), uno de los primeros tres donantes que se inscribió en el plan, le dijo al New Zealand Herald:

“Quiero que la gente sepa que la vida no se detiene después de ser diagnosticada con VIH y que es seguro tener hijos si estás en tratamiento”.

Esta iniciativa busca quebrantar el estigma que rodea a la condición de los pacientes con VIH, al tiempo que quieren demostrarle a los donantes que su vida puede continuar con tranquilidad.