¿Sabes qué pasa en tu cerebro cuando no puedes dormir? | Ciencia y Salud
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones
Última Hora Especiales Videos

Ciencia y Salud

¿Sabes qué pasa en tu cerebro cuando no puedes dormir?

El investigador Andrés Barrera Medina explicó que el estrés constante produce un exceso de cortisol y adrenalina, lo que produce el insomnio, que causa daños a la salud

CIUDAD DE MÉXICO.

Durante el sueño, nuestro cerebro segrega diversas sustancias que nos permiten dormir y despertar de forma adecuada, pero cuando no sucede así podrían causar ciertos trastornos que nos impidan descansar apropiadamente.

Para entender mejor este proceso, UNAM Global entrevistó a Andrés Barrera Medina, especialista de la Clínica de Trastornos del Sueño, quien explicó que el dormir es un proceso fisiológico natural como son el hambre y la sed, el cual se da durante la noche.

Para descansar necesitamos estar tranquilos y relajados, porque sólo así pueden desarrollarse diversas funciones, como son la memoria y la concentración, destacó el especialista.

Cuando llega la noche nuestro organismo libera melatonina, que entre otras sustancias, nos ayuda a relajarnos e induce al sueño y nuestra temperatura corporal disminuye. Con la luz del sol, la melatonina se reduce y aparece el cortisol, una hormona que libera nuestro cuerpo y nos sirve para despertar y mantenernos alertas,  y así la temperatura aumenta.

¿NO PUEDES DORMIR?

Cuando nos sentimos amenazados y creemos que debemos correr por nuestra vida, en el cerebro se activa una región llamada amígdala, que es la encargada de salvarnos del peligro y manda señales para defendernos. En ese momento, se acelera el corazón y la presión arterial, la sangre corre por todo el organismo y los músculos se tensan, explicó el investigador.

Pero cuando existe un estrés constante o se da un trastorno de ansiedad, la amígdala se activa de forma irregular y habrá un aumento de cortisol –la sustancia que nos mantiene despiertos, alertas y nos salva de las amenazas—, y por lo tanto, surge el insomnio.

Por ello, cuando estamos estresados o preocupados, nuestro cerebro se activa para alertarse, aumenta la temperatura corporal, y produce un exceso de cortisol y adrenalina, en consecuencia, se induce el despertar y no podremos dormir de manera adecuada, concluyó el experto.