Quantcast

Ciencia y Tecnología

¿Por qué respirar lento y profundo es relajante? Los científicos lo explican

Nuestras respiraciones se producen constante y rítmicamente, al igual que el latido de nuestros corazones.
por Agencias

Durante generaciones, las madres les han dicho a sus hijos que hicieran respiraciones lentas, que tomaran aire, cuando tenían berrinches, llantos, estaban nerviosos… una manera de combatir la ansiedad. A esto se suma ahora que la meditación también utiliza la respiración controlada para inducir la tranquilidad.

Ahora los científicos de la Universidad de Stanford pueden haber descubierto por primera vez por qué tomar respiraciones profundas puede ser tan relajante. La investigación, en un pequeño grupo de neuronas profundas en el cerebro de los ratones, también subraya lo intrincados y penetrante de los vínculos que están dentro de nuestro cuerpo y la relación entre la respiración, el pensamiento, el comportamiento y el sentimiento.

RESPIRAMOS SIN DARNOS CUENTA

La respiración es uno de los procesos más esenciales y elásticos del cuerpo. Nuestras respiraciones se producen constante y rítmicamente, al igual que el latido de nuestros corazones. Pero, aunque generalmente no podemos cambiar el ritmo de nuestros corazones por elección, podemos alterar la forma en que respiramos, en algunos casos conscientemente, como contener el aliento, suspirar, jadear o bostezar.

¿CÓMO LO HACE LA MENTE?

Pero cómo la mente y el cuerpo regulan la respiración y viceversa a nivel celular es el gran misterio. Hace más de 25 años, investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles descubrieron por primera vez un pequeño paquete de aproximadamente 3 mil neuronas interconectadas dentro de los cerebros de animales, incluyendo personas que parecen controlar la mayoría de los aspectos de la respiración. Ellos apodaron a estas neuronas como el marcapasos respiratorio. Sin embargo, en los años transcurridos desde entonces, poco se ha avanzado en la comprensión de cómo funcionan esas células.

Pero recientemente, un grupo de científicos en Stanford y otras universidades, incluyendo algunos de los UCLA, comenzaron a usar sofisticadas técnicas genéticas nuevas para estudiar neuronas individuales en el marcapasos. Mediante el seguimiento microscópico de diferentes proteínas producidas por los genes en cada célula, los científicos podrían agrupar las neuronas en “tipos”.

Con el tiempo identificaron alrededor de 65 tipos diferentes de neuronas en el marcapasos, cada uno presumiblemente con una responsabilidad única para regular algunos aspectos de la respiración.

Los científicos confirmaron esa idea en un notable estudio publicado el año pasado en Nature, en el que criaron ratones con un único tipo de célula marcapasos que podría ser desactivada. Cuando inyectaron a los animales con un virus que mató solamente esas células, los ratones dejaron de suspirar, descubrieron los investigadores. Los ratones, al igual que la gente, normalmente suspiran cada pocos minutos, incluso si nosotros y ellos no somos conscientes de hacerlo. Sin las instrucciones de estas células, el suspiro se detuvo.

Pero ese estudio planteó nuevas preguntas sobre las capacidades de otras neuronas en el marcapasos. Así que para el estudio más reciente, que fue publicado recientemente en Science, los investigadores deshabilitaron cuidadosamente otro tipo de neurona relacionada con la respiración en ratones. Después, los animales al principio parecían inalterados. Suspiraron, bostezaron y respiraron como antes.

Pero cuando los ratones fueron colocados en jaulas desconocidas, que normalmente incitarían a exploración nerviosa y un montón de olfateo nervioso – una forma de respiración rápida – los animales en su lugar se sentaban serenamente arreglándose ellos mismos. El doctor Mark Krasnow, profesor de bioquímica en Stanford supervisó la investigación.

Para entender mejor por qué, los investigadores siguieron el tejido cerebral de los ratones para determinar cómo las neuronas discapacitadas podrían conectarse a otras partes del cerebro.

Resultó que las neuronas en cuestión en cuestión mostraron enlaces biológicos directos a una parte del cerebro que se sabe que está involucrado en la excitación. Esta área envía señales a varias otras partes del cerebro que, juntas, nos dirigen a despertar, estar alerta y, a veces, llegar a ser ansioso o frenético. En los ratones maduros, esta zona del cerebro permanecía en silencio.

“Lo que pensamos que estaba pasando era que las neuronas discapacitadas normalmente detectan la actividad en otras neuronas dentro del marcapasos que regulan la respiración rápida y olfatear”, dice el doctor Kevin Yackle, profesor de la Universidad de California, San Francisco, investigador graduado en Stanford, dirigió el estudio.

Las neuronas discapacitadas entonces alertarían al cerebro que algo potencialmente preocupante estaba ocurriendo con el ratón, ya que estaba olfateando, y el cerebro debería comenzar a aumentar la maquinaria de la preocupación y el pánico. Así que unos cuantos olfateos tentativos podrían dar como resultado un estado de ansiedad que, en un circuito de retroalimentación rápida, haría que el animal olfateara más y se volviera cada vez más ansioso.

O, sin ese mecanismo, permanecería tranquilo, un ratón zen.

CONCLUSIÓN

La implicación de este trabajo, tanto del doctor Krasnow como del doctor Yackle, es que realizar respiraciones profundas es calmante porque no activa las neuronas que se comunican con el centro de excitación del cerebro.

Los científicos planean continuar estudiando la actividad de cada uno de los subtipos de neuronas dentro del marcapasos.